Lunes, 05 de diciembre de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Tras la tolerancia
X

Tras la tolerancia

OPINIóN
Actualizado 28/01/2015
Juan Antonio Mateos Pérez

[Img #211161]

Se ha escrito mucho estos días después de los atentados de París, de solidaridad con las víctimas, de la violencia, del fundamentalismo, de la intolerancia, etc. Pero se ha introducido en medio de la condena y casi elevándolo al mismo nivel que el derecho a la vida, la libertad de opinión y de prensa, la blasfemia. Todo un falso dilema, en el que no me he sentido cómodo, ya que los atentados se han realizado contra lo más sagrado de la persona y las sociedades, que es el derecho a la vida. Detrás de toda esta violencia está de nuevo el fundamentalismo. Éste absolutiza su propia verdad, su religión, su cultura, su sistema económico o político. Un paso más del fundamentalismo es pretender imponer su propia verdad por la fuerza. Nadie es único y absoluto, tampoco las religiones y la verdad, puede ser compartida por todos, incluso por los no creyentes y ateos. Por eso desde estas páginas queremos hacer un pequeño elogio de la tolerancia.

La tolerancia consiste en soportad las actitudes y comportamientos de los demás aunque puedan ir contra lo que consideramos correcto o incluso verdadero. Tolerar es una virtud cívica, pero también religiosa, política, económica, epistemológica, etc., muy útil para la ciudadanía y para la convivencia de una sociedad como la nuestra tan plural y globalizada. Estamos subrayando una tolerancia activa, el derecho que todos tenemos a expresar nuestras opiniones, fe, creencias, costumbres y discrepar cuando nos parezca. Pero la tolerancia activa incluye, el animar a los otros a discrepar, si tienen buenas razones para ello. En nuestras sociedades plurales y diversas la tolerancia es necesaria, pero parece imposible de alcanzar. En el plano religioso la necesidad de tolerancia procede cuando un grupo, estima que otro está equivocado, equivocación que juzga blasfema, desastrosa y chocante.

El valor de la tolerancia va muy ligado a la modernidad, sus raíces se encuentran en Erasmo, Vives, Vitoria, Montaigne, aunque su elaboración más sistemática aparece por primera vez en Locke en su Carta sobre la tolerancia (1689), donde hace una defensa de la libertad religiosa. Casi un siglo después, en las obras de Voltaire son una lucha contra el fanatismo, aunque sus argumentos los desarrolla en su Tratado sobre la tolerancia (1763). No es una mera disertación filosófica como Locke, la obra emana del compromiso del filósofo, para obtener la rehabilitación de un comerciante de tejidos, Jean Calas, protestante, acusado injustamente de matar a su hijo. Los jueces han querido complacer a una multitud ignorante y fanática. La tolerancia, antítesis del fanatismo es el respeto del otro en su diferencia. Para Voltaire en su lucha contra la intolerancia, exigía emplear la ironía y el humor para poner de relieve su grotesca incoherencia. Hay que mostrar lo absurdo de los fanatismos y condenar a un castigo en este o en el otro mundo, a los que piensan de manera diferente a nosotros.

[Img #211159]

El filósofo Reyes Mate, nos propone la obra incomparable de Natán el sabio, de Lessing. Está ambientada en Jerusalén en tiempos de las cruzadas y los protagonistas son un Saladino, un sultán, Natán un sabio judío y un Templario cristiano. Quieren la paz y acabar con las controversias religiosas y la guerra. Cada una de las religiones pretenden la verdad exclusiva, pero si se plantean las cosas en términos absolutos, la guerra está servida. Natán responde con un célebre relato, la parábola de los tres anillos, que circulaba entre los judíos medievales españoles. En ella Natán propone las dos razones de la tolerancia moderna: Antes que judíos, musulmanes o cristianos, todos somos hombres, y que nadie posee la verdad en exclusiva. Es propio del hombre y también del hombre religioso buscar la verdad, pero no poseerla. En algún sentido, todas las religiones son verdaderas. Una religión será más verdadera, cuanto más se comprometa con los derechos humanos, no es el único criterio de verdad, pero es uno de los más esenciales. Si Dios ama al hombre y lo quiere rehabilitar para elevarlo hasta su miso ser, es bueno empezar por su dignidad en la tierra.

Queríamos subrayar otra vía de la tolerancia, nos la proponía Mahatma Gandhi. No le gustaba la palabra, pero no encontraba otra mejor. Recordemos su lucha desde la no violencia, que nos enseñaba a respetar la fe del otro y la nuestra, reconociendo nuestras limitaciones. La búsqueda de la verdad, Gandhi la relacionaba con la ley del amor. Verdad y no violencia, son como las dos caras de la misma moneda, aunque la no violencia y el amor son el medio, la verdad es la meta. La verdad reside en el corazón y allí es donde hay que buscarla, no podemos obligar a los demás a actuar según nuestra manera de ver la verdad. Tras la estela del profeta de la no violencia se deslizó Martin Luther King, en su obra la fuerza de amar, decía que según ahondaba en el pensamiento de Gandhi, más convencido estaba de la fuerza del amor, llegando a entender en su profundidad el sentido cristiano del amor. Recordar también en los años ochenta a Lech Walesa, cuando presidía el sindicato Solidaridad, cuando decía: Sólo nos oponemos a la violencia negándonos a emplearla?No tenemos más armas que la verdad y la fe. En Filipinas, América Latina, Sudáfrica, han demostrado la pervivencia y la eficacia del legado de Gandhi.[Img #211160]

Los maestros de la sospecha nos han enseñado que a veces nuestras creencias se pueden camuflar con otros intereses económicos, personales, de poder, que no liberan al hombre de sus ataduras. No podemos organizar el mundo sin Dios, pues sin Dios, el único final es la nada. Debemos tener valentía para abrirnos a la razón, pero la misma para reconocer la dimensión religiosa del hombre. Pero, no podemos organizar un mundo en contra del ser humano, la muerte de Dios anunciada, tampoco ha puesto al hombre en el centro de la existencia. El no tolerante rechaza las fatigas de la duda y el ejercicio de la razón crítica y reniega de la contingencia histórica.

Tal vez, las caricaturas también nos enseñen el otro lado de las cosas y los posos poco tolerantes que aun conservamos. Más allá de la regla de oro kantiana, no quieras para los demás lo que no quieras para ti, está el amor a los enemigos, la economía del don y lógica de la sobreabundancia. Pero a vosotros que me escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odien, bendecid a los que os maldicen, rezad por los que os injurian? (Lc 6, 27 ? 29)

Desconfía de aquellos que te enseñan

listas de nombres, números y fechas

y que siempre repiten modelos de cultura

que son la triste herencia que aborreces.

No aprendas sólo cosas, piensa en ellas,

y construye a tu antojo situaciones e imágenes

que rompan la barrera que aseguran existe

entre la realidad y la utopía:

vive en un mundo cóncavo y vacío,

juzga cómo sería una selva quemada,

detén el oleaje de las rompientes,

tiñe de rojo el mar,

sigue unas paralelas hasta que te devuelvan

el punto de partida,

haz aullar a un desierto,

familiarízate con la locura

Después sal a la calle y observa,

es la mejor escuela de tu vida.

José Agustín Goytisolo, "La mejor escuela" de Bajo la tolerancia

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.

Comentarios...