Lunes, 30 de enero de 2023
Volver Salamanca RTV al Día
“La vida religiosa necesita siempre renovarse"
X
Impulso a los estudios teológicos de los Dominicos

“La vida religiosa necesita siempre renovarse"

SOCIEDAD
Actualizado 12/04/2015
Juan Antonio Mateos

Entrevista de SALAMANCArtv AL DÍA a Fr. Manuel Ángel Martínez Juan, que ha sido nombrado Director de la Facultad de Teología de San Esteban, una institución de enseñanza que se remonta al año 1299

[Img #279883]

Los Dominicos siempre son un referente en la investigación y docencia de la teología. En Salamanca mantienen con prestigio la Facultad de Teología de San Esteban que, adscrita a la Universidad Pontificia, tiene carácter propio, con un profesorado en la élite en las enseñanzas religiosas, abierto a las realidades de hoy en día. SALAMANCArtv AL DÍA ha realizado una entrevista en profundidad al dominico Manuel Ángel Martínez Juan, que avanza las líneas maestras de este reconocido centro teológico.

  1. ¿Desde cuándo y por qué es dominico? ¿Cómo decidió hacerse fraile y sacerdote?

Tomé el hábito el 11 de septiembre de 1982, cuando todavía no había cumplido los 18 años, y después de un año de prenoviciado. No podría decir exactamente cuándo nació mi vocación, ni tampoco sería capaz de verbalizar todas las motivaciones. Lo que sí sé es que la vocación religiosa, en mi caso, es inseparable de la vocación sacerdotal; es decir, nunca hubo un momento en que quisiera ser fraile y otro distinto en que quisiera ser sacerdote. También puedo decir que en el primer año de estancia en la Escuela Apostólica ya estaba decidido a [Img #279854]entrar en la Orden, aunque en los años anteriores nunca había pensado en ello, ni siquiera la conocía. Sin duda mi vocación está unida al ambiente familiar en el que se desarrolló mi infancia. Mi padre había estudiado en un colegio de los Oblatos de María Inmaculada en el país vasco, pero tuvo que interrumpir sus estudios a causa de la guerra civil. La formación que allí recibió marcó su vida, y también dejó una impronta en la vida familiar posterior. Creo haber oído alguna vez que siempre quiso tener un hijo sacerdote. Mi padre también tenía dos hermanas monjas premostratenses a las que visitábamos con frecuencia. En la familia se rezaba ?aunque no todos los días? el rosario ?práctica que decayó todavía más con la llegada de la televisión?; también, si estaba mi padre presente, se rezaba el ángelus para bendecir la mesa; y se recibía ?como en otros muchos hogares del pueblo? la capilla domiciliaria de la virgen del Carmen; en este caso era mi madre quien dirigía el rezo. Mis padres eran también miembros de la Cofradía del Santísimo del pueblo. Cuando acabé la formación de lo que entonces se llamaba la EGB, mis padres me llevaron a León para buscar un colegio donde estudiar el bachiller. Paramos en primer lugar en La Virgen del Camino y preguntamos en el Colegio la posibilidad de estudiar allí. Recuerdo que nos encontramos con un fraile dominico (el P. Enrique Lobo) que miró atentamente mi libro de escolaridad y me dijo algo así como que si quería estudiar en ese Colegio tenía que ser fraile. Espontáneamente le dije que no tenía esa intención. Realmente nunca me lo había planteado, como ya he dicho anteriormente (ya siendo yo fraile, el P. Enrique me lo recordaba siempre que nos veíamos). Y continuamos el camino hasta León. Pero como ya estaba muy avanzado el verano, no era fácil encontrar plaza en ningún colegio. De regreso paramos de nuevo en La Virgen del Camino y rellenamos la solicitud para el Colegio. Al poco tiempo me llegó una carta con la admisión, lo que me alegró mucho. Antes de comenzar el curso tampoco pensaba en ser fraile. Me parecía algo muy bueno, pero no para mí. Pensaba incluso en animar a otros a que lo fueran como para compensar en cierta manera el que yo mismo no lo fuera. Una vez en el colegio y a medida que conocí a los frailes, a los compañeros y a la Orden yo también me entusiasmé con la idea de ser dominico. Creo que en esto tuvieron mucho que ver también algunos de los frailes a los que conocí, aunque yo no tuviera un trato especial con ellos; también fue importante la experiencia de oración que allí tuve, experiencia propia del adolescente que yo era entonces, y en nada extraordinaria.

  1. ¿Cuántos años lleva usted como profesor? ¿Qué materias ha impartido? ¿Con cuál se ha sentido más realizado?

