Lunes, 17 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
“Es muy duro ver como la droga, el sida y las adicciones se llevan la vida de gente que quieres”
1 de Diciembre, Día Mundial de la Lucha contra el Sida

“Es muy duro ver como la droga, el sida y las adicciones se llevan la vida de gente que quieres”

LOCAL
Actualizado 01/12/2015
Redacción

Eduardo Martínez y A.S.G, pacientes de la Casa Samuel de Cáritas Diocesana de Salamanca, cuentan a SALAMANCA rtv AL DÍA como la enfermedad del sida cambió sus vidas, ambos eran toxicómanos y sus contagios se produjeron por el uso compartido de jeringuilla

[Img #162119]

"La droga ha pasado de moda, ayuda como la de Cáritas es necesaria para poder seguir". Con este mensaje, Eduardo Martínez, paciente de Casa Samuel, lanza un mensaje de aliento a gente que pueda encontrarse en situaciones similares a la suya.

Eduardo se enteró hace 23 años que tenía sida, era toxicómano, y su contagio se produjo por uso compartido de jeringuillas. Vivía en la calle, su posición económica no era buena y el apoyo de su familia era escaso. A la grave situación, se sumó otro acontecimiento peor, y es que a los pocos años sufrió un infarto cerebral. Sus graves secuelas físicas y psíquicas hacen que la ayuda de Cáritas sea "imprescindible" para poder sobrevivir, pues Eduardo no sólo se enfrenta a su enfermedad, también lo hace a la realidad, siendo víctima del rechazo social de la ciudadanía. "Nos siguen señalando con el dedo, nos miran, se apartan de nosotros, y a veces la gente puede llegar a ser muy cruel", asegura.

A este respecto, A.S.G, de 54 años, otro paciente de la casa de acogida de Cáritas de Salamanca que prefiere mantener su anonimato, confiesa ser víctima de la ciudadanía cada vez que pisa la calle, aunque reconoce que ha aprendido a vivir con ello. "La gente no nos quiere cerca, no nos soportan, hoy en día subo en el autobús y la gente te mira, sobre todo los niños, es duro, pero contra eso no puedo luchar", asegura.

Para él, "la droga es el peor de los vicios", y se emociona al recordar las duras consecuencias que esta adicción ha causado en su vida. "Si no fuese por esta casa estaría muerto, como lo están más de 30 amigos míos que no pudieron superar la enfermedad del sida. Es muy duro ver como la droga, el sida y las adicciones se llevan la vida de gente que quieres", confiesa.

A.S.G. lleva toda su vida consumiendo, y su contagio también se produjo vía jeringuilla. Hace un año que no consume, y ha logrado seguir adelante "haciendo vida normal". Su mayor preocupación, confiesa, ha sido siempre el miedo a la trasmisión. "Desde que me dijeron que tenía sida, cada vez que tengo relaciones con una chica siento miedo a poder trasmitírselo, y esa es mi mayor obsesión", asegura.

Hoy, la vida para ellos continúa con la mejor de las sonrisas, y ambos miran al futuro de frente, sin miedo a recaer, con la esperanza de recuperar a sus familias y concienciados siempre de que "cada esfuerzo, es un paso adelante".

[Img #162120]

Comentarios...