Jueves, 20 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Cómo restaurar el parquet uno mismo
Bricolaje en casa

Cómo restaurar el parquet uno mismo

SOCIEDAD
Actualizado 25/05/2021
Redacción

Si tenemos tiempo suficiente, con las herramientas adecuadas podemos restaurar nuestro parquet nosotros mismos

El parquet es uno de los mejores suelos que podemos tener en una vivienda, pero tiene la desventaja de que necesita cierto mantenimiento a diferencia de otro tipo de superficies como las cerámicas.

Por suerte, con un poco de paciencia y las herramientas adecuadas lo podemos restaurar nosotros mismos en un proceso que vamos a ver a continuación.

Nos aseguramos del tipo de parquet que tenemos

Antes de ponernos a restaurar nuestro suelo hay que saber de qué tipo es. La razón es que algunos parquets son en realidad suelos de chapa de madera, lo que significa que tienen una cantidad de madera tan fina que es muy posible que no podamos restaurarlo, pues al pasar la lija esa capa de madera desaparecería.

Nos harán falta dos tipos de lijadoras con sus respectivas lijas

A la hora de restaurar el parquet nos hacen falta dos tipos de lijadoras y lijas de tres granos diferentes.

En las esquinas tendremos que usar una lijadora de las denominadas "delta", que son las que tienen el cabezal acabado en forma de pico. Además de para las esquinas, también nos puede ser útil en aquellas partes de difícil acceso como la unión del suelo con los rodapiés, que o bien los tendremos que quitar o bien proteger con cinta de carrocero.

Para las zonas amplias y con acceso sencillo recomendamos la lijadora rotorbital frente a la anterior. Siempre que no tengamos problemas para acceder, cubriremos más superficie en menos tiempo con un acabado uniforme gracias a la excentricidad del giro.

Hacemos dos lijados y limpiamos

Con ambas máquinas primero pasamos una lija de grano 30, que es muy grueso, para después hacer otra pasada con la lija de grano 100, mucho más fina.

Al terminar eliminamos bien el polvo con una aspiradora, siempre que comprobemos que al pasarla no rayamos la madera, o con lo que tengamos más a mano, evitando dejar suciedad en la superficie.

Volvemos a lijar

El penúltimo lijado lo hacemos con una lija muy fina de grano 120. Sirve para pulir el suelo y no hay que emplear tanto tiempo como en los dos anteriores. Este paso lo acabamos con una limpieza exhaustiva.

Ponemos la imprimación y lijamos por última vez

Ahora hay que poner la imprimación para que el barniz agarre mejor en la madera y tenga un mejor acabado.

Con una brocha hay que aplicar una buena capa de imprimación siguiendo las instrucciones del fabricante, dejamos secar y aplicamos otra.

Después hay que lijar por última vez y limpiar muy bien el polvo con la aspiradora y un trapo húmedo. Hay que limpiar varias veces para que no quede una mota de polvo.

Terminamos con el barnizado

El paso final es barnizar el parquet, para lo cual hay que aplicar un par de capas, primero en sentido contrario a la veta del suelo y después a favor.

Como pasa con la imprimación, hay que leer las instrucciones del fabricante para ver los tiempos de secado. Una vez seco el barniz, el parquet lucirá como el primer día.

Si tenemos tiempo suficiente, con las herramientas adecuadas podemos restaurar nuestro parquet nosotros mismos. Es un proceso laborioso, pero el resultado será muy satisfactorio y ahorraremos una buena cantidad de dinero.

Comentarios...