Lunes, 24 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
La pérdida de una subvención de 800 euros enfrenta al Alcalde y a la oposición del PSOE
SUBVENCIÓN PRESENTADA FUERA DE PLAZO

La pérdida de una subvención de 800 euros enfrenta al Alcalde y a la oposición del PSOE

LOCAL
Actualizado 21/08/2018
M.F. (redacción cultoro)

BÉJAR | El equipo de Gobierno se defiende de las acusaciones del grupo Municipal Socialista que ha pedido explicaciones sobre una subvención solicitada fuera de plazo para El Bosque y anuncia la petición de responsabilidades

El Partido Socialista ha pedido explicaciones al Equipo de Gobierno por haber perdido una subvención para obras de restauración en el jardín histórico El Bosque por haberla presentado fuera de plazo.
Según informaba el Grupo Municipal Socialista en su comunicado a los medios, en el boletín Oficial de Castilla y León del pasado martes, se recogían las subvenciones concedidas a entidades locales con una población inferior a 20.000 habitantes para financiar actuaciones en bienes inmuebles integrantes de Patrimonio Cultural de Castilla y León, convocadas por la Consejería de Turismo, y atendiendo a los motivos que se aducen en el BOP, ha sido la presentación de la solicitud fuera de plazo lo que ha motivado el rechazo de la Comisión de Valoración.
El Alcalde ha respondido a estas críticas diciendo que no es él el que le quita los votos al equipo socialista, sino el que fue secretario general de su partido, y es a él al que debe tratar de esa manera porque no tienen ningún sentido sus acusaciones, además de dales un disgusto a las dos señoras que trabajan en ese departamento y que son las que se dedican a pedir subvenciones.
El alcalde, Alejo Riñones, ha expuesto en rueda de prensa que con fecha del martes 13 de marzo de 2018 salieron unas subvenciones en las que ponía que el plazo para presentar las solicitudes era de un mes a contar desde el día siguiente de la presentación del extracto en el Boletín Oficial de la Junta de Castilla y León (BOCYL), un mes que se cumplía el 14 de abril, ese día era sábado, por lo que lo presentaron el primer día hábil, 16 de abril, a las nueve de la mañana.
Riñones ha explicado que su equipo sabía de antemano que esa subvención no se iba a poder conseguir pero ese departamento tiene orden directa suya de que toda subvención que salga, se pida, y eso es lo que hicieron. Consideraron que era difícil obtenerla porque esa subvención del 70 %, que tenía como finalidad promover e impulsar la participación de las entidades locales de la Comunidad en la conservación y restauración de bienes inmuebles integrantes del patrimonio cultural, tenía como requisitos que las obras debían haber sido realizadas y terminadas durante 2017. Lo que se podía presentar en este caso, según palabras del Alcalde, era la memoria detallada y valoración de la intervención en el jardín de entrada a El Bosque del arquitecto José Carlos Sanz Belloso, la retirada de fibrocemento del invernadero por un coste de 1.107,15 euros, una factura de fontanería de 36 euros y el proyecto de mencionado jardín, del mismo arquitecto, por un importe de 5.638 euros; pero las únicas obras realizadas en ese periodo eran la retirada del fibrocemento y la instalación de un grifo, subvención que habría ascendido a unos 800 euros que no merece la pena reclamar.
Alejo Riñones ha querido dejar claro a la ciudadanía que las subvenciones se piden para un determinado objeto y no se puede gastar en otra cosa porque sería desviación de dinero público, castigada por la ley, por tanto reconoce que puede haber necesidades más perentorias en la ciudad, pero que cuando se pide una subvención es porque ha salido para algo concreto y sólo se puede solicitar si se ajusta al objetivo.
También se ha dirigido al portavoz del Grupo Municipal Socialista, diciéndole: "una crítica errónea Sr. Celador, porque en el apartado tres referente a los conceptos subvencionables se dice que tienen que ser obras realizadas y finalizadas en 2017, incluye proyectos de obras, y el jardín sigue en obras y también el invernadero al que aún no se le ha puesto del tejado. En un principio vimos inviable pedir esta subvención, pero el no ya lo teníamos, y aunque no había ninguna obra terminada en el periodo exigido y ya tenían su correspondiente subvención, decidimos intentarlo".
Además ha aducido que el volumen de trabajo existente en estas fechas, con subvenciones para El Bosque como los talleres de empleo y el 1 % cultural, por un montante superior a un millón de euros, entre los dos proyectos, era lógico que se le diera menor prioridad a esta subvención de la que sólo se habrían obtenido 800,50 euros.
En todo caso, Alejo Riñones ha señalado que si la Junta de Castilla y León hubiera estudiado la solicitud habría sido muy difícil conseguirla, al no ser una obra completa sino s?

