Viernes, 28 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Señorías damnificadas por un eventual adelanto electoral (I)
X

Señorías damnificadas por un eventual adelanto electoral (I)

OPINIóN
Actualizado 15/02/2019
Redacción

Tan pronto ha cobrado verosimilitud la posible convocatoria de elecciones generales anticipadas, un escalofrío ha recorrido la espina dorsal de una buena parte de los 31 diputados y los 36 senadores que se sientan en las Cortes Generales en representación de las nueve provincias de Castilla y León. Así, a vuelapluma, calcula "El topillo" que no menos de un tercio de sus actuales señorías van a verse descabalgadas de las listas por sus respectivos partidos y habrá otras cuantas más que, aún repitiendo candidatura, no van conseguir renovar su escaño a causa de la irrupción de Vox, partido al que los sondeos atribuyen en Castilla y León entre 3 y 4 escaños del Congreso que se localizarían en Valladolid, Burgos, León y Salamanca.

Empezando por el PSOE, tres de sus nueve diputados actuales tienen puesta la cruz en la calle Ferraz, que es donde en última instancia el comité electoral federal del partido quita o pone candidatos, como ocurrió en 2015 con el número uno al Congreso por Palencia, del que se vió entonces apeado Julio Villarrubiaen beneficio de Mari Luz Martínez Seijo. La vallisoletana Soraya Rodriguez, de siempre una de las más activas detractoras de Pedro Sánchez, no tiene la menor opción de repetir en las listas. Otro tanto cabe decir del segoviano Juan Luis Gordo, quien habiendo sido premiado por Sánchez con una de las secretarias de la Mesa del Congreso, después se sumó a la operación de acoso y derribo que dio paso a la gestora elegida en aquel tormentoso Comité Federal del PSOE, enrolándose más tarde en el frente multiorgánico que fracasó en el intento de aupar a Susana Díaz a la secretaría general.

Otro sanchista de primera hora que igualmente se sumó después con armas y bagajes al susanismo es el sempiterno alcalde de Cebreros y no menos inamovible diputado por Ávila, Pedro J. Muñoz, quien en buena lógica esta vez tendría que caer fulminado, si bien, dada su conocida capacidad de mutación, no habría que descartar del todo su posible supervivencia, máxime después de que el secretario de los socialistas de Castilla y León, Luis Tudanca, lo haya incorporado al comité electoral autonómico.

Absolutamente tranquilas pueden estar la citada Martínez Seijo y las otras dos diputadas castellano-leonesas de absoluta fidelidad a Sánchez, la zamorana MarRominguera y Esther Peña, esta última a mayor abundamiento nombrada portavoz del comité electoral federal.

Los otros tres diputados, la leonesa Aurora Flórez, el salmantino Davíd Serraday el soriano Javier Antón, si bien acataron en su día el "nuevo orden" impuesto por la gestora, tampoco se han significado especialmente en las cruentas guerra internas, por lo que su continuidad dependerá en buena medida del apoyo orgánico de que dispongan en sus respectivas provincias, así como de la competencia que les pueda salir al paso en las mismas por parte de algún sanchista con influencia en Ferraz.

De estos dos últimos factores dependerá igualmente la suerte que corran media docena de los nueve senadores socialistas. Ni que decir tiene que queda a salvo de cualquier contingencia el burgalés Ander Gíl, no en vano portavoz del grupo parlamentario del Senado. (Continuará)

Comentarios...