[Img #279855]Me estrené como profesor con un curso especial titulado La resurrección de Cristo, impartido en la Escuela de Teología de San Esteban en el año 1994. Aunque hasta cuatro años más tarde, en septiembre de 1998, no comencé propiamente la docencia. Durante ese curso impartí varias materias en el Centro de Teología Santo Domingo de Guzmán, en República Dominicana: Cristología y Antropología I (creación e imagen de Dios); y en el mismo período en la Universidad UNIBE, del mismo país: Cristología y Antropología II (pecado original y gracia); en estos centros impartí la teología durante cuatro cursos, añadiendo la materia de Mariología. En Salamanca, en el Instituto Teológico San Esteban, comencé a enseñar la Teología espiritual también en ese mismo curso 1998-1999. En junio de ese mismo año defendí la tesis doctoral en la Facultad de Teología San Esteban de Salamanca, sobre un aspecto de la soteriología del Doctor Angélico, que titulé: La mediación de la humanidad de Cristo: Clave de lectura de la soteriología de santo Tomás de Aquino. Poco tiempo después comencé a impartir también la materia de Eclesiología. Durante un semestre impartí también varias materias de teología en el Studium Generale de la Provincia San Luis Beltrán de Colombia, en Bogotá: Eclesiología, Teología Espiritual, teología Dogmática y Teología Fundamental (2007). También he enseñado la Eclesiología y la Cristología en la Escuela de Teología San Esteban. Colaboro en la Escuela de Teología on-line Santo Tomás de Aquino, y con la Facultad San Vicente Ferrer de Valencia. También he impartido curso de Historia de la Espiritualidad en La Habana.

La materia que más me gusta impartir es la Cristología; creo que también la mayoría de los alumnos sienten un mayor atractivo por conocer más a fondo el misterio de Cristo. Misterio que nos toca muy de cerca nuestra vida de creyentes y de discípulos.

  1. Ahora si le parece hablamos de la Facultad ¿Qué balance realiza de los años anteriores de Presidente de la Facultad y cuáles son las prioridades más inmediatas?

En estos últimos años, y haciendo un balance rápido, habría que resaltar la renovación de los Estatutos, la promoción del profesorado y la incorporación de los jóvenes profesores. También son una riqueza para la Facultad la creación de nuevas extensiones fuera de España, como la Escuela de Teología de Malabo (Guinea Ecuatorial), y la Escuela de Laicos de La Habana (Cuba). Es importante igualmente señalar la apertura de la Facultad a las monjas y hermanas dominicas. También habría que resaltar el paso de los frailes dominicos estudiantes, procedentes de diversos países, que han obtenido en la Facultad sus titulaciones de licenciatura y doctorado en Teología.

[Img #279861]Desde el punto de vista estructural, en estos últimos años se han finalizado con éxito las obras de remodelación.

También podríamos destacar algunos eventos como los congresos celebrados para conmemorar el centenario de la llegada de los primeros dominicos a América y el centenario del Sermón de Antón Montesino pronunciado en La Española; más recientemente la colaboración con DOMUNI en el Coloquio internacional sobre Francisco de Vitoria y la Escuela de Salamanca.

De cara al futuro los retos más inmediatos son principalmente la incorporación de nuevos profesores y de nuevos alumnos.

  1. ¿Quiénes pueden estudiar en la Facultad de San Esteban y qué estudios se imparten? ¿Qué relación tienen con la Universidad Pontificia?

Hasta muy recientemente la Facultad estaba reservada a los frailes dominicos. A partir de la última renovación de los Estatutos, del 20 de noviembre de 2010, pueden estudiar en ella también monjas y hermanas dominicas. Nos gustaría que en un futuro próximo estuviera también abierta a todos los que desean estudiar teología.

En la actualidad impartimos los ciclos de Licencia y Doctorado en Teología.

Nuestra relación con la Universidad Pontificia de Salamanca se refiere al primer ciclo, es decir, el de Bachiller en Teología, que está integrado en dicha universidad a través del Instituto Teológico San Esteban, que en estos momentos, por falta de alumnado, no imparte docencia, pero permanece abierto.

La titulación que impartimos está reconocida por la Santa Sede, por tratarse de un Facultad Pontificia, y por el Estado Español. El Boletín Oficial del Estado, firmado el 21 de junio de 2013, incluye a nuestra Facultad en el anexo II del Real Decreto (1619) del 14 de noviembre de 2011, en la relación de Facultades de Ciencias Eclesiásticas de la Iglesia Católica en España.

