Advertisement Advertisement
Domingo, 28 de febrero de 2021
Las Arribes al día

Iberdrola inicia las obras en la presa de Almendra para dotar al bajo Tormes de mayor caudal

Las obras tienen un plazo de ejecución de cinco meses y medio y una vez finalizadas permitirán un régimen de caudales entre 1,35 y 2,6 m3/s

[Img #357330]

La empresa Iberdrola, concesionaria de la presa de Almendra para el aprovechamiento hidroeléctrico del Tormes, ha iniciado las obras para aumentar el caudal del rio aguas abajo del embalse, 17,6 kilómetros del Tormes hasta su desembocadura en el Duero y que durante 40 años ha permanecido con un régimen inferior a los 0,5 m3/s, algo menos de 10 Hm3 anuales.

A partir de la finalización de la obra, momento que llegará antes de 2016, por el bajo Tormes discurrirán entre 1,35 y 2,6 m3/s dependiendo del mes del año y grado pluviométrico anual, simulando así el régimen natural de este tramo del río incluido en el Parque Natural Arribes del Duero. Para ello, Iberdrola dotará a la presa de un dispositivo de evacuación que permitirá regular el caudal en los regímenes establecidos en el Plan Hidrológico del Duero (PHD), unas obras cuyo plazo está previsto en cinco meses y medio, según ha asegurado a SALAMANCArtv AL DIA el director de obra de Iberdrola, José Manuel Casado.

Según Casado, el proyecto de implantación de un régimen de desagüe consiste en actuar sobre la tubería existente del desagüe de fondo que se encuentra en el interior de una de las galerías de la presa, “ahí vamos a cortar un trozo de tubería y sustituirlo por otro trozo ya prefabricado y soldado, y que va a tener dos salidas, una de ellas para dar directamente el caudal al exterior mediante una tubería de 508 mm y que dispone de válvulas para regular el caudal entre dos parámetros, 1,35 m3/s y 2,6 m3/s”.

La actuación se desarrolla en el interior de la bóveda de la presa y no será necesario modificar el nivel del embalse. Ello es posible gracias a que la tubería del desagüe de fondo posee un sistema de válvulas que permiten actuar a los operarios sin necesidad de evacuar agua. Para ello, el primer paso es la perforación del hormigón hasta encontrar la tubería forzada y a continuación “se perforará hacia el exterior para sacar la tubería nueva instalada. “Lo tendremos antes de diciembre y el río ni se toca –añade el máximo responsable de la obra–, todo lo que estamos sacando aquí lo estamos perforando, sacamos testigos que sacaremos con una grúa y lo llevaremos a un centro de reciclado”.

[Img #357331]Como señala José Manuel Casado, la instalación de la nueva tubería contará con dos salidas, una que irá directamente al exterior para dotar al río de mayor caudal, y otra destinada a ser la toma en el futuro de una minicentral con un grupo generador tipo Francis de 4,35 MW de potencia, un proyecto que en estos momentos se encuentra en tramitación administrativa. De este modo, el responsable de Iberdrola sostiene que “el agua se podrá soltar a través de esta primera tubería, o cuando esté la minicentral en funcionamiento se soltará a través de ella y de paso generará energía; se aprovechará el agua y, al fin y al cabo, será energía limpia y renovable, por lo que sería una pena desperdiciarla”.

Esta actuación, que ha sido contratada a la empresa ACSA Obras e Infraestructuras S.A., no supone impacto medioambiental alguno. Según Casado, “ahora mismo el impacto medioambiental es cero. La ejecución de la obra en sí no causa ningún impacto, y soltar más caudal…, si la Administración nos pide que lo soltemos es porque tendrá motivos suficientemente justificados para pensar que es favorable”.

Con esta actuación se trataría de cumplir lo establecido en el Plan Hidrológico del Duero (PHD) aprobado en 2013. Según el PHD, los caudales mínimos a partir de 2015 deberían situarse en 67,5 Hm3 anuales en años pluviométricos normales, frente a los, aproximadamente, 10 Hm3 actuales, con aportaciones que irán de los 2,6 m3/s en el mes de abril a los 1,8 m3/s del mes de agosto en un año pluviométrico normal. Para establecer en mayor medida su significado, cabe señalar que la aportación que recibe el cauce del Tormes de la presa de Almendra en estos momentos es de, aproximadamente, 0,4 m3/s. Los caudales propuestos tratan de simular el régimen natural del río con un aumento en las estaciones de lluvias y su disminución durante el estío.

Asociación Bajo-Tormes

[Img #357329]La Asociación Bajo-Tormes, colectivo con sede en Villarino y actualmente con cerca de medio centenar de asociados, ha tenido como principal objetivo desde su constitución en el año 2009 la recuperación medioambiental de este tramo de 17,6 kilómetros del Tormes. Ante el inicio de las obras para dotar al Tormes de un mayor caudal, su presidente, Ángel Parra Benito, se mostraba satisfecho y celebraba que el desvelo de este colectivo a lo largo de algo más de seis años haya dado finalmente sus frutos, por lo que agradecía expresamente a los responsables de la CHD, especialmente en Salamanca, su “perseverancia hasta llevar a buen término lo que hemos venido reclamando desde hace años”.  

A lo largo de este tiempo, la Asociación Bajo-Tormes ha venido denunciando el estado de degradación que sufren estos casi 18 kilómetros del Tormes y por el que se ha visto afectada la fauna piscícola, especialmente bogas y barbos. Ambas especies han visto reducidas considerablemente sus poblaciones  como consecuencia de que hayan desaparecido las zonas habituales de freza en las que se producía el ciclo reproductivo. La causa principal se debe a la terrestrificación del cauce por la invasión de especies arbóreas que han ido ocupando el espacio del río, una situación que podría mejorar con los nuevos regímenes de caudales.

En cualquier caso, los responsables de Bajo-Tormes se muestran dispuestos a continuar trabajando hasta que el bajo Tormes presente unos parámetros aceptables para la recuperación de estas especies piscícolas y que fueron santo y seña de este río. Por ello, su siguiente  objetivo será promover la ejecución del proyecto de recuperación medioambiental para este tramo y que fue presupuestado por la CHD en 2.000.000 de euros. El proyecto en cuestión se enmarca en la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos y Riberas, y entre las actuaciones figura la modificación o retirada de obstáculos transversales y la adecuación de zonas para uso público.