Jueves, 20 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
La gran familia de Aspar La Besana, 30 años de labor por la inclusión
COMPROMISO CON LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD

La gran familia de Aspar La Besana, 30 años de labor por la inclusión

SOCIEDAD
Actualizado 22/01/2018
Isabel Rodríguez

El Encinar I, en Calzada de Valdunciel, fue el primero de los centros abiertos por la asociación que, a día de hoy, centra sus esfuerzos en el medio rural y suma nuevos proyectos a su cartera de servicios, como una nueva vivienda integrada en Gomecello y

Aspar La Besana, asociación de familias de la Armuña La Besana, cumple 30 años de incuestionable labor por y para las personas con discapacidad y sus familias, ofreciendo las oportunidades para que puedan desarrollar su proyecto de calidad de vida y promoviendo su inclusión como ciudadanos de pleno derecho en una sociedad justa y solidaria. Aspar La Besana es miembro de Plena Inclusión Castilla y León.

Un trabajo constante y un compromiso de profesionales, familias y voluntarios que, a día de hoy, se traduce en una amplia cartera de servicios adaptada a las necesidades reales de las personas con discapacidad que viven en el medio rural. "Lo primero son los intereses de las personas", y el futuro de la entidad, precisamente, "es dar respuestas, seguir creciendo en función de esas necesidades", explica José Delgado, director de Aspar La Besana.

La igualdad de oportunidades, la promoción de la autonomía y la integración social y laboral son los retos por los que trabaja Aspar La Besana, nacida en el año 1988 como asociación sin ánimo de lucro e impulsada por un equipo de profesionales de Educación Especial que constató la necesidad de implicar de manera directa y activa a las familias para favorecer la integración de las personas con discapacidad. Este mismo equipo había realizado unos años antes un estudio sociológico de la comarca de La Armuña que reveló la alta incidencia de personas con discapacidad en esta zona de la provincia, así como las carencias en la prestación de servicios de calidad, próximos y ajustados a las necesidades de las personas adultas con discapacidad y sus familias.

A lo largo de estas tres décadas Aspar La Besana ha ido creciendo en recursos y servicios. El Encinar I, ubicado en Calzada de Valdunciel en las que fueron las antiguas escuelas, fue el primero de los dos centros ocupacionales de la asociación que abrió sus puertas, y que también funcionan como centro de día. El Encinar II, Gomecello, se pondría en marcha en el año 1992 con la misma filosofía, "centros pequeños, con una atención cercana y personalizada". También en Gomecello el centro se ubica en las que fueron las escuelas tras la cesión por parte del Ayuntamiento, municipio en el que precisamente se encuentra en marcha uno de los proyectos futuros de Aspar La Besana, una nueva vivienda integrada en la comunidad que se sumará a las dos viviendas que se encuentran en Calzada de Valdunciel y en Topas (en la antigua casa del maestro cedida por el Ayuntamiento), con un total de 17 plazas, una reservada para el servicio de Respiro Familiar (dentro del servicio de Apoyo a Familias). La Besana también cuenta con un piso supervisado puesto en marcha en 2011.

Las obras de la vivienda de Gomecello está previsto que finalicen en el mes de abril, para posteriormente proceder a su equipamiento. El objetivo del servicio de vivienda, tal y como explican desde Aspar La Besana, es "crear un espacio de vida normalizado sin tener que abandonar su comunidad y prestando los apoyos necesarios a cada persona para una mayor autonomía y calidad de vida". El proyecto de la vivienda de Gomecello surge al constatar la necesidad de ampliar el número de plazas disponibles. "En 2016, tras actualizar un estudio de población, ya vimos la necesidad de reforzarlo", un estudio que señalaba que "de las 61 personas que atendemos, la media de edad de los familiares cuidadores es de 70 años". Además, 14 de los usuarios del centro están en situación de orfandad parcial, y 20 en orfandad absoluta.

Formación para la inclusión laboral La gran familia de Aspar La Besana, 30 años de labor por la inclusión | Imagen 1

Los centros ocupacionales de Aspar La Besana prestan una atención habilitadora integral, mediante programas de habilitación ocupacional, ajuste personal y social y mejoras adaptativas. Dentro de la formación prelaboral se desarrollan talleres de carpintería, de cestería o de costura, así como taller de viverismo y jardinería y taller de limpieza.

La integración laboral de las personas con discapacidad intelectual, potenciando su autonomía, es un objetivo fundamental para Aspar La Besana, ofreciendo formación en jardinería y en limpieza. También en este capítulo tienen en marcha desde hace unos meses un proyecto de formación en lavandería, para el que han contado con la cesión de un local en Añover de Tormes.

Aspar La Besana desarrolla una amplia labor que también incluye atención individualizada para las personas con distintas necesidades de apoyo, actividades educativo-habilitadoras (fisioterapia, terapia ocupacional, psicomotricidad...), servicio de apoyo a familias, servicio de ocio, actividades asociativas y lúdicas, vacaciones de verano o transporte adaptado para los usuarios, entre otros.

Centro ocupacional El Encinar I La gran familia de Aspar La Besana, 30 años de labor por la inclusión | Imagen 2

Una mañana en el centro ocupacional El Encinar I es suficiente para constatar que Aspar La Besana es una gran familia. Entre las diferentes actividades que se desarrollan cada día, unos se afanan entre piezas de madera, otros tejiendo el ratán que dará forma a los más variados objetos de cestería o pintando, porque en este recorrido no faltan ejemplos de superación personal. Encontramos a Francis delante del lienzo, con el pincel en la boca, y la paleta de colores a la izquierda. Hace cuatro años empezó a pintar, y lo hizo aprendiendo a pintar sujetando el pincel con la boca. Una actividad a la que dedica gran parte de su tiempo, y además para mejorar su formación acude a clases un día a la semana en el Barrio del Oeste.

REPORTAJE GRÁFICO: ALBERTO MARTÍN

Comentarios...