?lo facturas sueltas

y no de obra realizada, porque todas las obras realizadas ya tenían su correspondiente subvención, los únicos conceptos que no estaban incluidos en ninguna otra eran los cuatro mencionados, la compra de un grifo y el tejado del invernadero que suponían 1.143 ? y el estudio y el proyecto de la intervención en el jardín que tenían un coste total de 7.615,74 ?. "Siempre se piden todas las subvenciones posibles, aunque se dupliquen, para una vez concedidas elegir la que más interesa para la ciudad".
En su comparecencia ante los medios de comunicación Alejo Riñones ha enumerado las obras subvencionadas que está gestionando el equipo de Gobierno Popular que ascienden a 5.349.220,56 ?, ha añadido que en siete años no ha habido un solo mes sin talleres de empleo, y ha señalado que en el último año se ha trabajado en las cubiertas de los edificios de El Bosque con un coste de 300.000 euros, en el invernadero con más de 100.000 euros, en otro taller de empleo de jardinería que trabaja en la actualidad en obras de mejora en la villa renacentista, en el aparcamiento de la Covatilla, donde se está echando zahorra y una vez pisada se comenzará con el alquitranado, para tratar de tenerlo para el día de la Vuelta Ciclista; en la carretera de El Castañar y Ronda de Viriato, se han hecho mejoras en el recinto ferial, se han realizado: el paseo de Palomares, los servicios de El Parque, la plaza del teatro Cervantes, el cambio de las tuberías de la calle Libertad y de la calle de los Mártires y se está trabajando en el tema de la estación de autobuses.

El Alcalde hace balance de los cuatro años de Gobierno Socialista

También Riñones ha hecho una comparativa con las actuaciones realizadas por el Partido socialista, que gobernó el Ayuntamiento desde 2007 hasta 2011 señalando que cuando otras poblaciones de la provincia implantaron la administración electrónica gratuitamente en colaboración con la Diputación de Salamanca, aquí se gastaron 800.000 euros en una administración que no llegó a funcionar, de los que 400.000 puso el ayuntamiento de Béjar, ha añadido que en 2011, cuando el equipo Popular recuperó la Alcaldía los ordenadores no estaban puestos en la red, con lo cual difícilmente se podía acceder a dicha administración electrónica.
Ha manifestado que la implantación del wifi en la ciudad costó 94.574,09 euros, cuando se podría haber hecho por la sexta parte y no sólo eso sino que además en el pliego de condiciones se le cedía la instalación a la empresa que lo instaló, para que la explotara durante 10 años y prestara servicio a sus abonados utilizando esa red.
Ha aducido que la centralita que se instaló en el Ayuntamiento que se denominó Sistema de Atención Telefónica, costó 59.000 euros de los cuales se justificaron 19.930 y que en esa fecha, el operador que daba servicio al ayuntamiento, al que se pagaban 108.000 euros todos los años en gastos de teléfono, cedía gratis dicha centralita.
El Alcalde ha puesto más ejemplos recordando las placas solares del pabellón Antonio Sánchez de la Calle, una instalación fotovoltaica conectada a la red que tuvo un coste de 104.505 ?, para que nunca funcionara y llenara el techo de goteras que hubo que reparar después, poniendo otra cubierta y lo mismo ocurrió en la cubierta de la nave de almacenamiento, donde tampoco llegaron a funcionar y tuvieron un coste de 72.967,57 euros.
Riñones ha seguido poniendo otros ejemplos como el acondicionamiento y reforma del pabellón Mario Emilio, con un coste 614.134 euros, que según sus declaraciones, luego hubo que volver a intervenir por el mismo motivo de las goteras, la reforma del graderío y el vestuario del mismo campo de Mario Emilio en la que se invirtieron 232.000 euros y en la que aún persisten las humedades y goteras. La pavimentación, agua y alcantarillado de la Plaza Mayor, donde todavía hay una vivienda afectada por las obras y por la que ha sido castigado el Ayuntamiento a pagar una parte de la rehabilitación que han empezado ahora los propietarios, la de Rodríguez Vidal, a la que ha denominado "la calle de los tropezones", que los su equipo ha tenido que arreglar. Y no ha dejado de mencionar los contenedores soterrados en el casco histórico de la ciudad, a los que los camiones de recogida no pueden acceder.
Comentarios...