Martes, 28 de junio de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
“Nuestros hijos necesitan ayuda para soportar un divorcio”
X
Juan Carlos López, presidente nacional de Padres de Familia Separados

“Nuestros hijos necesitan ayuda para soportar un divorcio”

SOCIEDAD
Actualizado 04/02/2017
Redacción

Desde que sus padres se separaron solo le pasa una idea por la cabeza, "si me porto bien, ellos no se van a pelear. Si soy bueno, ellos se van a arreglar"

La separación de los padres, según Juan Carlos López Medina, Presidente Nacional de la Asociación de Padres de Familia Separados, sigue siendo un momento crucial, el más duro para los hijos, que suelen quedar en medio de conflictos y peleas.

No hay juguetes, ni risas ni llantos, ni tan siquiera un triste objeto desparramado por el suelo de la casa. Nadie tiene que pedirles que haga las tareas porque las hacen apenas vuelve del colegio. No es un niño o niña, feliz, son los hijos de padres separados.

Desde que sus padres se separaron solo le pasa una idea por la cabeza, "Si me porto bien, ellos no se van a pelear. Si soy bueno, ellos se van a arreglar", piensa mientras siente que, quizá, si él hubiese hecho todo lo que le pedían, su papá y su mamá no estarían separados. Este es el primer sentimiento, siempre de culpabilidad de los hijos de padres separados.

Tristeza, ansiedad, temores, sensación de abandono y hasta de culpa son algunos de los sentimientos que suelen vivenciar los hijos de una pareja que se rompe. Aunque esta separación sea lo más sano para la familia, el dolor y los cambios son inevitables para todos; en especial para los hijos.

Envueltos en su propia espiral emocional, a veces los padres no tienen en cuenta cuánto sufrimiento pueden sumar cuando no prestan atención a los sentimientos de sus hijos o no toman conciencia de cómo sus acciones, antes, durante y después de la separación o el divorcio pueden repercutir en ellos. ¿Qué podemos hacer para ayudarlos a soportar esta crisis? ¿Es posible brindarles todo lo necesario para que la familia se recupere y encuentre armonía?

Para las nuevas generaciones, la separación o el divorcio se han convertido en un tema cotidiano. O sea que tener padres divorciados ya no es una rareza.

"Antes, ser hijo de padres separados se vivía como un estigma. Hoy se toma con naturalidad. En los colegios se da por sentado que varios chicos de una clase tengan a sus padres separados. Al estar socialmente más aceptado, los chicos ya no tienen que estar tan pendientes de lo que piensan los demás, pero el dolor por la separación de los padres es el mismo".

Ponerse en el lugar de los hijos y entender sus miedos, sus angustias o sus tristezas es algo difícil para muchos: "A veces, nos resulta incomprensible ver cómo actúan padres que verdaderamente aman a sus hijos. El problema es que la mayoría de los padres que hoy se separan no son hijos de padres divorciados. No conocen ese dolor, no saben cuáles son los miedos, las fantasías, las pesadillas de un niño que ve derrumbarse su familia".

Pero, aunque los padres no conozcan ese sentimiento, deben saber que es importante que, pese a las diferencias, formen un frente unido al momento de comunicarles su decisión a los chicos. El momento y la forma de decirlo, así como la información que se les dará acerca de cómo será su vida a partir de la separación, es clave. Hay que tener en claro que no se trata de un anuncio, sino

de una conversación, y los padres deben estar preparados para contener a los chicos, responder a sus preguntas y atender sus necesidades. Aunque haya sido uno solo el que haya tomado la decisión de separarse, ambos deben hacerse cargo de la situación. La pelea entre los padres es lo que más les duele a los hijos.

Además, no es bueno que se anuncie la separación y que el Papá automáticamente se vaya de casa. Hay que dar espacio y tiempo para que los chicos pregunten, para que sepan cómo será su vida, sin sobrecargarlos de información, pero tampoco dejándolos solos con la noticia.

Nunca es un buen momento para comunicar esta noticia, pero lo ideal es hacerlo en lo posible durante un fin de semana, cuando haya tiempo para desahogarse, preguntar, etc?. Es importante, siempre que sea posible, prever cómo será la vida a partir de ese momento. No es un punto final, sino el inicio de un montón de cosas por resolver y acomodar. A los hijos hay que darles un marco concreto, porque ellos viven un momento de confusión y ansiedad y no saber qué pasará los asusta más. El mensaje debe ser: "Nosotros como pareja no podemos seguir juntos, pero como papás sí lo estamos. Los dos os queremos y respetamos"

La sinceridad y la verdad, marcará el futuro de los hijos de padres separados.

Juan Carlos López Medina. Presidente Nacional Padres de Familia Separados

Comentarios...