Sábado, 29 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
El Reino de los tontos
X

El Reino de los tontos

OPINIóN
Actualizado 04/07/2018
Juanjo Mena

"Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen" (Francisco de Quevedo)

ENTRE PUENTES

EL REINO DE LOS TONTOS

Tal vez lo que nos pasa en realidad es que somos tontos, los más tontos del mundo, que padecemos una epidemia de tontuna colectiva, tan enorme, que nos impide percibir la escala abrumadora de nuestra imbecilidad. Se han inventado test, de inteligencia y otros por los que nos abruman cada día, con los que se puede calcular, cosas tan difíciles, como el índice de precios al consumo, la asistencia de espectadores, o telespectadores, en esta y otra hora de emisión, lo que gastamos, lo que comemos, el índice de voto, y otro muestrario inacabable de estadísticas. Pero no se ha inventado nada, ningún aparato técnico de medida, para medir la escala de tontería de un país determinado. Uno se guía por intuiciones, por síntomas, por oídas etcétera, uno cree que vive en un país avanzado guiado por tu propia conciencia, y de pronto te enteras que los jueces van a ser juzgados antes que los defraudadores, y evidentemente se te enciende el piloto de alarma de la tontería. ..Y te quedas de un aire?

Joder, te preguntas ¿será que estamos tontos de verdad? Claro en qué país de tontos sin remedio puede suceder esto:

-Que los jóvenes con proyectos avanzados médicos, de ingeniería, científicos etcétera, que nos han costado un "riñón", se larguen a otros países y los acojan con los brazos abiertos, al igual que a profesionales cualificados. ¿Qué país permite, que un joven emprendedor, pase un "viacrucis", para abrir su negocio- ventanillas, papeleos embrollos, puta burocracia? ¿Qué país permite, que nadie devuelva el dinero ilícito de la corrupción? ¿Qué país permite las obras faraónicas, aeropuertos, estaciones, autopistas, y otros edificios de lujo asiático, que comienzan a venirse abajo? ¿Qué país permite que sus políticos más representativos, les mientan con nocturnidad y alevosía, y sean amigos de la hipocresía vieja y montaraz?- Etc.

Solo la tontería congénita puede explicar estos sucesos frente a los cuales se rinde la racionalidad más esforzada. ¿En qué fabuloso país de los tontos sin remedio se pueden estar dando toda una serie de fanfarrias y excusas, algunas son como de chiste. Los políticos salen en televisión con cara afligida, con pergamino o sin él y comienzan a darnos una serenata llena de tantos por ciento, asegurando que se intentara por todos los medios, y que están poniendo su trabajo y una ardua tarea diaria, unido a unas leyes y unos conceptos de sutil incomprensión, para que la cosa no ocurra, y uno se pregunta si entre tantas tontas cabezas, no habrá alguna que ponga en la mesa una clara explicación, una idea, una medida apropiada y una solución justa y cabal.

No señor; los tontos están para serlo, y hay que alimentarlos con alimentos que han de tragar con cosas sencillas por ejemplo, tenemos que saber: Que todas estas buenas gentes, están en posesión de carreras universitarias, que son de talento sobresaliente, y que su inteligencia y sabiduría están por encima de la media para ostentar cargos relevantes y de responsabilidad máxima... o no; "Que la Sra. Mato, no se enterara de los suyo, ni en lo particular ni en lo oficial. Tampoco parece ser que la Infanta Elena, se enterara de lo suyo. Ana Botella, se entere aún menos de lo suyo y de los demás, La Sra. Aguirre tampoco? al igual que el Sr Rato, Blesa, Urdangarin, Matas, Bárcenas o Fabra. Tampoco saben nada de nada, lo olvidaron, no les consta, no declaro, yo pasaba por allí, me dieron la tarjeta y oiga? era para gastos varios, creo yo vamos? Y la caja de Andalucía? veras como han sido los famosos bandoleros "los seis niños de Écija" los que aliviaron la bolsa del desempleo". Esto es el Estado de derecho que da pruebas de tontería terminal, cuando tratan de explicarnos a los tontos, el entramado eficaz, sobre todo para garantizar la impunidad o alentar las conspiraciones de los que se han aprovechado justificando estar a su servicio. Todo un enjuague vergonzante, para no atreverse a hacer lo único que sería justo, que es reconocer. Que la igualdad ante la ley de los ciudadanos implica por sentido común, el derecho idéntico de saber la verdad, y que los "presuntos" cuando dejen de serlo, se demuestre que la justicia sea igual para todos, incluso para los encargados de aplicarla.

Si, amigos somos tontos, pero contra lo que suele suceder, la tontería nos hace más felices. Hasta es posible que seamos más tontos, que los tontos que escribimos a diario en el periódico.- ¡Que cosa tu?!.

Fermín González salamancartvaldia.es blog taurinerías

Comentarios...