Las Arribes al día

Ramón García Sanz, pregonero de las Ferias y Fiestas de Vitigudino 2021

Además de vitigudinense, es jefe de la Unidad de Histocompatibilidad y Biología Molecular, investigador del ‘Centro de Investigación del Cáncer’ de Salamanca y profesor asociado de medicina en la Universidad de Salamanca, además de presidente de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia

Ramón García Sanz, vitigudinense y jefe de la Unidad de Histocompatibilidad y Biología Molecular en el Clínico

Ramón García Sanz nació en Salamanca el 31 de diciembre de 1964. Fue el primer hijo de Castor y María Dolores, al que poco después siguieron Loli y Laura para formar una familia bien conocida en nuestro pueblo, primero en la Calle San Blas y luego en Santo Toribio.

Ahora vive en Salamanca con su mujer, Coro, y cinco hijos: Ramón, Arturo, Fernando, Ángela y Clara. Trabaja en el Hospital Universitario como Hematólogo Jefe de la Unidad de Histocompatibilidad y Biología Molecular. Es también investigador del ‘Centro de Investigación del Cáncer’ de Salamanca y profesor asociado de medicina en la Universidad de Salamanca. Actualmente es el Presidente de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia.

El pregonero de Vitigudino 2021 pasó toda su infancia y adolescencia en Vitigudino, en las ‘casas de los maestros’ de la calle San Blas, pues su madre era maestra del centro escolar público de Vitigudino. Eso marcó su infancia, ya que toda su educación infantil se desarrolló en esa escuela. Allí transcurrieron felices los primeros años de su vida, donde recuerda con nostalgia el comedor escolar o los partidos de fútbol en tierra, con porterías sin larguero y postes marcados con un par de piedras o alguna cartera escolar. Durante la EGB vio cómo la escuela creció con la construcción del parvulario, la invasión del ‘prao’ o los inicios del que hoy es el edificio principal, donde ya no tuvo clase. En esa época ya estaba en el Ramos del Manzano, donde cursó BUP y COU y engranó las amistades más íntimas y que hoy duran con la fortaleza que sólo la juventud es capaz de grabar en nuestro corazón. De esa época, junto a los amigos, destaca el entusiasmo y la capacidad de unos profesores también jóvenes que imprimieron en su ánimo el interés por la ciencia y las cosas bien hechas, sin olvidar la vertiente humanística del saber. Por ello, el pregonero quiere desde aquí realizar un reconocimiento a todos esos maestros que hicieron (y siguen haciendo) que en Vitigudino la educación infantil y juvenil no tenga que envidiar nada a la que se promulga en las grandes ciudades.

Gracias a ellos Ramón pasó a la Universidad sin problemas y cursó una carrera de Medicina brillante: la de un joven de ‘Viti’ que pudo aprender y divertirse entre los 17 y los 23 años exactamente igual que cualquier otro. A ello contribuyó el esfuerzo de su familia y la ayuda de sus amigos. Porque Ramón siguió disfrutando de los Corpus y la Virgen de agosto como todos los jóvenes de aquella época. Acabó la carrera 1988 y en 1990 empezó la especialidad; en 1994 publicó su tesis doctoral y empezó a trabajar en el hospital; en 1996 hizo una estancia en la Universidad Erasmus de Rotterdam y en 1999 participó en creación del Centro de investigación del cáncer de Salamanca. La investigación en cáncer una de sus principales facetas, como lo demuestran las más de 300 publicaciones internacionales o los más de 5 millones de euros que ha conseguido para financiar sus proyectos de investigación. En 2008 comenzó a trabajar como profesor asociado en la USAL y en 2013 a colaborar en la dirección de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia, de la que es su actual su presidente. Por ello es habitual su participación en congresos nacionales e internacionales de hematología.

Pero de lo que más orgulloso está Ramón es de su familia, que empezó en 1993 y que ahora es la razón esencial de su vida. Y sin olvidar a su pueblo, Vitigudino, al que gusta de venir cada poco tiempo para acompañar a sus padres y a todos los vecinos. Probablemente sea este amor a la sencillez de su pueblo la que le haya hecho mantener el contacto más directo con los que son objetivo de su trabajo: los pacientes. Pese a toda la investigación y docencia, la financiación de proyectos, las publicaciones…, la atención directa al paciente sigue siendo el eje de su trabajo. Eso explica su consulta y sus guardias, o el  que como tantos otros médicos haya pasado a formar parte de los equipos COVID que tanto han ayudado a los ciudadanos durante esta asfixiante pandemia que sufrimos. Ramón sabe que su designación como pregonero para este año ha sido en gran medida como representante de los trabajadores de la salud. Como reconocimiento de las autoridades de Vitigudino y sus vecinos al esfuerzo que médicos, enfermeras, auxiliares, celadores, administrativos y trabajadores de transporte, mantenimiento y hostelería de centros sanitarios han desarrollado durante todos estos meses. Un esfuerzo que sólo la profesionalidad y el amor por los enfermos puede justificar.

Por último, Ramón desea a todos los y las vitigudinenses y visitantes unas felices fiestas, además de mostrar su agradecimiento por el reconocimiento que supone para él y todos los profesionales sanitarios su nombramiento como pregonero de las Fiestas de Nuestra Señora del Socorro de 2021 en Vitigudino, su pueblo.