Viernes, 21 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Navidades laicas

Navidades laicas

OPINIóN
Actualizado 24/12/2019
Fernando Robustillo

Visto este titular, cualquiera puede pensar que exista una intención maléfica de quitar la Navidad a los cristianos. Ni siquiera osaríamos criticarla ni nada que se le parezca. Sí, si quieren, compartirla con otras creencias o con descreídos de cualquier

La Navidad, sobre todo para los niños, es una época vacacional que les despierta la imaginación y los sueños, y que, como todo en la vida, irá evolucionando con el paso de los tiempos, pero, permítanme la broma: estén tranquilos los de Jijona, El Corte Inglés o los artistas de las bombillas, que la Navidad sobrevivirá.

La evolución es semejante a la de cualquier costumbre arraigada en la cultura de los pueblos. Precisamente su continuidad se enajenaría por un ataque de rutina. Así, bienvenidos los Papá Noel, San Nicolás o Grinch, aquel ogro que quería robar la Navidad a los niños, y a todos los símbolos: renos, abetos, nieve, corcho, etc., y que sean conscientes de que no nos sobra ninguno.

Pero quien quiera celebrar la Navidad con su belén, la borriquita y el buey, está en su derecho, pues los niños son muy inteligentes y sabrán interpretar que hubo un tiempo en el que la Virgen lavaba pañales porque no eran de usar y tirar, y quienes nunca han pisado una cuadra, comprenderán que en algún lugar tenían que comer los animales, y esto era el pesebre, y que la voz a la que atendía el borriquito a su amo era el "arre, arre, arre"? Y así, con nuestros villancicos se hermanan las distintas Navidades.

No obstante, en la Navidad tradicional, con San José, la Virgen y el Niño, los peces bebían y bebían sin miedo a morir ahogados por el elemento que les da la vida, al igual que la paloma, que sería absurdo si se quejara del aire. Pero hoy, desde que las bancadas de plásticos han tomado los ríos y la mar, los peces no están tan seguros, pues pueden sufrir "plastinitis", y las palomas, de diferentes maneras, padecer la contaminación.

Curiosamente, el mayor cambio sufrido por la naturaleza en los dos milenios pasados desde aquella primera Navidad ha ocurrido en los últimos cien años, por lo que los villancicos se deberían actualizar para concienciar al mundo de que la globalización nos está llevando a un "progreso" inhumano. (No creo que en la época del niño Jesús, aunque San José no los catase, se hablara de langostinos con cadmio).

Podríamos hablar mucho de la Navidad, pero es algo que está en la mente de todos. Nosotros terminamos con humildes recomendaciones: que son las de no castigar en exceso la tarjeta y disfrutar en armonía con nuestras familias y amigos, pues sin ponernos tristes tengamos presente aquel villancico que decía: "Esta noche es Nochebuena y mañana Navidad? y nosotros nos iremos y no volveremos más".

FELICES FIESTAS A TODOS LOS LECTORES AMIGOS QUE SE ASOMAN A ESTA VENTANA Y A LOS QUE DE UNA U OTRA MANERA ESTÁN VINCULADOS A SALAMANCARTVALDÍA.

Ah, y esta noche que brille el color de la pasión, que aunque no sabemos de dónde viene la tradición, dicen que el rojo atrae al amor y se debe llevar en las prendas íntimas, pues pasión es amor, y el amor vivido en la intimidad es más puro.

Comentarios...