Jueves, 27 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Tres poemas de Miguel Torga traducidos al castellano
X

Tres poemas de Miguel Torga traducidos al castellano

OPINIóN
Actualizado 04/03/2021
Alfredo Pérez Alencart

Tres poemas de Miguel Torga traducidos al castellano | Imagen 1El notable poeta lusitano Miguel Torga

Dejo conocer tres poemas, de los varios que en estos años he traducido de Miguel Torga (seudónimo de Adolfo Correia da Rocha), poeta portugués nacido en 1907 en S. Martinho de Anta -Trás-os-Montes-, y fallecido el año 1995 en Coimbra. De joven emigró a Brasil, volviendo en 1925 para estudiar medicina. Fue Premio Camões y se le nominó en varias oportunidades para el Premio Nobel de Literatura. Publicó poesía, cuento, novela y 16 volúmenes de sus diarios (entre 1941 y 1995). Entre sus poemarios están: Ansiedade (1928), Abismo (1932), O outro Livro de Job (1936), Lamentações (1943), Nihil Sibi (1948), Cântico do Homem (1950), Penas do Purgatório (1954), Orfeu Rebelde (1958), Câmara Ardente (1962) o Poemas Ibéricos (1965).

Tres poemas de Miguel Torga traducidos al castellano | Imagen 2Foto de José Amador Martín

UNAMUNO

D. Miguel...

Hacía palomas blancas de papel

Que volaban desde Iberia al fin del mundo...

¡Unamuno Tercero!

(Fue el Cid el primero,

D. Quijote el segundo).

Amante de una Dulcinea,

Ilusoria, también

(Patria, madre,

Idea

Y enamorada),

¡Era su defensor cuando nadie

Le defendía su honra amenazada!

Llamado por el resplandor de la ilusión,

Dejaba el Escorial donde vivía,

Y subía, subía,

A recostar en la hondura del paisaje,

El alma que, celoso, protegía.

Después, correspondido,

Volvía a la celda de ese nuestro hogar

Construido por Felipe Segundo

Con granito de la fe peninsular.

Y hablaba con Dios en castellano.

Le contaba la conmovedora agonía

De un espíritu católico, romano,

Dentro de un cuerpo hirviendo de herejía.

Hasta que la madrugada lo despertaba

De la noche sepulcral.

Y allá iba de nuevo el caballero andante

Desafiando

A cada gigante iracundo

Que impidiera pasar a su delirio.

¡Unamuno Tercero!

Murió loco.

Y su amor, aun siendo inmenso, fue poco

Para ensanchar el vientre de la Doncella.

D. Miguel...

Hacía palomas blancas de papel,

Y guardaba la más pura en la solapa.

Tres poemas de Miguel Torga traducidos al castellano | Imagen 3Foto de José Amador Martín

SAN JUAN DE LA CRUZ

¡Un santo y un poeta cogidos de la mano!

Uno negando al otro, y siempre unidos...

Uno en el cielo de las vivencias sublimadas,

El otro penando en el infierno de los sentidos...

¡Ah, Castilla, Castilla, madre de tierra y luz!

¡Qué extraordinaria jornada

A la sombra de una cruz

Tan leve y tan pesada!

El alma ya liberada por el éxtasis;

El cuerpo todavía apresado a cada verso;

Y el deseo de ser hombre, mantenido

En esa totalidad

Contradictoria.

El Carmelo subido y recordado...

La paz de la eternidad

Sin sosiego posible en la memoria.

Tres poemas de Miguel Torga traducidos al castellano | Imagen 4Foto de José Amador Martín

IBERIA

Tierra.

Cuanto la palabra diera, y nada más.

Sólo así la resume

Quien la contempla desde lo más alto de la cumbre,

Cargada de sol y de pinares.

Tierra-tumor-de-angustia de saber

Si el mar es profundo y al fin deja pasar...

Una antena de Europa para recibir

La voz lejana que le quiere hablar...

Tierra de pan y vino

(El hambre y la sed sólo vendrán después,

cuando la espuma salada fuere camino

donde uno camina desdoblado en dos).

Tierra desnuda e inmensa

Que en ella caben el Viejo Mundo y el Nuevo...

Que en ella caben Portugal y España

Y la locura con alas de su pueblo.

García Lorca, hermano:

Soy yo, una vez más...

Vengo a negar a la condición humana

La humana pequeñez

De la ingratitud.

Vengo y vendré mientras exista poesía,

Pueblo y ensueño en Iberia.

Vengo y vendré y a tu romería

para ofrecerte la miseria

De una oración lusiada y sombría.

Comentarios...