Lunes, 24 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Conversos al Islam

Conversos al Islam

OPINIóN
Actualizado 30/11/2015
Antonio Matilla

[Img #491523]

Los recientes atentados yihadistas de Paris deben ser un motivo para la reflexión. Como ciudadano del mundo necesito orientarme en el aparente caos; como cristiano, me obliga a repensar mi relación con Dios y con el prójimo; como católico, debo escuchar el espíritu del Concilio Vaticano II e intentar captar las semillas del Espíritu de Dios sembradas en todas las religiones, y en los ateos o agnósticos y ¿por qué no? también entre los indiferentes, que son los que más abundan entre nosotros. Pero como no puedo pensar en todo a la vez, cosa que un buen filósofo debería proponerse, voy a intentar pensar en voz alta sobre el Islam. Y ya me parece un tema excesivo, vamos que excede mis conocimientos y mi experiencia; pero por más que me exceda, como muchos otros que se nos plantean, tengo obligación de pensar, hacerme una idea, revisar mis criterios y formas de conducta al respecto. Es algo que me viene exigido, a la vez, por mi condición de persona, de creyente y de ciudadano.

El Islam forma parte de nuestra historia, allá desde los comienzos de la suya, cuando varios cientos de soldados musulmanes vinieron a apoyar a una de las facciones visigodas apenas empezado el siglo VIII, y continuó impregnándola hasta la expulsión de los moriscos. La conexión se ha reanudado ahora, recientemente, por vía de la inmigración, legal o ilegal. Atraídos por el bienestar y la riqueza de la Unión Europea, a la que afortunadamente pertenecemos, varios cientos de miles se han instalado pacíficamente entre nosotros, en unas regiones más que en otras, si bien siempre existió en las ciudades ahora autónomas de Ceuta y de Melilla. Similares procesos, o más fuertes, se han dado en casi todos los países europeos, singularmente en Francia, Alemania, Bélgica, Holanda e Italia.

Un fenómeno que me preocupa es la conversión al Islam de europeos jóvenes, de tradición cristiana, o vagamente cristiana, o ilustrada, agnóstica o atea, de derecha o tal vez de izquierda, o radicalmente nacionalista, militante laicista en algunos casos. ¿Qué es lo que les lleva a convertirse al Islam? Y no me refiero solo al Islam radical, fanático, yihadista, belicista, terrorista, ahora "tan en el candelabro" mediático y en los archivos de los servicios de información y de las fuerzas de seguridad del estado. Sospecho que hay varias causas: un desapego de la tradición religiosa católica, ya de varias generaciones, que no les ha dado ocasión de hacer una experiencia auténtica de la fe cristiana; un fallo generalizado en la transmisión de los valores evangélicos a la juventud; el rechazo de gran número de jóvenes hacia las Iglesias oficiales, fruto del pecado de los cristianos o de la propaganda sistemáticamente emitida; la vivencia de la nada: la sociedad del bienestar no les da sentido para sus vidas, no les ofrece nada desde el punto de vista espiritual, o mejor, les ofrece la nada y la experiencia del vacío es muy difícil de sobrellevar y tiende a ser rellenada por una fe alternativa que les da más seguridad; es también de destacar la acción de las organizaciones musulmanas de caridad ?sin investigar ahora si el dinero les viene en petrodólares o por colectas espontáneas y voluntarias- que ha permitido a algunos jóvenes salir de la droga y encontrar un sentido, una seguridad para sus vidas; jóvenes que no tenían donde apoyarse, por la desestructuración de sus familias, el futuro laboral negro, el sistema escolar fracasado y el aburrimiento de una vida sin sentido ahora encuentran apoyo. Todo esto no son sino meras intuiciones que me vienen de retazos de información adquiridos aquí o allá en un artículo, en el testimonio de una monja que trabaja en los arrabales de Paris. Los que más sepan debían hablar más y ayudarnos a entender por qué jóvenes europeos no han conseguido integrarse en nuestro sistema de valores, han rechazado la tradición religiosa cristiana y han optado por el Islam.

En otro momento podremos hablar de las conversiones del Islam hacia el Cristianismo, en los países musulmanes y en Europa Occidental, también en España. Alguna conozco personalmente, pero no puedo hablar de ella por razones de seguridad fácilmente adivinables, lo que me complica extraordinariamente la ecuanimidad en el juicio.

Comentarios...