  1. ¿Cuántos alumnos estudian en la actualidad y cuál es su plan formativo?

En los ciclos de licencia y doctorado contamos en estos momentos con unos 15 alumnos, de los que la mayoría han completado ya sus cursos y están pendientes de finalizar y defender o bien las memorias de licencia o bien las tesis doctorales.

  1. ¿Qué historia tiene la Facultad de San Esteban y cuál es su relación con la ciudad? ¿Este es el año del quinto centenario de Santa Teresa?

[Img #279869]La Facultad de San Esteban de Salamanca es la tercera Facultad de teología más antigua de España y Portugal. Viene después de la Facultad de los jesuitas de Comillas ?que es la más antigua? y después de la Facultad de Teología de la Universidad Pontifica de Salamanca. Fue erigida el 15 de noviembre de 1947 por la Sagrada Congregación de Seminarios y Universidades, a petición del entonces Maestro de la Orden Manuel Suárez, O.P. Se inauguró oficialmente el día de la fiesta de San Esteban, el 26 de diciembre de ese mismo año, con la asistencia de una representación de frailes de las otras provincias dominicanas de España.

Anteriormente existió en el convento de San Esteban, desde el año 1299, un Estudio General, que se interrumpió con la invasión napoleónica (1809-1812) y después con la exclaustración, y que se erigió de nuevo en 1897, y que pasará en 1947 ?como ya hemos dicho? a Facultad.

El Gran canciller de la Facultad es el Maestro de la Orden, y el Vicecanciller el Provincial de la Provincia de España.

En el año 1972, se integró el primer ciclo en la Universidad Pontificia de Salamanca, creando el Instituto Teológico San Esteban, abierto a religiosos, clérigos y laicos. Hacia los años noventa el Centro Gaudium et Spes se fusión con el Instituto y se creó un Patronato para su gestión. Fueron años de mucha vida académica. Pero al finalizar el curso 2005-2006, debido a las circunstancias de escasez de alumnado, causada por la crisis vocacional, se decidió interrumpir la enseñanza en dicho centro y se deshizo el Patronato. No obstante el Instituto Teológico continúa abierto como institución, aunque ya no imparte docencia. A partir de ese momento se optó por potenciar los ciclos de licencia y doctorado. Dada la previsión del descenso de alumnado, se optó por una metodología de carácter tutorial, con menos clases magistrales y más trabajo de estudio, reflexión e investigación personal. En las evaluaciones los alumnos han valorado positivamente esta metodología.

Respecto a la relación con la ciudad de Salamanca, la Facultad cuenta con una serie de extensiones que han tenido y siguen teniendo una gran importancia para esta ciudad. En primer lugar hay que mencionar a la Academia de Santo Tomás de Aquino, fundada en 1881 por el dominico francés Gil Vilanova, con profesores de la Universidad y frailes de San Esteban. La Academia fue luego incorporada a la Facultad. Trata de servir de plataforma de reflexión entre los profesores de la Universidad y de la Facultad. Organiza al año tres sesiones de estudio.

[Img #279856]La Facultad de Teología «San Esteban», animada del deseo de ofrecer un cauce de diálogo cada vez más amplio, en cuanto a temas e interlocutores, entre fe y cultura, ha asumido la organización de las Conversaciones de San Esteban, institución fundada en 1972. En este curso ha celebrado ya su 43 edición. Se trata de convocar, en torno a cuestiones del mayor interés, actualidad e incidencia social, a un público lo más extenso posible. Tienen carácter preferentemente monográfico, y los aspectos de cada cuestión son expuestos, previamente a su debate, por especialistas. La Conversaciones son un ciclo de diez sesiones distribuidas a lo largo de los meses de noviembre a febrero, los martes a las 20 horas. Están abiertas al público gratuitamente. Hasta ahora han contado con el patrocinio de Caja Duero, al que estamos muy agradecidos.

La Facultad cuenta también con la Escuela de Teología San Esteban, que inició su andadura en el curso 1977-1978. Ha impartido 37 cursos ininterrumpidamente. En algún momento sus cursos fueron oficialmente reconocidos para poder impartir clases de religión. La Escuela de Teología quiere ayudar a las personas interesadas a conocer mejor la propia fe y a dar razón de su esperanza en el entramado sociocultural de hoy. A lo largo de estos años la Escuela de Teología ha querido prestar un servicio a la Iglesia salmantina. A ella está unida la Asociación de Antiguos Alumnos que organiza numerosas actividades, no sólo de carácter académico, sino también de carácter recreativo.

