Viernes, 28 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Desayuno con testosterona rusa
X

Desayuno con testosterona rusa

OPINIóN
Actualizado 01/09/2015
Charo Alonso

A las cámaras las carga el diablo, sobre todo si el retrato cortesano quiere mostrar poder y acaba retratando tortolitos, dictadores tensando el mantel.

Muy lectores míos, hasta hace unos momentos a mí me gustaban las camisas esas que se ponen los tíos así, un poco ajustadas cuando el maromo en cuestión tiene buenos brazos, no excesivos y una percha respetable para colgarse. Sí, hasta hace un momento, justo cuando sucumbí a la tentación de ver las noticias ?últimamente las oigo y las leo para que me afecte menos la crisis migratoria porque sencillamente, no puedo soportarla- y me ofrecieron para compensar la barbarie la foto maravillosa de una parejita feliz, mirándose a los ojos y brindando con té. Hasta aquí todo perfecto, yo no hago distingos entre los sexos a no ser que sea el de los ángeles, pero la cosa no va de amor homosexual, ni siquiera de camaradería política tipo Rajoy y Feijoo. Cuando dos cabestros como Putin y Medvedev se hacen fotografiar en una mesa de café o haciendo juntos ejercicio y encima, la autora es una mujer, no se trata de desayuno con diamantes, sino de pura brutalidad. Estos dos maromos bien ceñidos seguro que están brindando con vodka, sorteándose a la fotógrafa, planeando invadir el resto de Ucrania, sopesando más apoyo a Siria para que siga masacrándose vilmente y hasta elucubrando más represión a los homosexuales. Paradójicamente, aquello que parecen estos dos imbéciles con ganas de sacar músculo a ver si suben las encuestas como la testosterona que no destilan, porque hay en esa miradita tan asomo de dominación que propongo a Putin para protagonizar la próxima chorrada de Grey en versión enteramente masculina.

Nos sobra dominio, nos sobra política de osos pardos sin desmerecer a los pobres osos. Nos sobra imagen que, a la postre, se vuelve contra aquellos que manipulan el mensaje. Al final ese despliegue de virilidad parece una mariconada, con todos mis respetos, una parodia de macho ruso al que no se le sube la balalaika. Lo siento, tanta camiseta ajustada, tanto músculo y tanto ejercicio no indica dominación, sino miedo a perder ese poder patético que tienen estos tipos capaces de trasegar vodka, cruzar los Urales a pie y hasta cazar ballenas a arponazo limpio. Qué sí, que muy machos, tanto, tanto, que al final se van al otro lado y nos morimos todos de la risa porque las imágenes parecen hechas, sobre todo esta de la mesa del desayuno, por su peor enemigo.

Yo de la fotógrafa, me exiliaba a Madagascar, por si acaso, no siendo que haya en Siberia algún sitio destinado a su persona. Y es que a veces, la imagen nos traiciona y en el retrato cortesano se cuela el íncubo y parece lo que no es. La caza al gay está comandada por estos dos machos que se miran cariñosamente porque ahora el poder es tuyo y luego mío y tanto monta, monta tanto. Qué sí, que a las cámaras las carga el diablo, por eso les voy a enviar al Kremlim la dirección de algún rincón así como muy privado para que pasen el rato. Total, si ya lo sabemos todos, dime de qué presumes? y que viva la bandera de colores?

Charo Alonso.

Fotografía: Fernando Sánchez Gómez.

Comentarios...