Viernes, 28 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
De la 33ª a la 44ª, inclusive
X

De la 33ª a la 44ª, inclusive

OPINIóN
Actualizado 13/07/2019
Tomás González Blázquez

De la 33ª a la 44ª, inclusive | Imagen 1

La primera capicúa y la última también. Me refiero a la numeración de las doce medidas descritas bajo el epígrafe de "Sanidad" en el pacto suscrito para el gobierno de la comunidad autónoma de León y Castilla, que son menos capicúas, durante los próximos cuatro años. Cuando esto escribo, antes de colgar brevemente el fonendo y olvidarme de Medora y sus misterios durante unos pocos días, desconozco quién será el consejero o consejera de Sanidad, pero sí se sabe ya que asumirá el cargo alguien de Ciudadanos. De aperitivo, sería estupendo que le hicieran llegar la carta del compañero Emilio Ramos, a modo de bienvenida.

En cuanto al "dodecálogo" que se proponen cumplir los partidos coaligados, en la 33ª prometen: "Reduciremos todas las listas de espera de SACYL. Se realizará una auditoría y se procederá a la publicación de las listas de espera estructurales y no estructurales, tanto de intervenciones quirúrgicas, como de consultas y pruebas diagnósticas. La alteración voluntaria de los datos contenidos en las listas de espera, tendrá la consideración de falta grave". La transparencia se antoja imprescindible, sí, pero la reducción de las listas requerirá recursos sobre todo. Cruzado con lo de esperar por una consulta se sitúa el detalle del hospital en el que vas a ser atendido, y de eso se ocupan en la 34ª: "Promoveremos la libre elección de hospital de modo progresivo. Durante el primer año de legislatura en centros sanitarios de la provincia, extendiéndose al final de la legislatura a todo el territorio de la Comunidad". Parece algo orientado a la igualdad y la accesibilidad, pero habrá que ver si esto significa una apuesta por potenciar servicios o unidades muy punteras en determinados complejos para muy concretos problemas de salud, que a nivel hospitalario tiene sentido, o se diversifican inversiones salpicando servicios y unidades menos relevantes a lo largo y ancho de las nueve provincias. La 35ª insiste en los hospitales: "Impulsaremos actividad y gasto, así como los indicadores de calidad de todos los servicios hospitalarios de Castilla y León". Y la 36ª redunda en la calidad: "Se establecerán indicadores de calidad y de resultados en salud en todos los centros de salud y servicios hospitalarios. Estos datos se publicarán en una página web accesible a todo el público". Más transparencia, aunque personalmente recelo de algunos parámetros, porque la calidad asistencial en Medicina y Enfermería demanda aspectos no reducibles a cifras y tablas.

Sigue la 37ª con uno de los asuntos de los que hará bandera la consejería de Transparencia encabezada por el compañero Igea, que en algún momento supuse sucesor del compañero Sáez Aguado: "Habilitaremos la comparecencia anual ante la Comisión de Sanidad de las Cortes de Castilla y León de los Gerentes de Atención Primaria y de Hospital de la Gerencia Regional de Salud, con el objetivo de fomentar la transparencia en la gestión y facilitar la rendición de cuentas ante los representantes de los castellanos y leoneses". Eso siempre es deseable, aunque yo anhelaba mucho más lo que adelantan en la medida 38ª: "Estableceremos un sistema de plaza vacante-plaza cubierta que elimine las bolsas de temporalidad del personal facultativo". ¿Por fin se acabará eso de que las gerencias saquen las plazas cuando les parezca y no cuando se ha generado la vacante? ¡Ojalá! Y de paso, que la Bolsa Abierta y Permanente sea de verdad abierta y permanente, pues no lo es. Y Transparente a poder ser, que no hay manera de saber qué puesto ocupa uno en cada provincia. Lástima que en el proceso selectivo recién convocado, en el que se ofertan más de setecientas plazas para médicos de familia, el Bocyl aclare que ya se concretarán en su momento, por supuesto una vez celebrado el examen y presentados los méritos. Otra vez, opositar a ciegas en el Sacyl. ¿Será la última en que se haga un planteamiento tan injusto según el cual te examinas sin saber a qué optas?

Con la 39ª me siento muy concernido: "Integraremos de un modo gradual, tras evaluar las condiciones de cada zona básica de salud, al personal médico y de enfermería de Área en los Equipos de Atención Primaria, con el objetivo de lograr la plena integración de este personal en los Equipos de Atención Primaria al final de la legislatura". ¿Y qué es integración? ¿Calendarios laborales equitativos? ¿Desaparición de agravios comparativos como que, mientras para los médicos y enfermeros de Equipo las libranzas tras la guardia o los días de libre disposición están contemplados en su jornada, los de Área somos remunerados estrictamente por las horas de trabajo efectivo? Porque integración es un concepto a desarrollar? y a delimitar. La 40ª apuesta por Primaria: "Aumentaremos de modo progresivo el gasto destinado a Atención Primaria con el objetivo de alcanzar el 20% del total del gasto del Servicio de Salud al finalizar la legislatura". La 41ª por facilitar la vida a los pacientes que, como los míos, viven lejos de un hospital: "Impulsaremos las consultas de alta resolución como método ordinario para todos los pacientes que residan más allá de 50 kilómetros del hospital de referencia". Y la 42ª incide de nuevo en la resolución de problemas: "Dotaremos a los Centros de Salud de los medios diagnósticos que aumenten su capacidad de resolución y de los servicios de telemedicina y de TIC precisos para mejorar su coordinación con los hospitales de referencia". Medios diagnósticos pero? ¿nos formarán adecuadamente para usarlos?, ¿contemplarán la formación como un período necesario en nuestra jornada laboral?

No omitiré la 43ª, aunque mi transitar por la Sanidad tenga por ajenos los despachos: "El acceso a los puestos correspondientes a mandos intermedios de la sanidad deberá realizarse en condiciones de igualdad, mérito y capacidad, eliminando la libre designación y la libre remoción. Asimismo, se establecerá un sistema objetivo de evaluación del desempeño, mediante la valoración de indicadores homogéneos de resultados, eficiencia, actividad y calidad. Esta evaluación se llevará a cabo con una periodicidad mínima de 4 años". Ni la 44ª, si bien admito mi desconocimiento sobre el HUBU, que debe ser el hospital de Burgos: "Estudiaremos las vías de reversión de la concesión del HUBU, siempre que no supongan un coste adicional para las arcas públicas de Castilla y León, creando para su estudio un grupo de trabajo en el que participen el Gobierno autonómico, las Cortes y la entidad concesionaria".

Suerte, pues, consejero, o consejera. Y no olvide leer primero la carta de Emilio. Luego piense ya en las doce medidas, en los mandos intermedios, y en cómo decorar su nuevo despacho.

En la imagen, Consejería de Sanidad en Valladolid, antiguo Hospital Militar, en el paseo de Zorrilla.

Comentarios...