Martes, 25 de enero de 2022
Volver Salamanca RTV al Día
Nuevo año

Nuevo año

OPINIóN
Actualizado 02/01/2014
Juan Robles

En estos días todos nos deseamos una feliz salida y entrada de año. La tentación es mirar hacia atrás, hacia lo ya pasado, quizá con el recuerdo de lo mal que lo hemos pasado, o acaso con el resentimiento de lo que pudimos hacer y no hemos hecho.

Pero yo creo que merece la pena mirar hacia adelante, hacia el año nuevo que empieza, y hacerlo con la alegría y la confianza del regalo nuevo de un año que se nos presenta para que en él construyamos lo mejor de nuestra vida. ¿Por qué vamos a empeñarnos en pintar en negro lo que está por venir? Creamos o no creamos en que la crisis está empezando ya a superarse, es seguro que la mejor manera de superar la crisis es tener confianza en nosotros mismos y trabajar con la seguridad de que todo va a ir bien. Hemos de ver el nuevo año como un gran regalo que podemos y debemos aprovechar para mejorar nuestras vidas y llenar de esperanza también la de los demás.

Nos deseamos todos un venturoso y feliz año nuevo. Pero ¿estamos convencidos de que el nuevo año será tal y como lo hagamos nosotros mismos? A hacer nuestro año nuevo, a construirlo tal y como lo queremos. Un año de fraternidad, de solidaridad, de generosidad; un año de amor y de vida, que construimos todos con respeto e ilusión, con confianza y esperanza. Un año nuevo, una nueva oportunidad que se nos ofrece y que no podemos desperdiciar. Hagamos el año nuevo, un año distinto de los negros años pasados, iluminado por una nueva luz, que no es ni siquiera la que se vislumbra hacia el final del túnel. Seamos cada uno de nosotros una pequeña lucecita, una antorcha que ilumine nuestro camino y el de los demás. Que entre todos montemos una gran hoguera que ilumine y caliente nuestro mundo.

Luz que será verdaderamente luminosa si abarca a todo el mundo e ilumina a todos los hombres: los del norte y los del sur, los del este y el oeste. Los ricos y los pobres, los poderosos y los humildes: todos unidos en una maravillosa fraternidad, que nos hará sentirnos, y aun ser, una gran familia. He aquí la gran luminosidad del nuevo año, que dará los frutos de un augurio venturoso que todos en estos días nos deseamos. ¡Feliz año! Que cuando se abra la puerta del 2015, podamos decir: era verdad, se podía hacer y se ha hecho un mundo verdaderamente nuevo.

Comentarios...