Ciudad Rodrigo al día

 

El Divierteatro inicia su homenaje al público con muchos más niños que el año pasado

La Plazuela del Buen Alcalde tiene tres grandes ejes: juegos, talleres y espectáculos de pequeño formato

Entre las repercusiones que tuvo el coronavirus en la Feria de Teatro 2020 estuvo que el clásico programa de animación infantil, el Divierteatro, registró una asistencia de niños muy baja, producto posiblemente del miedo que tenían en ese momento las familias a que sus chavales se juntasen con otros (pese a que se había establecido un importante protocolo para evitar cualquier masificación), y a que había bastantes menos foráneos de los habituales por Miróbriga.

Con la experiencia del desarrollo del curso escolar 2020/2021 (se nota que la gente “ya está más tranquila”, en palabras de Miriam Hernández, responsable del programa), con la vacunación llegando ya a todas las franjas de población, y con Ciudad Rodrigo registrando estos días un gran ajetreo, el Divierteatro ha vuelto a recobrar el pulso en lo que a la asistencia de niños se refiere, según se pudo comprobar en la sesión inaugural del programa, desarrollada a lo largo de la mañana del miércoles en la Plazuela del Buen Alcalde, que vuelve a ser el epicentro de toda la actividad.

Eso sí, esta asistencia de niños, y la forma de vivir el Divierteatro, está todavía limitada totalmente por la pandemia: los niños no se pueden mover libremente como era tradición de un lado a otro de la Plazuela (lo que generaba un gran jolgorio), sino que se deben mover guiados por monitores (en la entrada se van formando grupos según se alcanza cierto número de niños, hasta un máximo de 14), y además de forma ordenada, pasando de uno a otro de los distintos centros de atención con los que cuenta este año el programa.

Tal y como se explicó el día de la presentación, este año el Divierteatro (que está operativo de 10.00 a 13.00 horas, pudiendo entrar chavales hasta las 12.00 horas, ya que la ruta guiada dura una hora) cuenta con tres grandes ejes, siempre con la finalidad este año de homenajear al público de los espectáculos teatrales, lo que se refleja desde la entrada al recinto, donde se ha creado un originalísimo y llamativo patio de butacas rojas con rasgos humanos.

Una vez puesta la pegatina distintiva del programa, y definidos los grupos, comienza el recorrido de los chavales, siendo habitualmente la primera parada la zona de juegos, con un total de cuatro espacios (cada uno de ellos atendido por monitores) titulados ¿Y tú qué sabes de teatro?, Ruleta del Theatron, El Rosco del Teatro, y ¡Atención público!, para que los chavales se familiaricen con distintos conceptos del teatro, además de aprender todas las normas que deben seguir los espectadores que acuden a una función.


La zona de soportales de la parte izquierda de la Plazuela está reservada como es tradición a los talleres, donde este año se reivindica el papel del espectador como elemento esencial para que se produzca el hecho escénico, creando un objeto alusivo cada día. En la jornada inaugural del Divierteatro, cada participante pudo diseñar su propio cuaderno del espectador, a partir de los materiales individualizados que les tenían preparados. En esta zona, una vez se marcha cada grupo, hay una desinfección completa de las mesas y los materiales empleados.

El tercer eje del Divierteatro 2021 son las actuaciones de pequeño formato. Por un lado, en el Patio de Cerralbo está un año más el actor y director irlandés Denis Rafter, en esta ocasión metido en la piel de un singular vendedor de helados, Mr. Cafola, quién también ayuda a unos actores a llenar su teatro. Por otro lado, en el patio de la antigua Guardería Mi Otra Casa se cuenta con la compañía portuguesa Valdevinos Teatro, que ofrece Dom Roberto, un repertorio de teatro de marionetas tradicional portugués.

En los soportales anexos estaba en la mañana del miércoles Dani Gómez, de la compañía mirobrigense Alúa Teatro, estrenando ¡El gran Calibán!, un circo de pulgas que combina el teatro de títeres, el teatro de actor y los objetos animados; y por último, en la gran carpa-iglú que ya estuvo en la Feria del año pasado, la compañía leonesa Cirk about it apuesta por el circo contemporáneo con la involucración de los propios chavales.

Además, en los jardines del Palacio de Montarco Pilar Borrego ofreció en la mañana del miércoles, al igual que volverá a hacer este jueves, cuentacuentos gratuitos titulados Viajes literarios para niños de 3 a 6 años. Estos cuentacuentos son la opción que tienen los chavales de esa franja de edad para disfrutar del Divierteatro, ya que como el año pasado no se ha habilitado el clásico Palabreando ante las restricciones sanitarias.

Ver más imágenes: