Jueves, 27 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Doce mujeres sin piedad
X

Doce mujeres sin piedad

OPINIóN
Actualizado 22/05/2018
Daniel Prieto

Ya era suficiente que en el año de gracia franquista de 1965 se estrenara "Doce hombres sin piedad" -Estudio 1 de TVE- para que encima protestásemos porque fueran doce hombres y ni una sola mujer, cuando en aquellos días tocaba no protestar, sino obedecer

"Doce hombres sin piedad" era una obra teatral que venía a representarse en una España que aún celebraba, sin escatimar en pompas, los llamados "25 Años de Paz" (del 39 al 64), por tanto, al ser una obra que tenía muy poco que ver con aquella dictadura, la tenían que adaptar con alfileres, ya que ver un poco de la libertad de otros países significaba demasiado para unos súbditos. ¿Quién iba a imaginar entonces que algunos delitos se podían juzgar por un jurado popular? Como teoría, lo sabría algún profesional del Derecho.

Recordemos que la acción de la obra transcurre en EE.UU. bajo un régimen democrático y la argumentación era las deliberaciones del jurado sobre la culpabilidad de un joven en la muerte de su padre. Y como era una época en la que directores, adaptadores y realizadores hacían malabares señuelos para salir airosos de la censura franquista, al recaer la misión de dirigir, adaptar y realizar la obra en la misma persona, el entonces joven, hoy desaparecido, Gustavo Pérez Puig (1930-2012), parece que lo llegó a atar todo como si fuera un telar, y ¡vaya si salió airoso! Es más, después de 53 años, la obra parece tan nuestra, tan de nuestro clásico carácter, que nadie ha dejado de recordarla.

También sería injusto que no se dijera que el éxito de aquel Estudio 1 se debió al gran elenco de actores -creo que nadie de los actuales se molestará por tratar a aquellos como maestros-. En "Doce hombres sin piedad" actuaron con un rol específico de personalidad para cada uno: Jesús Puente, José Bódalo, Luis Prendes, Manuel Alexandre, Antonio Casal, José María Rodero (jurado número 8, inmenso en el papel de conductor de la duda), Carlos Lemos, Ismael Merlo, Fernando Delgado, Rafael Alonso, Sancho Gracia y Pedro Osinaga. Todos ya desaparecidos; el último, el más joven, Pedro Osinaga, a finales de 2017; un actor maravilloso que estuvo haciendo reír catorce años con la obra "Sé infiel y no mires con quién" en el Teatro Maravillas de Madrid, aparte de sesiones en provincias, con un total que se aproxima a 10.000 representaciones, cifra de récord para un primer actor.

Pero volviendo a "Doce hombres sin piedad", digamos que la obra está basada en una novela de Reginald Rose y que su éxito primero, después de su paso por la televisión de su país en 1954, lo alcanzó en la gran pantalla con un Henry Fonda magistral en el papel de jurado número ocho. Después, en 1997, William Friedkin hizo una composición para la televisión americana con grandes actores, entre ellos Jack Lemmon, y en esta ocasión cuatro de los miembros del jurado fueron mujeres. No sé si esta nueva versión la habrán pasado por nuestras televisiones.

Esto último viene a cuento y tiene parangón con la realidad que vive nuestro país después de cuarenta años de democracia y que el ministerio correspondiente ha tenido que subsanar de manera urgente e improvisada. Los hechos no son otros que dado la gran cantidad de delitos sexuales que se cometen en nuestro país, con la mujer como la gran afectada, existe, o existía, una comisión que al parecer no se reunía desde hacía más de veinte años y en su totalidad, veinte miembros, eran todos hombres.

En estos últimos días se ha hablado que ahora la comisión la conformarán 15 mujeres y 13 hombres, 12 de ellas vocales permanentes. Pero, y esto es un recado personal, no hace falta que sean 12 mujeres sin piedad, pues con que sean justas nos conformamos.

Comentarios...