Jueves, 01 de diciembre de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
No estamos solos
X

No estamos solos

OPINIóN
Actualizado 24/05/2017
Juan Antonio Mateos Pérez

Lo que esta escenificación intenta transmitir no son meras experiencias subjetivas ni sólo un contenido axiológico: trata de proclamar un acontecimiento, el de que Cristo ha vencido al mundo y a la muerte y que su realidad humana total ha sido para siempr

El próximo domingo celebramos la fiesta de la Ascensión, descargada hoy de su excesiva historización, hace una llamada a la misión. La Ascensión es la acción salvífica definitiva realizada por Dios en Jesús, para hacer comprensible esta realidad, los cristianos han utilizado diferentes maneras de referirse a ella: resurrección, elevación, exaltación, rapto a los cielos, etc. El crucificado ha sido exaltado a una vida nueva y gracias a ello, el cielo (Dios) ya no está cerrado, ya no es solo el lugar de Dios, sino que es posible la unión del hombre con Dios (Nocke).

El texto de Mateo, no termina su relato evangélico no con la Ascensión del Señor, sino con las palabras del resucitado: "Sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo" (cf. Mt 28, 20). El seguidor de Jesús, no está solo y a la deriva, abandonado a la historia y a la espera vacía, el resucitado está presente en cada creyente y en cada comunidad. El Señor del tiempo y de la historia no nos saca de ella, se adentra en nuestro mundo, en nuestra cotidianidad, para resucitarla, para purificarla, para iluminarla.

Presente en la eucaristía y en la palabra alimentando de fe, en la comunidad haciendo viva esa fe y alentando a la misión, en los que se preocupan por elevar en su dignidad a los más necesitados, en los que hacen justicia y se solidarizan con los despreciados y abandonados. El desafío es reconocer a Jesús en medio de nuestra existencia y, reconocerlo es más que verlo, es saber que está vivo y nos acompaña. El reconocer a Jesús es una experiencia que transforma, que aviva la esperanza y afianza el compromiso con el mundo, con los más necesitados. La Ascensión recuerda que causa de Jesús sigue adelante, es nuestra causa y puede ser la causa de todos los que buscan verdad y justicia en este mundo.

Si la Ascensión es ausencia y presencia del resucitado, también es tarea y misión. Jesús hace notar que la experiencia del amor, de la Pascua, del reino, no debe quedar en el corazón de cada creyente, en el pequeño grupo, en la comunidad que celebra, en la propia Iglesia, deberá ser comunicada a todos y hacer partícipes a cada hombre de la buena noticia de Dios con nosotros. En la palabra y la fiesta de este domingo, anima a no quedarse que casa, a no replegarse sobre sí mismos, hacer de la casa el mundo entero, para no se apague el corazón y se oscurezca la primacía del reino. Jesús coloca en el centro del reino, el amor del Padre. Un amor que acoge a todos, principalmente a los más alejados, pero un amor que va íntimamente vinculado con el amor al prójimo.

La misión del anuncio del amor del reino tiene dos direcciones, hacia nuestra sociedad que ha olvidado a Dios y también hacia la propia Iglesia. Es necesario buscar espacios de diálogo con la cultura secularizada, un mundo en el que está perdiendo importancia lo religioso, pero no lo espiritual. El creyente debe ir más allá de un "humanismo autosuficiente" o de una espiritualidad poliédrica y encontrar los elementos de experiencia de fe o incluso de Dios, ocultos en la sociedad secularizada actual. La fiesta de este domingo nos anima, a mantener siempre viva la esperanza y abierta la pregunta por Dios, desplegando el sentido del amor como proyecto y sentido.

En la Iglesia en salida que propone Francisco, se hace también necesario una evangelización hacia dentro, suscitar la alegría de la salvación y el compromiso con la misión. Para ello, es imprescindible la formación, experiencia y profundización de la fe por parte de los creyentes, desde aquí poder dar razón de la misma. Una fe que hace tomar conciencia del amor de Dios, presente en la vida y muerte de Jesús. Es necesario no solo revitalizar la propia fe, también abrir caminos nuevos que acerquen el evangelio a los problemas y sufrimientos de las personas en una actitud de servicio y amistad. Para abrir nuevos caminos es imprescindible el testimonio y el ejemplo y sostener valores como la bondad, el amor o la ternura. La acogida a cada persona, el amor servicial a los más necesitados, la defensa de los últimos, la solidaridad con los de cerca y lejos, y principalmente, la paz con todos. El cristiano sabe cuándo es tiempo de hablar de Dios y cuándo es oportuno callar sobre él, dejando que hable solo el amor, ya que el amor es la única luz que alumbra lo imposible y nos hace ascender a Dios y al prójimo.

No hay Pascua sin Pentecostés, solo el Espíritu de Jesús sustenta la fe, anima al amor y aviva la esperanza. Por eso en tiempo de Pascua y en todos los tiempos, la comunidad cristiana se ve obligada a dirigirse al Resucitado cantando en forma de oración: "Arroja en nuestras manos tendidas en tu busca las ascuas encendidas del Espíritu y limpia en lo más hondo del corazón del hombre tu imagen, empañada por la culpa" (Felicísimo Martínez).

No estamos solos | Imagen 1

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.

Comentarios...