Jueves, 20 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Defender la vida

Defender la vida

OPINIóN
Actualizado 17/04/2015
Juan Robles

La vida que es manifestación propia de la Pascua, y la vida que renace en primavera, nos dan suficiente motivo para hacer algunas consideraciones sobre esta realidad básica de nuestro existir. Vida que es el derecho básico de todo hombre, incluso antes de su nacimiento, desde el momento de su concepción. Por eso, estos días en que se discuten los intentos mínimos de modificación de la ley del aborto, dan también ocasión de fijar posiciones sobre el derecho a nacer, frente al mal llamado derecho de las mujeres, incluidas las menores, a interrumpir voluntariamente el embarazo. Lo de menos es que solamente se pronuncien claramente en contra de la propuesta de ley sólo cinco o seis diputados del PP. Estamos en tiempos de decadencia y minusvaloración de valores morales fundamentales.

Dejando de lado ya la locura del accidente suicidio-asesinato colectivo del avión de la germanwings, seguimos con la tragedia de los más de cuatrocientos inmigrantes ahogados en un naufragio frente a las costas de Sicilia en el mar Mediterráneo por el hundimiento del barco en el que intentaban llegar al paraíso europeo. Y el mar se está tragando continuamente a multitud de inmigrantes que pretenden llegar hasta nosotros con diversos tipos de pateras y barcos deficientes y sobrecargados. ¿Qué hacemos ante esta tragedia continuada que deja al descubierto nuestras miserables vergüenzas? ¿Dejarlos entrar a todos libremente atendiendo solamente a sus deseos? ¿O buscar soluciones en sus países de origen ayudándoles a salir de sus situaciones de subdesarrollo? Yo preferiría esta segunda opción.

Otros graves atentados contra las vidas humanas, incluidas muchas vidas inocentes, los encontramos en los terribles procedimientos de los yihadistas islámicos, tanto en Siria o Afganistán, como en Nigeria o Sudán. Incluso con formas de asesinato degradantes, ante las que no siempre protestamos o nos manifestamos contrarios tan fuertemente ante estos hechos de muerte llevados a cabo en países de democracias débiles y deficientes. No digamos ya nada de las doscientas muchachas secuestradas y desaparecidas desde hace más de un año, atentando contra la paz infantil de las escuelas que las acogían. La vergüenza sigue adelante. Y apenas se oyen voces de protesta y exigencias de liberación.

¿Podríamos salir adelante con posturas más decididas de defensa de la vida, de todas las manifestaciones de la vida, incluidas hasta las diferentes manifestaciones ecológicas que propicien una vida digna de los hombres en nuestra tierra? Apostemos decididamente por la vida. Sólo así dignificaremos nuestras tantas veces azarosas existencias.

Comentarios...