Ciudad Rodrigo al día

 

Ve la luz ‘El Principinu’ para ayudar a mantener viva la palra de El Rebollar

José Benito Mateos se ha encargado de la traducción, en un proyecto de la editorial Libros desde Tuma

El salón de actos de la Casa Municipal de la Cultura de Ciudad Rodrigo acogió en la tarde del miércoles la presentación en sociedad de El Principinu, la nueva versión que se ha hecho en la palra de El Rebollar de uno de las obras maestras de la literatura universal, El Principito de Antoine de Saint Exupéry, que tras la Biblia es el segundo libro más traducido del mundo (a más de 450 idiomas y dialectos), según explicó en el acto Álvaro de Benito, editor del nuevo volumen desde su editorial Libros desde Tuma.

En torno a la editorial, apuntó que su objetivo es “recuperar espacio para cosas minoritarias”, incluido para “recuperar y visibilizar modalidades lingüísticas, las que existen y las que han existido, mediante la traducción de clásicos universales”. Con este objetivo, en el verano de 2020 se puso en contacto con uno de los mayores expertos en la palra de El Rebollar, José Benito Mateos Pascual, quién ya había publicado con anterioridad varios libros en este dialecto y que de hecho “ya tenía en mente” traducir algún libro conocido, sin saber muy bien cuál.

De este modo, tras el ofrecimiento de Álvaro de Benito, se pusieron manos a la obra, con el objetivo final de que la lengua perviva. En palabras de José Benito Mateos, escribir este libro en la lengua de sus abuelos es una manera de que quede “un trocito de ellos, de defender la lengua, porque al final también es una riqueza” como puede ser el folclore.

A la hora de crear esta versión de El Principito (leyó la introducción para mostrar “cómo empieza a sonar en la palra de El Rebollar”), José Benito Mateos apuntó que es como si lo hubiera traducido 4-5 veces en total, ya que, una vez hecho, se iba acordando de otras formas de traducir ciertas cosas, con lo cual fue realizando cambios en un libro “conocido, corto, y que no es leer por leer, tiene un mensaje”.


En lo que respecta al título, El Principito se ha convertido en El Principinu, por ser ‘-inu’ “la terminación que más se usa” en la palra, a diferencia de lo que ocurre en las otras variantes del diasistema astur-leonés, en las que ya se ha ido traduciendo el libro en los últimos lustros, empezando por una versión en asturiano llamada El Principín. A esa le han seguido otras en extremeño, mirandés y cabreirés, y ahora ésta.

Durante la presentación se dieron a conocer algunos de los entresijos que han conducido a la aparición del volumen, como que por ejemplo en España los derechos de autor de El Principito no están liberados (lo estarán en 2025, cuando se cumplan 80 años de la muerte de Antoine de Saint Exupéry). Eso hace que se trate de una edición ‘autorizada’, que ha recibido el visto bueno de la Fundación Saint Exupéry, que ha requerido del pago a la editorial que tiene los derechos en estos momentos, y que cuenta con una serie de obligaciones (por ejemplo deben aparecer las ilustraciones originales, y en el mismo orden).

De momento, a la espera de ver cómo funciona, se ha lanzado una tirada pequeña de El Principinu, sólo 150 ejemplares, pudiéndose adquirir en la librería Letras Corsarias de Salamanca, en la Librería Garzón de Ciudad Rodrigo, en la panadería El Tamborileru de Peñaparda, y a través de la página web de la editorial (mediante la dirección info.desdetuma@gmail.com). Además, se puede encontrar en una librería de Zaragoza que ha solicitado ejemplares por estar especializada en ‘Principitos’.