Martes, 07 de febrero de 2023
Volver Salamanca RTV al Día
Ponerse en camino
X

Ponerse en camino

OPINIóN
Actualizado 23/07/2014
Juan Antonio Mateos Pérez

[Img #63648]

El viernes pasado, un nuevo grupo de Biblia de la Purísima se pone en camino, quiere seguir los caminos de Pablo de Tarso y de las primeras comunidades cristianas, capitaneados por José Manuel Hernández, Párroco y responsable de los grupos de Biblia desde hace más de treinta años. Estas peregrinaciones parroquiales empezaron en el año 1992 en Tierra Santa, y es la segunda vez que se parte tras "Tras los pasos de Pablo y de las primeras comunidades cristianas" en Turquía. La primera fue en el año 2011, del 16 al 29 de agosto, como recordaba José Manuel y los peregrinos de ese año, fue un viaje muy ilustrativo, que nos ha permitido conocer mejor las raíces de nuestra fe y nos ha acercado a los textos del Nuevo Testamento. A la vez, ha supuesto para todos una experiencia religiosa intensa, de la que hemos regresado radiantes y felices.

Desde antiguo el hombre quiere ir más allá de sí, salir de su espacio y encontrarse con Dios. Ya Abraham abandonó su tierra de Ur para ir a la tierra que Dios la había prometido, así también Israel peregrinó por el desierto más allá de Egipto buscado su tierra prometida. Hoy, hay muchos peregrinos y caminantes que hacen el Camino de Santiago, o algún santuario, en Salamanca a Cabrera, muchos movidos por una experiencia intensa de fe, por la devoción, por un voto, por una gracia o simplemente por la salud, recuperada o que se quiere recuperar. Todo eso está muy bien, pero yo estaba pensado en ese otro viaje de la vida más largo y difícil en la búsqueda de Dios, a esa tierra prometido, pero que en ciertos momentos, y de un modo concreto, reposando su profundidad en el estudio de la Biblia, desea dar gracias en el silencio y seguir buscando en medio de las oscuridades de la existencia.

Esta búsqueda, se ha expresado en todas las culturas como un camino. Mircea Eliade, hablaba del "homo viator", al estudiar los desplazamientos humanos en el paleolítico superior, muchos de estos conducían a santuarios. Esta imagen la expresó Jorge Manrique en sus coplas: "Nuestras vidas son los ríos, que van a dar al mar, que es el morir?" Aunque, como cristianos pensamos, que no nos quedamos en el mar, sino que lo cruzamos para llegar a nuestro verdadero hogar, la casa del Padre. La historia de la salvación, nos recuerda el camino de Dios, «mis caminos no son vuestros caminos». Dios que baja al camino del hombre, que lo acompaña, que viene a su encuentro. Es el símbolo de la encarnación en el que Jesús se pone a caminar con nosotros, es el Dios-con-nosotros, con todas las consecuencias de humanización de lo divino, de presencia de lo divino en la historia.

Visitaremos los primeros lugares de los que nos han antecedido en la fe, iglesias, altares, ciudades casi abandonadas, iglesias de hermanos ortodoxos, mezquitas, espacios de fe. Estas iglesias no sólo son creación humana, son más, es como el pueblo ha intentado expresar su fe en una cultura concreta. Podemos citar Ha mediado entre Dios y el hombre, entre lo espiritual y lo sensible, es una de las maneras simbólicas de expresar lo incondicionado. Es cierto, otras formas como la filosofía y la teología son más directas, pero en el arte siempre podemos descubrir expresiones de transcendencia, y por lo tanto también una forma de desvelar la verdad, como nos recordaba Heidegger. Ese deseo de ir siempre más allá, de rebelarse antes los límites de la existencia, de reorganizar el todo para entender y ser. En la materia, también se puede descubrir como una experiencia mística, una epifanía de lo divino, es el "misterio del octavo día" como gustan los teólogos ortodoxos.

Nos hablan de paisajes únicos, como la Capadocia, u otros donde se ha buscado no sólo la belleza, ir más allá. La belleza de la naturaleza, también nos desvela en sentido del ser, la montaña, el monte, es el lugar de Dios. Para encontrarse con Él hay que subir, dejar el llano, la cotidianidad. Así nos lo recordaba Moisés en el Sinaí. Detrás de cada montaña, está siempre la casa del Padre, lo recordaba Israel y el propio Jesús. También, que antes de subir a la montaña, deberemos caminar durante largo tiempo por el llano de la medianía, por el llano de la paciencia de la fe.

Luis Cernuda

Peregrino

¿Volver? Vuelva el que tenga,

Tras largos años, tras un largo viaje,

Cansancio del camino y la codicia

De su tierra, su casa, sus amigos,

Del amor que al regreso fiel le espere.

Mas, ¿tú? ¿Volver? Regresar no piensas,

Sino seguir libre adelante,

Disponible por siempre, mozo o viejo,

Sin hijo que te busque, como a Ulises,

Sin Ítaca que aguarde y sin Penélope.

Sigue, sigue adelante y no regreses,

Fiel hasta el fin del camino y tu vida,

No eches de menos un destino más fácil,

Tus pies sobre la tierra antes no hollada,

Tus ojos frente a lo antes nunca visto.

[Img #61527]

La empresa Diario de Salamanca S.L, No nos hacemos responsables de ninguna de las informaciones, opiniones y conceptos que se emitan o publiquen, por los columnistas que en su sección de opinión realizan su intervención, así como de la imagen que los mismos envían.

Serán única y exclusivamente responsable el columnista que haga uso de nuestros servicios y enlaces.

La publicación por SALAMANCARTVALDIA de los artículos de opinión no implica la existencia de relación alguna entre nuestra empresa y columnista, como tampoco la aceptación y aprobación por nuestra parte de los contenidos, siendo su el interviniente el único responsable de los mismos.

En este sentido, si tiene conocimiento efectivo de la ilicitud de las opiniones o imágenes utilizadas por alguno de ellos, agradeceremos que nos lo comunique inmediatamente para que procedamos a deshabilitar el enlace de acceso a la misma.

Comentarios...