Lunes, 30 de enero de 2023
Volver Salamanca RTV al Día
Introito a 'Carne en fulgor'
X
Libro de QUINTÍN GARCÍA reconocido con el Premio Kutxa de Poesía Ciudad de Irún

Introito a 'Carne en fulgor'

OPINIóN
Actualizado 07/07/2015
Quintín García

Santa aTeresa como telón de fondo constante y provocador en la gestación de cada uno de los poemas de esta obra que irá publicando cada semana SALAMANCArtv AL DÍA

Introito

[Img #351131]Confieso de entrada que este libro no es un libro sobre Teresa de Jesús, como muchos de los que están proliferando en este V Centenario de su nacimiento. Pero sí es un libro teresiano: que quiere decir que la santa está en la inspiración primera y como telón de fondo constante y provocador en la gestación de cada uno de los poemas.

Un septiembre de no sé ya qué año ?quizás 2003, 2004, 2005-, una tarde de domingo, por proximidad geográfica, visité el Palomar teresiano de Gotarrendura (Ávila), donde la santa vivió una parte de su infancia. Fue tal la impresión espiritual ?una visión según el antiguo lenguaje bíblico- que me causó aquel lugar sin brillos ni oropeles, "de paja y barro", un lugar mínimo, rústico, pero privilegiado para la memoria primera, que me volví con ansias de hacer lecturas asiduas de los libros de Teresa. Y ese fue el inicio de mi creación poética en torno a ella: primero escribí varios poemas con referencia obligada al Palomar y a Gotarrendura para un concurso poético y luego el libro Carne en fulgor (segunda parte del presente libro), que fue Premio Kutxa de Poesía Ciudad de Irún 2006 con un jurado de extraordinaria excelencia poética.

El encuentro con aquel jurado y el premio en sí fueron para mí, alejado de los cenáculos literarios, el espaldarazo que consolidó mis balbuceos poéticos. A partir de entonces dediqué más atención y tiempo a la creación poética. Abducido por la prosa y la personalidad de la santa, seguí escribiendo todos los años algo relacionado con ella. Pero cada vez que releía Carne en fulgor se me acentuaba la impresión de que se me habían escapado, en mi [Img #351133]diálogo con Teresa, multitud de aspectos, de acentos, en ese intento de contrastar la espiritualidad ?concepción, práctica y experiencia de Dios- de Teresa de Jesús, más intimista, lógicamente marcada por una época, con mi espiritualidad, más terrenal, más encarnada, inevitablemente también marcada por mi época y sus lenguajes. (Como señala Antonio Colinas en la actual introducción a Carne en fulgor, que agradezco)

Y entonces sentí la necesidad, casi la urgencia, de volver a contrastarme con Teresa de Jesús en otro largo encuentro poético. Así nació Íntimos retornos a Teresa, que pone en el frontis, como luz inicial de la que partir para el diálogo, el texto evangélico de Juan 14, 23-24: "Si alguien me ama, cumplirá mis mandamientos, y vendremos a él y haremos morada en él". Palabras que son la clave que da comprensión a todo el proceso de la mística cristiana de inspiración evangélica: conocimiento, amor, escucha, práctica, inhabitación, conciencia y experiencia de Dios. De ahí mi insistencia también, sobre todo en el diálogo poético de Íntimos retornos, de curar las heridas del prójimo y las alusiones concretas a las venas abiertas de la América latina y África.

Dos libros nacidos en momentos diferentes, quizás con brillos poéticos también distintos, pero que forman una unidad en el empeño de ser los dos unas largas e íntimas conversaciones con Teresa de Jesús. Licencia poética que me permite traer a la santa, sentarla en el sofá de mi cuarto de estar, escucharla y contarle yo mis preocupaciones y mis noches oscuras, las personales y las sociales. Conversaciones que aún no he cortado. Y a las que invito a otros con esta publicación.

Quintín García

Veía un ángel cabe mí,

en forma corporal, hermoso mucho,

el rostro tan encendido...

Veíale en las manos un dardo de oro largo...

que me parecía meter por el corazón

y me llegaba a las entrañas...

Y me dejaba toda abrasada

en amor de Dios.

Santa Teresa, Libro de la vida

(I)

Ángeles y dardos que abrasan: lo cuentas

como una guerra interior

de claridades: tu carne

ardiendo en éxtasis, Teresa,

enajenada en Él, en Él transverberada

por arrebatos de luz que descoyuntan

tu mirada como si ojos de una dama

de Picasso ?azul y verde? que ven

en direcciones contrapuestas: tierra

y cielo.

Lo cuentas extrañada del tiempo y sus rigores,

levitando de un cieno

que a todos nos moldea y erosiona.

Y cercena los pies cuando crecemos,

si queremos trepar en águila estatura

más allá de este friso de hombre, de sombras,

que no alcanza sino a lo impuesto

y anodino.

Lo cuentas poseída de dardos incendiarios

que hoy regresan, en este instante mismo,

de tedios antiguos y de olvidos, tan de otoño,

hasta el dintel de mi puerta y se asilan

dulcemente en mi piel tras de la cita.

Y la arden y anegan y la abrasan

como a ti entonces, herido

también yo en tus heridas

de ángeles y arcanos mientras oigo

en mis venas habitándome

los latidos de tu vuelo, los requiebros

que nuevamente dicen

para mí tus náufragas palabras.

Quintín García

[Img #351132]

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.

Comentarios...