Lunes, 24 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
La Economía del Bien Común de Miranda de Azán se presenta en el IES Mateo Hernández
II Semana de la Solidaridad y el Voluntariado

La Economía del Bien Común de Miranda de Azán se presenta en el IES Mateo Hernández

EDUCACIóN
Actualizado 05/04/2019
Redacción

La novedosa propuesta económica de Cristian Ferber desarrollada en el municipio fue la protagonista de una charla para los alumnos del instituto

Una pequeña semilla. Viendo a los alumnos del IES Mateo Hernández escuchar atentamente las propuestas de José Luis Sánchez Martín, concejal de Miranda de Azán, ese pequeño pueblo de Salamanca que tiene el honor de ser el primer municipio español vinculado a las Propuestas de la Economía del Bien Común, no puedo dejar de pensar en semillas y cosechas.

Fue el 28 de septiembre del 2015 cuando Fernando Sánchez Gómez, siempre preocupado por la economía, me arrastró literalmente a una conferencia a la Facultad de Geografía e Historia, cuando le conté, admirada, lo que había leído en un periódico sobre el profesor de economía austriaco Cristian Felber, autor de un libro que había causado un gran impacto en Europa y en el que cuestionaba los principios de la economía capitalista. Para que luego digan que el periodismo no sirve para nada. El salón de actos de la facultad estaba absolutamente lleno, y en el centro del escenario, un hombre pelirrojo, que hablaba un español impecable y hacía gala de un sentido del humor más que notable, apareció disculpándose humildemente por el retraso.

Nadie esperaría que una personalidad económica de primer nivel primero, hablase un español tan fantástico y menos que se disculpara por llegar tarde. Sin embargo el motivo era excepcional: venía de Miranda de Azán, el primer pueblo que aplicaba en su política municipal los principios de solidaridad, respeto al medio ambiente, justicia social, dignidad humana, democracia y transparencia, valores en los que se basa el movimiento de Felber.

Acompañado de José Luis Sánchez Martín, el profesor de economía austriaco nos convenció a todos de la necesidad de ver la realidad con otros ojos de una forma tan absoluta que, en un viaje compartido a Madrid, Fernando explicaba entusiasmado las ideas de la Economía del Bien Común a un conductor agotado de una semana de clase con el objetivo de que no se durmiera por la autovía. Un conductor muy despierto, el profesor de Filosofía Juan Carlos López Encinas, que no solo escuchó, sino que se interesó por el tema y junto al interés de otro conocedor del tema, Miguel Ángel González, traen al salón de actos del IES Mateo Hernández a José Luis Sánchez Martín, concejal de Miranda de Azán que, como si fuera una marca de la casa, también se disculpa al iniciar su conferencia: es la primera vez que habla a estudiantes de secundaria del proyecto con el que están cambiando la forma de hacer política municipal y creando una red de pueblos que practican la economía del bien común.

Un desarrollo sostenible, una forma de ver el capitalismo desde otra perspectiva "Sabéis lo que vale un objeto, pero no lo que cuesta. Cuando compramos algo tenemos que saber si detrás hay trabajo infantil, explotación, sueldos bajos, agresiones al medio ambiente" que no cuestiona el crecimiento económico, sino la forma de crecer. Un modelo, alternativo de economía que defiende la colaboración y el respeto en vez de la competencia descarnada y aboga por que se tengan en cuenta una serie de indicadores sociales a la hora de realizar los balances que midan el crecimiento de una empresa e incluso un país. Y todo no desde la pura teoría, sino desde los ejemplos.

Buscar un modelo alternativo, sostenible, capaz de comprometerse con el bien de todos y no con el enriquecimiento de unos pocos y el alejamiento de aquellos que no quieren saber nada de política ni de economía, no es un ejercicio de teoría para Sánchez Martín. Con su trabajo municipal, sus proyectos ya muy consolidados en Miranda de Azán como el Mercado Campesino que se celebra todos los veranos, la economía del Bien Común es una línea de actuación no solo novedosa, sino posible, enriquecedora y capaz de adaptarse a la política y a la gestión, por ejemplo, incluso de los centros escolares. Una posibilidad que propone nuestro conferenciante mientras el auditorio, alumnos que ya cursan el bachillerato y que aprenden los rudimentos de la economía, escuchan con atención. Porque no se trata de teoría que suene muy bien, se trata de propuestas que pueden y deben hacerse y que responden a muchas de sus preocupaciones: la ecología, la defensa del otro, una forma de vivir más cooperativa, más sencilla?

El silencio del auditorio quizás sea la mejor respuesta. Las semillas crecen en el reposo de la reflexión, y una charla, una Semana Solidaria es lo que tienen, son una siembra a voleo de ideas, propuestas, experiencias que los alumnos guardan en mayor o menor medida y después, felizmente, llevan a cabo en algún momento de su vida. Cristian Felber sembró con sus palabras muchas semillas aquel día en el que llegó tarde porque estaba en el pueblo del Bien Común? una de ellas viajó casi cuatro años después hasta este momento. Ahora queda en cada uno de nosotros para crecer, dispersarse de nuevo? y seguir viajando hasta cambiarlo todo.

Charo Alonso

Comentarios...