Sábado, 26 de noviembre de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
‘Brasil’, poema traducido al portugués por David Leite
X

‘Brasil’, poema traducido al portugués por David Leite

OPINIóN
Actualizado 20/02/2021
Alfredo Pérez Alencart

‘Brasil’, poema traducido al portugués por David Leite | Imagen 1A. P. Alencart, con la bandera brasileña pintada por Miguel Elías usando las páginas de la novela 'Caldeirao', de Cláudio Aguiar

Dejo conocer mi poema 'Brasil', escrito hace 23 años, tras una visita a Pernambuco, la tierra de mi abuelo Pedro de Alencar. Este texto ha sido traducido al portugués por el jurista y poeta David Leite, doctor por Salamanca. En él comienzo afirmando que lo mío no es ver esa tierra como un turista más, sino volver sintiendo los orígenes.

BRASIL

No deseo verte

sino sentirte mientras palpo tanta tierra tuya,

bien caliente aún temprano

donde nacen los ríos que escucho a mi espalda

y brotan las hojas y los árboles crecen deprisa

por esas tormentas de siempre

en todas partes, menos en el Nordeste

donde está el osario

de mi Alencar ciñéndome a tu suelo, emigrante

desde que empezó la sed,

cuerpo sobreviviente con parte de su sangre

asumiendo el nombre tuyo en la garganta,

nombre no de Patria ni de Tierra

Prometida:

(eso ya lo dice todo el mundo).

Creo que hoy, cuando te siento,

mi pecho se abre a lluvias

y sequías

para mostrar la vieja llave guardada en la diáspora.

O más bien, ¿no será mi saudade la que ondea

-en el pico de un guacamayo-

camino al centro de tu mestizo corazón?

Que otros vayan viendo tu epidermis:

yo quiero taparme los ojos con un sombrero de paja,

echado en el suelo para recibir la brisa del mar,

saboreando los abacaxis que venden en Janga,

sin tópicos que ahoguen mi aventura,

ni grasientas palabras desfallecientes

oídas en su falsa historia.

Yo quiero sentir tus cosas como un juramento

de pan y barro

y susurros de la tierra debajo de mis pasos

que aceleran hasta quedarse quietos

ahora que lo siento todo.

Digo: "Xapuri o Crato, Guajará-Mirim o Exú",

y logro fusionar la selva y el sertão.

Converso con José Martiniano y él acepta

que su novia Iracema baile conmigo

en las arenas de Boa Viagem, entre la cuajada luz

de la luna y el adivinado perfil de África.

Digo "¡Tío Raulino!" y aparecen

mis sobrinos Huirá, Tainá y Raoní

con una foto del pariente enterrado en Curitiba.

Nada termina a la deriva por el cielo de este aliento.

Nada me hace traficar con la faz

de mis ancestros.

Oh lluvias, laven a gusto mi corazón trashumante

y aplaquen la quemadura de este espíritu

libre de otras confesiones.

Que nadie diga de mí que estoy ciego

por el sol de estas tierras,

y que estoy como buscando sombras

dentro de un sueño.

Yo no deseo verte, Brasil:

deseo que hiervas en mis labios sin bagunçar

y me derrames tu polen sin cacarejo,

y oigas el adiós de mis olvidos

porque esta voz ya no se te irá con la bruma

ni se refugiará en la alta copa oscura

de alguna medianoche.

Así regreso a ti una caliente Navidad,

assumido

que tú no eres mi Patria ni mi Tierra Prometida

y que por ti no tengo que cantar

con una máscara sucia

ni disfrazarme de acreano o cearense

de habla atrapalhada.

Tú,

Brasil,

eres algo mío

que sigue creciendo

en los relámpagos de mi infancia.

(a Celia Salsa y Cláudio Aguiar)

‘Brasil’, poema traducido al portugués por David Leite | Imagen 2Pintura de Ed de Oliveira

BRASIL

Não desejo ver-te

mas sim, sentir-te enquanto apalpo tanta terra tua,

bem quente ainda cedo

donde nascem os rios que escuto às minhas costas

e brotam as folhas e as árvores crescem depressa

por essas tempestades de sempre

em todas partes, menos no Nordeste

onde está o ossário

de meu Alencar ligando-me a teu solo, emigrante

desde que começou a sede,

corpo sobrevivente com parte de seu sangue

assumindo teu nome na garganta,

não nome de Pátria nem de Terra

Prometida:

(isso todo mundo já disse).

Creio que hoje, quando te sinto,

meu peito se abre às chuvas

e secas

para mostrar a velha chave guardada na diáspora.

Ou melhor, não será minha saudade que acena

? no bico de uma arara -

caminho ao centro de teu mestiço coração?

Que outros sigam vendo tua epiderme:

eu quero tapar-me os olhos com um chapéu de palha,

deitado no chão para receber a brisa do mar,

saboreando os abacaxis que vendem em Janga,

sem tópicos que afoguem minha aventura,

nem gordurosas palavras desestimuladoras

ouvidas em sua falsa história.

Eu quero sentir tuas coisas como um juramento

de pão e barro

y sussurros da terra debaixo de meus passos

que aceleram até ficarem quietos

agora que o sinto todo.

Digo: "Xapuri ou Crato, Guarajará-Mirim ou Exú",

y consigo fundir a selva e o sertão.

Converso com José Martiniano e ele aceita

que sua noiva Iracema dance comigo

nas areias de Boa Viagem, entre a coalhada luz

da lua e o imaginado perfil da Africa.

Digo "Tio Raulino!" e aparecem

meus sobrinhos Huirá, Tainá e Raoni

com uma foto do parente sepultado em Curitiba.

Nada termina à deriva pelo céu deste alento.

Nada me faz traficar com a imagem

de meus ancestrais.

Oh chuvas, lavem abundantemente meu coração errante

e aplaquem a queimadura deste espírito

livre de outras confissões.

Que ninguém diga de mim que estou cego

pelo sol dessas terras,

e que estou buscando sombras

dentro de um sonho.

Eu não desejo ver-te, Brasil:

desejo que borbulhes em meus lábios sem bagunçar

e me derrames teu pólen sem cacarejo,

e escutes o adeus dos meus esquecimentos

porque essa voz já não irá com a bruma

nem se refugiará na alta copa escura

de alguma madrugada.

Assim regresso a ti em um cálido Natal,

assumido

que tu não és minha Pátria nem minha Terra Prometida

e que por ti não tenho que cantar

com uma máscara suja

nem disfarçar-me de acreano ou cearense

de fala atrapalhada.

Tu,

Brasil,

és algo meu

que segue crescendo

nos relâmpagos de minha infância.

(a Celia e Cláudio Aguiar)

‘Brasil’, poema traducido al portugués por David Leite | Imagen 3David Leite y Alfredo Pérez Alencart en el Campus Unamuno de la Universidad de Salamanca

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.

Comentarios...