Sábado, 22 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Sánchez anunciará el viernes la fecha de las elecciones tras fracasar sus Presupuestos
la fecha del 28 de abril es la que tiene más probabilidades de ser la elegida

Sánchez anunciará el viernes la fecha de las elecciones tras fracasar sus Presupuestos

NACIONAL
Actualizado 13/02/2019
El Norte de Castilla

Los independentistas de ERC y PDeCAT sentenciaron la legislatura al votar junto a PP y Ciudadanos devolver las Cuentas al Gobierno

Los Presupuestos Generales del Estado para 2019 han naufragado en el Congreso. Esquerra y PDeCAT han sumado sus votos, tal y como habían advertido, a los de PP, Ciudadanos, Foro Asturias y Coalición Canaria, de manera que las enmiendas a la totalidad han prosperado en el hemiciclo. La Cámara baja devuelve así las cuentas al Gobierno y aboca al Ejecutivo a reflexionar sobre el adelanto electoral, si es que no está ya decidido. "El presidente -ha reconocido la portavoz gubernamental, Isabel Celaá, esta mañana- medita todo". Según fuentes gubernamentales, será este viernes, tras el Consejo de Ministros, cuando anuncie el calendario electoral, con la fecha del 28 de abril como la que tiene más probabilidades de ser la elegida.

La suma de 191 votos frente a 158 ha hecho posible que los Presupuestos hayan terminado su andadura. Esta mañana el PDeCAT, que aún alentaba la posibilidad de retornar al diálogo con el Gobierno, admitía ya que las opciones eran "escasísimas". Sobre todo, después de que el viernes pasado el Ejecutivo diera por rotas las negociaciones tras encallar en el derecho de autodeterminación que siguen reivindicando los secesionistas. "Ningún margen para la sorpresa", ratificaba el portavoz de Esquerra, Joan Tardá.

Podemos, socio de Sánchez en la negociación presupuestaria, daba por sentado que, de ser así, no iba a haber "más remedio que convocar elecciones". "Es muy difícil -trasladó en los pasillos del Congreso la portavoz, Irene Montero - que la legislatura pueda continuar". Sobre todo, con 84 diputados, sin Presupuestos propios y con las alianzas de la moción de censura rotas.

El siguiente movimiento está, por lo tanto, en manos de Sánchez, que según fuentes de la Moncloa se trasladará ahora a su despacho para "continuar con su agenda de trabajo". Hasta el martes, en el Ejecutivo se barajaba la fecha del 28 de abril para convocar elecciones generales. Eso supondría dos procesos electorales con un mes de diferencia; el 26 de mayo las urnas se abrirán para los comicios autonómicos, municipales y europeos. Fuentes del PP consideran que disolver las Cortes con la vista puesta en abril podría "destrozar" al PSOE.

Intentos infructuosos

Los últimos intentos de este miércoles por salvar los Presupuestos han acabado siendo infructuosos. El PNV ha intentado esta mañana mover a los partidos independentistas de su enmienda a la totalidad. Aitor Esteban ha recordado el respeto de los nacionalistas vascos a las decisiones del secesionismo, las compartan o no, pero ha recordado a las fuerzas catalanas que en una negociación "siempre hay que intentar reconocer cuáles son los límites del interlocutor". En este caso, el Gobierno dejó claro el viernes que su línea roja era el derecho de autodeterminación.

De esta manera, el portavoz del PNV ha abogado por propiciar el acuerdo y agotar la legislatura. "Lo haremos no porque estemos convencidos de que son los Presupuestos que nosotros hubiéramos hecho, sino porque su votación puede suponer un símbolo y una disyuntiva entre los que entendemos que el diálogo es la mejor manera de arreglar los conflictos y los que entienden que todo se puede hacer a golpe de imposición", ha advertido.

En su discurso en el hemiciclo se ha mostrado especialmente crítico con la derecha, con el "casadoriverismo". Ha censurado que Ciudadanos se presente como un partido de centro y aparezca en la concentración de la plaza de Colón con la ultraderecha para manifestarse contra Pedro Sánchez y su gestión de la crisis catalana. A estas alturas, entiende que a tanto al PP como a los liberales "les hubiera dado lo mismo si en lugar de un relator" hubiera puesto el Gobierno "un botijo con agua fresca". La polémica sobre esa figura en las conversaciones sobre Cataluña le parece una excusa más.