Sábado, 29 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
De las cenizas a la Asamblea Diocesana
X

De las cenizas a la Asamblea Diocesana

OPINIóN
Actualizado 27/02/2015
Juan Robles

Ya pasó el miércoles y la semana de la ceniza.

El sábado pasado, 21 de febrero, una magna asamblea, que llenaba a rebosar la no pequeña iglesia de La Purísima, celebraba, presidida por su obispo, la puesta en marcha de la segunda etapa de la Asamblea Diocesana.

No es que la Asamblea nazca de las cenizas, como dejando atrás los residuos de una notable chamusquina. Más bien es signo de un renacer primaveral después de los fríos del invierno.

Se trata de la segunda de las tres etapas en las que está prevista la celebración de la Asamblea Diocesana. La primera comenzaba en septiembre y era una etapa de sensibilización. Ahora empieza la parte central de dicha Asamblea: la etapa de creación de grupos, de participación y de estudio, que a su vez comprende tres subetapas de reflexión sobre la renovación espiritual, la renovación pastoral y la renovación de personas y estructuras diocesanas.

El obispo, abriendo este primer período de la etapa de estudio y reflexión, que durará hasta el 30 de junio, nos entregaba una amplia carta pastoral de convocatoria, destacando el sentido de la Asamblea y el de cada uno de los tres períodos de esta segunda etapa, y la tercera etapa, la de celebración y búsqueda de conclusiones, que tendrá lugar en la pascua de 2016. El obispo nos invita a la participación, a la ilusión, a la esperanza y a la alegría, animando a la renovación misionera de nuestra iglesia diocesana, para adaptarla a las necesidades actuales de evangelización.

Después de señalar los OBJETIVOS DE LA ASAMBLEA DIOCESANA, como un intento de encontrar caminos de renovación espiritual y de renovación pastoral en nuestra Diócesis, así como los caminos de renovación en la organización de las personas, comunidades y estructuras diocesanas, señala los criterios y las formas de ORGANIZACIÓN DE LA ASAMBLEA: 1. Criterios de organización. 2. Órganos representativos de la Asamblea diocesana. 3. Los Grupos de Asamblea. 4. Y formas de participar en la actividad de la Asamblea. Finalmente señala los Temas que pueden ser tratados y el Calendario de la misma Asamblea, terminando con una llamada a participar activamente en los trabajos de la misma.

En la celebración del sábado tenía lugar un hecho significativo que remitía a nuestra condición de cristianos bautizados responsables de la marcha de la Iglesia: Eran admitidos y presentados a la comunidad tres adultos que se preparan para ser bautizados en la próxima vigilia de la Pascua.

Y otro símbolo significativo era ofrecido a los presentes con gran emoción y expectativa: la Cruz de la Asamblea Diocesana. Una Cruz suficientemente grande y visible, a la que se nos invitó a adorar con profundo sentido de fe y de confianza en la fuerza con que esperamos que Dios acompañe nuestros trabajos de Asamblea. La Cruz recorrerá, a lo largo de todo el tiempo de las celebraciones de la Asamblea, las diversas parroquias, comunidades e instituciones diocesanas que lo soliciten. El obispo confía, y nosotros también, que en la medida en que los días y los trabajos de la Asamblea vayan avanzando, los individuos y las comunidades diocesanas nos vayamos calentando y animando a una participación ilusionada y fructífera. Se trata, desde luego, de un regalo providencial y verdaderamente primaveral del Espíritu.

Comentarios...