Lunes, 08 de agosto de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
“Denunciamos las dos varas de medir, los padres somos ciudadanos de segunda”
X
Juan Carlos López Medina

“Denunciamos las dos varas de medir, los padres somos ciudadanos de segunda”

LOCAL
Actualizado 11/08/2017
Redacción

El presidente nacional de la Asociación de Padres de Familia Separados asegura que los varones están "bajo la amenaza de que las madres hagan con los hombres y los niños lo que quieran"

Juan Carlos López Medina, el salmantino que ejerce como presidente nacional de la Asociación de Padres de Familia Separados (APFS), reflexiona en SALAMANCArtv AL DÍA sobre el caso Juana Rivas que, en su opinión, deja claro que "hay dos vas de medir, según seas hombre o mujer".

CASO JUANA RIVAS: ¿DOS VARAS DE MEDIR, SEGÚN SEAS HOMBRE O MUJER? (por Juan Carlos López Medina)

Desde hace tiempo, más de un padre nos ha pedido que expongamos a la opinión pública la diferencia de trato que se recibe, por un mismo problema, según seas hombre o mujer, por parte de las distintas administraciones, y, notoriamente, por parte de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, Policía y Guardia Civil, notoriamente. Y cuando hay niños, menores no emancipados.

En efecto, nos vienen contando, desde hace tiempo, que se les dice a los hombres, que se acercan a denunciar un presunto hecho delictivo, si denuncia tu mujer o pareja, a ti te detenemos, pero si denuncia el hombre, por lo mismo, pues no pasa nada.

Algún padre ha tenido que echar a correr porque habiendo llamado a la Policía, ante un presunto peligro de los niños bajo la custodia de la madre, y a causa de ella, no tenían medios para ir urgentemente. Pero las urgencias no pueden esperar. En otras, pierden el culo.

Y qué decir de cuando una madre, desde otra comunidad distinta de Castilla y León oyó quejarse a un hijo, por teléfono, que estaba con el padre, porque seguramente se ponía remolón para ir a cenar. Llamó a la Policía, y, con urgencia, se presentaron varios coches con uniformados para ver qué pasaba. Pues no pasaba nada, señores.

Hace poco, en una ciudad de Castilla y León, un niño de menos de tres añitos, se quejaba de que su mamá le había pegado, y fue llevado al médico, que emitió un parte médico para el juzgado. El padre denunció los presuntos hechos. Se puso en conocimiento del Ministerio Fiscal, que parece que no puso impedimentos para que siguiera con el padre, hasta que se aclarara el asunto. Pues bien, la Guardia Civil le llamó un viernes por teléfono. Tenían un documento que entregarle. Caso sobreseído, y se le comunicaba que no tenía autorización para tener al niño fuera de lo contemplado en sentencia. Resuelto en pocos días.

En un caso similar, en que una niña más mayorcita, se quejó de que el padre la había maltratado. El padre más de un año sin ver a la niña, y luego fue absuelto. Ahora escasas relaciones padre hija.

Otro caso, de la misma niña. Madre que en muchas ocasiones no entregó a la niña, porque se ponía malita. Visita perdida, múltiples juicios. Llega Semana Santa, en la sentencia falta una coma, y ponía Semana Santa para el padre ese año. La madre se presenta en el Juzgado de Guardia. El padre no sabe cuidar a la niña, está en peligro de muerte. La niña estaba feliz con el padre en otra provincia. Se presenta una pareja de la Guardia Civil. No se mueva de la casa. Poco después llega vehículo de la Policía, a recoger a la niña y trasladarla a la ciudad de origen.

Detenciones de padres. No es infrecuente que se presenten en el trabajo de los hombres. Alguno nos ha contado que fue el día de Navidad. Hasta a un empleado de banco han ido a detenerle en el trabajo. A alguno delante de la madre, a otros delante de los vecinos, y de los hijos. ¿Qué pasa cuando el hombre no es condenado?

Salamanca. Padre de niña con mujer japonesa. Orden de que se impida que la niña salga de España. Se la llevaron a Japón. Allí, en Japón, múltiples gestiones, pleitos y gastos para que el padre la vea unas horas al año.

Y casos y casos. Ahora, una mujer, Juana Rivas. Se niega a reintegrar a su país de residencia a dos menores no emancipados, o a su padre. Un ayuntamiento, la Presidenta de la Junta de Andalucía, hasta el Presidente del Gobierno manifiesta su comprensión con esa mujer. Y hasta al ex juez Garzón le parece mal. Brutal campaña contra un padre italiano. Orden de entregar a los niños. Orden de presentarse en el juzgado. Nada, desaparecida en el amplio mundo. Ella y sus consejeras erre que erre. Los jueces hacen mal su trabajo, según parece. No las comprenden.

Desde la ASOCIACIÓN DE PADRES DE FAMILIA SEPARADOS DE ESPAÑA, denunciamos las dos varas de medir que existen en España, en que los padres somos ciudadanos de segunda. En que hay una ley de Justicia Gratuita que hace a la mujer víctima con solo denunciar al hombre. Y ahora pretenden que no haga falta ni eso, para empezar a darla ayudas antes de denunciar.

Ciudadanos, no es como en la ganadería. La ternera va con la vaca. Los niños no van con la madre, sin más, tienen derechos distintos de los de sus mamás. Tienen papá y mamá. Pero no precisan del padre ni de juez alguno pare ingresarles en casas de acogida, incluso de otras comunidades.

El último escándalo. Burgos y su ayuntamiento. Para cambiar de domicilio en el empadronamiento a un niño, a la madre no se la exige ningún documento que justifique la situación legal del menor. Sin embargo, la Jueza del Juzgado de Violencia sobre la Mujer indica que en el ejercicio de la patria potestad ambos padres deben decidir el domicilio del menor, e incluso las administraciones tienen que ayudar para que se respete el derecho del niño para que los dos padres intervengan en decisiones importantes a favor del niño.

Resumiendo, visto lo visto, después de lo de Juana Rivas y sus hijos, los hombres, seamos españoles o italianos, los niños sean residentes en Italia o en España, estamos bajo la amenaza de que las madres hagan con los hombres y los niños lo que quieran.

Y si alguna mujer piensa que eso favorece a las mujeres, mujer, también tienes hermano, compañero, pareja o amigo. A ti también te puede tocar sufrir por lo que injusto con que se nos trata, como hombres o niños. ¿De veras todos somos iguales ante la ley? Nos entran muchas dudas.

¿Cuánto tardarán los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad en encontrar a Juana Rivas y a sus hijos? A los hombres se nos detiene en menos de una hora, en muchos casos. Juzguen Uds.

Comentarios...