Por lo que ser refiere al centenario del nacimiento de santa Teresa de Jesús, la Facultad, a través de la Escuela de Teología ha organizado un curso especial con el fin de dar a conocer o a profundizar en el pensamiento de esta gran mística española que estuvo relacionada con el convento de San Esteban y en concreto con alguno de sus frailes, Fray Domingo Bañez, O.P., quien le animó a escribir su autobiografía. El convento de San Esteban ha acogido también otras iniciativas para conmemorar este evento.

  1. El carisma dominicano no sólo es el estudio y la predicación. ¿Cómo se desarrolla el carisma dominicano en la vida conventual?

Santo Domingo fundó una Orden totalmente consagrada al anuncio del Evangelio. Pero ese objetivo está sustentado en algunos elementos que son muy importantes para comprender la predicación y el estudio dominicano. En primer lugar hay que tener en cuenta que en la Orden ?sin duda también en la Iglesia? la predicación del Evangelio es una tarea común, una tarea de todos. Teniendo en cuenta esto, los cuatro pilares sobre los que reposa la predicación dominicana son: la vida común, la vida regular con la práctica de los votos y las observancias, la celebración de la liturgia del oficio divino y la oración personal y el estudio asiduo de la [Img #279862]Palabra de Dios. La vida conventual quiere potenciar todos estos elementos. El carisma dominicano se ha formulado también por medio de diversos lemas como «contemplari et contemplata aliis tradere» («contemplar y dar a los demás lo contemplado»), lema formulado con palabras de santo Tomás de Aquino, quien creía profundamente que es mejor iluminar que sólo brillar, es decir, compartir con los demás el fruto de la propia contemplación del misterio de Dios. Otro lema importante es: «laudare, benedicere, praedicare» («alabar, bendecir, predicar»), palabras tomadas del primer prefacio de la Virgen María, y que se aplicó desde los primeros tiempos a la Orden para expresar tres aspectos del carisma dominicano como son la vida apostólica de alabanza, la bendición y la predicación. Otro de los lemas es «Veritas». Este lema se le aplica a partir del siglo XIV, por la defensa que hizo la Orden de la Verdad. La Orden sigue comprometida con esa defensa. Hay otras expresiones que caracterizan el carisma dominicano como «caritas veritatis», utilizada por el Maestro de la Orden Fray Jacinto Cormier (1832-1919), aplicándola a santo Domingo y a su Orden para hablar de la obra de misericordia por excelencia, que consiste en transmitir la verdad salvadora del amor que Dios siente por la humanidad. También se habla de «misericordia veritatis» para expresar esta obra de misericordia que nuestra Orden quiere vivir hasta el fondo y que consiste en penetrar lo más posible el misterio de la Verdad salvadora para compartirlo con todos. Esto es lo que más acerca a la misión que Jesús realizó sobre esta tierra. Jesús veía a su pueblo como ovejas sin pastor, y sentía ante esa situación una gran compasión que le impulsaba a enseñarles. Eso es lo que quiere también hacer nuestra Orden. La humanidad no tiene hambre sólo de pan, «sino de toda palabra que sale de la boca de Dios». La Orden quiere asimilar esa Palabra con el fin de transmitirla a los demás, poniendo así en práctica una de las obras de misericordia más fundamentales, aunque no siempre se comprenda bien esta misión. Esto no es tan llamativo como las denominadas obras de misericordia corporales.

  1. En el 2016, la Orden de Predicadores celebra sus 800 años de existencia. Son muchas las actividades que se preparan en todo el mundo ¿Qué actividades se preparan en Salamanca desde la Facultad de Teología?

La Facultad de Teología San Esteban ya ha comenzado a celebrar este centenario con el Coloquio Internacional sobre la Escuela de Salamanca, organizado juntamente con DOMUNI, que tuvo lugar el verano pasado, y tiene pensado organizar el ciclo de las Conversaciones del próximo año en torno a este tema. También hay previsto un congreso que tendrá lugar en las aulas de la Facultad que, aunque no está organizado propiamente por ella, si participará en él. También nos sumaremos a las iniciativas del convento; y estamos estudiando la colaboración con una de las actividades organizadas por la Curia General, que consistiría en un Congreso sobre la Misión. No queremos multiplicar más los actos, pues sin duda serán muchos.

  1. ¿Aunque las vocaciones han crecido en el mundo, cómo está el tema de las vocaciones, de la Orden, sobre todo en Europa?

