Viernes, 28 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Carlos Aganzo recordándonos a Caín
X
COMENTARIO AL POEMARIO PRESENTADO EN LA CASA LIS

Carlos Aganzo recordándonos a Caín

OPINIóN
Actualizado 01/09/2015
Alfredo Pérez Alencart

El colaborador de SALAMANCArtv AL DÍA Alfredo Pérez Alencart ofrece su opinión sobre 'En la región de Nod' XVII Premio Ciudad de Salamanca de Poesía

Para los seres humanos en lo de atrás está el futuro. Me refiero, claro está, a las ciencias del espíritu, a los comportamientos de hombres y mujeres que se suceden desde lejanos tiempos. Poco hemos cambiado aunque las modernidades tecnológicas nos envanezcan respecto a épocas pretéritas, también nublándonos mucho la memoria y el entendimiento. Pero viene el poeta o el filósofo y pone las cosas en su justo sitio, recordándonos, como Eclesiástes, que nada nuevo hay bajo el sol, que hay y habrá envidia entre los hombres, que las migraciones fueron y volverán a ser.

[Img #317227]Viene el poeta Carlos Aganzo (Madrid, 1963) y en su mejor libro hasta ahora escrito, al menos para mí, traza una ruta iniciática con versos perdurables: nos vuelve a Caín y Abel, pero también actualiza el relato bíblico, lo torna como si fuera de nuestros días, porque en verdad así también sucede en este principio de milenio. Y si no lean conmigo un fragmento de 'Meditación frente al sepulcro', su poema final que lleva como epígrafe lo que narra Génesis 5, 25-27: "?La vida a cara o cruz./ La amargura del vino/ primero de Noé, la sed oscura/ de los hombres salvados del diluvio/ a costa de la muerte de otros hombres.// En tus ojos el agua/ de una culpa más vieja que la noche.// Sobre aquellas cenizas sin memoria/ levanté yo mi casa;/ esa casa de barro/ que otra vez el diluvio/ pugna por convertir en triste arena.// Con aquellas cenizas en las manos/ llegué hasta aquí, las piernas doloridas/ de ir apartando al paso caracolas,/ revoluciones, diásporas, cardúmenes.https://salamancartvaldia.es/ las lanzas de otro tiempo que resuenan/ aún tras la pared del cementerio./ Los hijos, nuevamente, preparando el viaje del exilio..." (pp. 82-83).

Me estoy refiriendo a su sólido, profundo, nutriente poemario titulado 'En la Región de Nod', poemario por el que obtuvo, más que merecidamente, el XVII Premio Ciudad de Salamanca de Poesía. Y si algo me complace, además de la preñante poesía que contienen sus versos, es que Aganzo no tiene vergüenza alguna en situar la fuente de su libro en las raíces del Libro Sagrado, tantas veces saqueado por escribas que pregonan su ateísmo mientras no dudan en rapiñar el mucho caudal poético de la Biblia, cuando no sus historias. Y Aganzo, También Premio Nacional de las Letras Teresa de Ávila, Premio Gil de Biedma o Premio Jorge Guillén de Poesía, empieza con la cita siguiente: "Caín se alejó de la presencia del Señor y fue a vivir a la región de Nod, al este del Edén" (Génesis 4, 16).

El libro todo trata del Amor que vivifica el tránsito existencial, pero también de los muchos trompicones de la mentira y demás zarzas que punzan la vida en sociedad. De antes, pero de hoy, porque todos tenemos algo de Caín y algo de Abel. Terminemos saludando al destacado poeta, mientras leemos un texto completo, el Poema XI, inserto en las páginas 43 y 44: "Como hizo Caín:/ prepara el sacrificio/ con lo primero que halles en el suelo,/ y guarda para ti/ la mejor proporción de tu cosecha,/ deja fluir la envidia/ y derrama la sangre de tu sangre;/ siete veces serás desagraviado/ cuando alguno se cruce en tu camino/ y reclame tus deudas.// También como hizo Abel:/ separa lo mejor de tu rebaño/ y ofréceselo al padre, agradecido;/ cuida de tus ovejas/ y mira cada noche hacia lo alto/ confiándole al sueño/ el camino de vuelta al paraíso;/ la tierra para ti abrirá su boca/ en plena juventud,/sellando para siempre tu leyenda.//De los dos participas./ Los dos son hijos del amor prohibido".

Un largo poema en 28 cantos; un libro que merece leerse al completo, y conservarlo, y releerlo, porque en lo de antes también está el futuro.

Comentarios...