, 14 de agosto de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Béjar da el adiós definitivo a su pasado textil con el cierre de Hijos de Rafael Díaz
X
CIERRE DE LA MAYOR EMPRESA TEXTIL DE LA CIUDAD

Béjar da el adiós definitivo a su pasado textil con el cierre de Hijos de Rafael Díaz

LOCAL
Actualizado 07/02/2017
Redacción Béjar

BÉJAR | Los trabajadores están actualmente en situación de permiso retribuido mientras se llevan a cabo las negociaciones con la empresa

La fábrica textil Hijos de Rafael Díaz echa el cierre definitivo, después de que hace aproximadamente año y medio, cerrara la hilatura de estambre y el pasado mes de diciembre la hilatura de carda.

La tejeduría se mantenía abierta con 17 trabajadores en plantilla, algunos con más de 30 años en la empresa, que en la actualidad están con un permiso retribuido mientras se llevan a cabo las negociaciones con los directivos y propietarios.

La fábrica, que hace seis años contaba con un total de cien trabajadores ha ido reduciendo su plantilla, hasta que en el mes de noviembre ya contaba con sólo 22 empleados, de los que uno de ellos ha sido jubilado, la persona que llevaba las exportaciones ha sido despedida y hace apenas dos semanas se puso fin a los contratos temporales. Ahora quedan en sus puestos cuatro personas, una en administración, una en el departamento comercial, otra en el almacén de producto terminado y el gerente de la empresa.

Los motivos por los que la empresa se cierra se desconocen, ante la imposibilidad de contactar con los responsables de Béjar y de no obtener respuestas en la sede de Madrid, aunque todo apunta a que son de tipo económico, debido al Expediente de Regulación de Empleo en el que se ha visto inmersa, obligada por la imposibilidad legal de realizar un cierre por causas objetivas y despedir a las 17 personas con contrato fijo que tenía en plantilla.

Las negociaciones están en la línea de acogerse a la Reforma Laboral, con despidos de 20 días por año trabajado hasta un máximo de 12 mensualidades, lo que se traduce en indemnizaciones equivalentes a 18 años de trabajo. Sin tenerse en cuenta los 45 o 33 días por año, correspondientes a despidos improcedentes de trabajadores anteriores a dicha reforma.

Con el cierre de esta empresa, la única de estas características que quedaba en la ciudad, se van a ver afectadas otras pequeñas que trabajan en la ciudad, porque movía partes del sector que facilitaban el trabajo del resto. Un ejemplo de ello es la empresa portuguesa de aprestos, que todos los días se desplazaba a Béjar para llevarse las piezas de todas estas fábricas textiles con el fin de realizar el proceso de lavado y acabado, ahora ya lo hará con menos frecuencia, y lo mismo ocurrirá con otros proveedores.

Comentarios...