Actualmente las vocaciones dominicanas están creciendo en Asia y en África, pero no en Europa ni en América. En Europa la Provincia que sigue teniendo mayor número de vocaciones es la de Polonia. El resto de Provincias tiene un número más bien bajo. Esto sin duda es una preocupación, pero al mismo un reto que nos estimula a acentuar los aspectos relacionados con nuestra identidad.

  1. Este es el año de la Vida Consagrada, ¿Necesita ésta una renovación?

[Img #279868]La vida religiosa, como toda institución, es una realidad viva, y por tanto, está siempre en movimiento, se confronta en cada generación con nuevos retos. Nunca puede decirse que ya está todo logrado. Necesita siempre renovarse. Esa es una dinámica inherente a toda vida cristiana y, por tanto, también a la vida religiosa. La fidelidad al carisma no se identifica con el inmovilismo o la falta de creatividad. Es necesario mantener la inspiración inicial y responder a los nuevos retos con audacia y creatividad. En la perspectiva del concilio Vaticano II la renovación consiste en volver a las fuentes. Pero es cierto que en nuestros días la renovación se hace más urgente a causa del abandono tan grande de religiosos y de religiosas que se está llevando a cabo en las últimas décadas. Eso nos debe llevar a replantearnos seriamente la situación, y seguir preguntándonos por las causas y por los remedios que hay que aplicar a esta situación.

  1. ¿Se están dando pasos de cambio en la vida religiosa y en la Iglesia con el nuevo Papa Francisco?

Todavía el pontificado del papa Francisco es muy breve, pero el hecho de que haya convocado el Año de la Vida Consagrada expresa un interés y una preocupación por ella. En el encuentro que tuvo con la Unión de Superiores Generales de los Institutos masculinos al final de su 82 Asamblea General subrayó lo específico del seguimiento de Cristo en la vida religiosa, es decir, en el modo profético. Y les dijo a los religiosos que esperaba de ellos un testimonio de seguimiento de Cristo al modo profético capaz de despertar al mundo; un testimonio distinto de hacer y de comprometerse, un testimonio especial.

En su Carta Apostólica titulada Testigos de la alegría, nos recuerda que este Año de la Vida Consagrada no sólo afecta a las personas consagradas, sino a toda la Iglesia. Se trata de una oportunidad para que toda la Iglesia tome conciencia del don que Dios le hace de tantos consagrados y consagradas, herederos de los grandes santos que han fraguado la historia del cristianismo.

  1. Usted es el postulador de la causa del Padre Arintero ¿Cómo va su Canonización?

Realmente yo no soy postulador de la causa del P. Arintero. Fui Promotor de la causa hasta el año 2009. El postulador para todas las causas de la Orden es el P. Vito T. Gómez, O.P., que ha tomado con mucho interés la causa del P. Arintero, y está trabajando en ella. Él es el que recientemente ha completado la Positio, pues al parecer estaba incompleta y por eso se ha retrasado un poco más su estudio. A su juicio es una de las mejores causas que tiene la Orden en este momento. No obstante, como sabemos estos procesos son lentos. Recordemos el caso de san Alberto Magno, que murió en 1280 y no fue beatificado hasta pasados más de tres siglos, y canonizado en el siglo XX. Aunque es verdad que hoy hay mayor agilidad en los procesos.

Fr. Manuel Ángel Martínez Juan es Doctor en Teología. Imparte su docencia en el área de la Eclesiología y de la Teología Espiritual. Investiga en el campo de la Teología Espiritual y la Eclesiología. Fue director de la revista Vida sobrenatural desde al año 2001 al 2009. Entre sus publicaciones más significativas se encuentran: Orar en el Espíritu de Jesús, San Esteban, Salamanca 2005; Beato Antero Mateo García, dominico seglar, padre de familia y ferroviario (1875-1936), San Esteban, Salamanca 2008; en colaboración, «Del bautismo a la eucaristía, visión cristológica», en MIGUEL IRIBERTEGUI ERASO (Coord.), El Rosario de María. IV Congreso del Rosario, San Esteban, Salamanca 2003, 123-136. Ha escrito numerosos artículos sobre mística y espiritualidad en las revistas Ciencia Tomista, Vida Sobrenatural, Teología Espiritual, destacando los artículos sobre el P. Juan González Arintero, del que fue promotor durante unos años para la causa de su Canonización. Se ha incorporado recientemente en la Sociedad Mariológica Española, en cuya revista ha publicado el artículo titulado: «María la creyente en Lumen gentium y en el magisterio pontificio del Papa Pablo VI», Estudios Marianos (2014) 211-267.

Juan Antonio Mateos Pérez

Área socio ? religiosa de Salamanca RTV al Día

[Img #279852]

Comentarios...