Jueves, 27 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Ex nihilo, nihil
X

Ex nihilo, nihil

OPINIóN
Actualizado 20/08/2019
Fernando Robustillo

Las citas latinas siempre fueron pedantes. Algunos autores, cada vez menos, alardearon de erudición con tormentosos "huesos" que "no había dios" que los descifrase. Servidor, nada versado en latín, pide perdón y lo utiliza para no dejar al pairo una frase

En esta veintena de días que llevamos consumidos en el presente mes, parte de ellos los he aprovechado, o perdidos ?no sé?, en dejar volar la mente. Ayer por la tarde, de vuelta a casa y al frente del volante, al fin ocurre algo noticiable, pero noticiable solo para mí: una avispa se me acaba de posar en una de las manos que tengo en el volante. "La mae que ela paríu", diría un portugués. A ver cómo la echamos..., pregunto a mi contraria (dicho con cariño). ¡Mira el móvil!... (Bueno, este último no llegamos a mirarlo, pero casi). Al fin, el animalito se marchó.

Y aunque esto de la avispa, como queda dicho, no era noticiable, han sido muchos años los que he veraneado en el sur, y los recuerdos no pueden ser pocos. Así, aunque no ocurra nada, como dejo dicho en el título ?pues no voy a hablar de los espetos y los helados?, hasta la hamaca me llegan imágenes de cuando aún no éramos "móvildependientes". Y maldita gracia me hace, pues si lo hubiéramos sido, hoy tendría toda una colección de selfis y la memoria no la tendría ocupada con tonterías.

Recuerdo que, en cierta ocasión, cuando construían el espigón del puerto de Torre del Mar, lugar en el que se halla instalado el faro, poco a poco un camión y una grúa echaban piedras sobre el mar para ganarle terreno. No sé si fue mi maldad ?un deseo irracional? o que allí sentadito se discurría mucho, juro por la patrulla canina que yo presentía que, de un momento a otro, ya fuera camión o grúa, alguno de los dos iba a caer al agua. Y ocurrió. Pero, cachi, mi máquina de fotos, quizá entonces la mejor del mercado, era del cuaternario. En la memoria, sí tengo las fotos y el vídeo de los trabajos realizados para sacar del mar aquel vehículo, pero nunca los podré descargar. ¡Ay, si hubiera tenido el "smarphone" de hoy! ¡Qué vídeos se perdieron!

Sin embargo, nunca estamos conformes. Hoy el problema es el contrario. Los vídeos y fotos se acumulan y, olvidada la memoria, habrá que habilitar una oficina para su control. Además, en lugares como la playa, realizas fotos llenas de ingenuidad sin advertirlo, y la mejor de ellas, sin pretenderlo, te la ha "estropeado" una señora que se ha metido por medio en topless, con los problemas que puede acarrear esto, pues con tu pareja lo puedes arreglar, pero con el de la señora, quién sabe si ha creído que la apuntabas a ella y se trata de alguien que aún no es posmoderno.

Muy resumido, ¡cuánto ingenio hubiera sacado al móvil don Francisco de Quevedo! "Érase un hombre a un móvil pegado, érase una oreja superlativa...". O José María Gabriel y Galán, con su Vaquerillo: "Los valles dormían, los móviles sonaban...". Una maravilla. Hemos de aceptar que hoy faltan profesionales en la poesía.

Voy a terminar y lo voy a hacer con el deseo de que todos podamos disfrutar de treinta días de vacaciones anuales moderadas, pues no existe quien no las merezca. Y finalicemos con otra frase latina que no necesita traducción ?Panem et circenses?, expresión de Juvenal criticando a los romanos por satisfacer sus instintos sin control comiendo y divirtiéndose permanentemente.

Esto, hoy, bien puede aplicarse a los ciudadanos apáticos que, con tal de tener asegurada su manutención y el esparcimiento, les importa "un comino" (expresión a extinguir) los problemas políticos y sociales.

No obstante, son los menos. Imposible en vacaciones olvidar a Canarias, migrantes, listeriosis..., etc.

Comentarios...