Sabugal 11 playas: De la Serra das Mesas a las Termas do Cró

Un encuentro tranquilo con la Naturaleza siguiendo el curso del Côa en sus 50 primeros kilómetros

Playa de Malcata, en el embalse de Sabugal/ Foto: Martín-Garay

El concejo de Sabugal es la cuna del río Côa. Por su territorio, de sur a norte, trascurre este curso de agua que una vez, hace siglos, ejerció de frontera entre los incipientes reinos de Portugal y de España.

El Côa nace a 1.256 m de altitud en la Serra das Mesas. Esta montaña constituye un hito geomorfológico entre Salamanca, Cáceres y Sabugal. El Côa desemboca 199 km al norte de aquí, en el río Duero, a los pies de una villa a la que precisamente otorga su nombre: Vila Nova de Foz Côa.

El Alto Côa es sinónimo de muchas cosas: de contrabando durante el siglo XX, de iberismo, de deportes de naturaleza por la Grande Rota do Vale do Côa, con 196 km, una ruta que realizan principalmente ciclistas, a los que por aquí se ve circular a menudo.

Se trata de un camino lineal que se adentra en el valle del Côa y puede ser realizado en el sentido del río (sur-norte) o en sentido inverso, en BTT, a pie o a caballo, con dificultad variable entre moderada y muy difícil. En estos momentos, la ruta está siendo objeto de trabajos de rehabilitación, por lo que puede verse alterada en alguno de sus tramos.

El curso del río sigue paralelo a la línea de frontera, coincidiendo con el eje suroccidental-noroccidental de la provincia salmantina. A la subregión que acoge su lecho se le denomina Ribacôa, las riberas del Côa.

Los concejos de Sabugal, Almeida, Pinhel, Figueira de Castelo Rodrigo y Vila Nova de Foz Côa están vinculados a él, pero es sin duda Sabugal quien más localidades tiene bañadas por sus aguas, lo que ha permitido crear toda una red de playas fluviales, desde casi la naciente hasta que el río abandona el concejo.

El agua es importante en Sabugal, al cauce del Côa se le unen varios arroyos, y unas aguas termales cercanas a su curso son utilizadas medicinalmente desde la época romana. Puentes, pontones y regaderas acompañan al caminante en las ocho rutas de senderismo señalizadas en el concejo. 

Aprovechando represas, albercas de riego y embalses, fue creada una serie de 11 playas de interior acondicionadas para el baño, el disfrute y el reposo: Fóios, Vale de Espinho, Quadrazais, Malcata, Sabugal, Alfaiates, Penalobo, Seixo do Côa, Rapoula do Côa, Vale das Éguas y Badamalos.

Encontraremos aquí parajes boscosos y otros más abiertos. Algunos más salvajes y otros más domesticados.

Recorramos, de sureste a norte, el concejo de Sabugal, sumergiéndonos en las refrescantes aguas dulces de alguna de las playas que deja el Alto Côa a lo largo de sus 50 primeros  kilómetros.

FÓIOS, el Côa virgen

La playa de la localidad de Fóios está situada a sólo 3 km del nacimiento del río, por lo que sus aguas no pueden ser más puras. La piscina fluvial se ubica en el centro del pueblo, aprovechando el tradicional cierre de compuertas practicado en la época estival. Aquí el río es una tabla y a él se accede a través de varias escaleras situadas a lo largo de toda la piscina, que tiene una profundidad entre los 80 y los 200 cm.

La circunda una zona de césped y otra de sombra bajo un voladizo. Hay merenderos y están disponibles baños y duchas.

Fóios es una típica localidad serrana, rodeada de un bosque de castaños, muy cerca de Navasfrías (Salamanca). Los espíritus curiosos sentirán imperativo realizar una pequeña caminata hasta el nacimiento del río Côa (PR3 Naciente del Côa). Aquí se encuentra la Estación de la Biodiversidad de Fóios y el comienzo de la Gran Ruta del Côa.

El Alto Côa deja muchas zonas de pesca, principalmente, de trucha. Cerca de aquí hay una piscifactoría con restaurante anejo, donde poderlas comprar o saborear in situ bajo la forma de múltiples recetas.

MALCATA, la playa del embalse

El río Côa es aprovechado en el embalse de Sabugal, que se avista a lo lejos como un espejo de agua desde la carretera por la que se accede al pueblo de Malcata y a la Reserva Natural de la Serra da Malcata, continuación de la Sierra de Gata española.

Antes de llegar al espacio urbano, un camino asfaltado da acceso a esta playa, rodeada de fresca zona ajardinada con hortensias, parrillas, bancos y mesas de madera. Hay un chiringuito donde sirven bebidas y algunas tapas, una zona verde y otra de arena para extender la toalla, ambas cayendo hasta el plano de agua. La piscina flotante que veremos está cerrada, debido a las actuales circunstancias sociosanitarias.

Cerca de la playa, al otro lado de la carretera, hay un parking para caravanas. El pueblo, con unos 350 habitantes, es conocido por su queso, elaborado con leche de cabra, pues aquí el pastoreo y la silvicultura contribuyen al manejo forestal. Paseando por sus calles, encontramos aún algún ejemplo de arquitectura típica.

Siguiendo la GR Vale do Côa, al norte de Malcata, subiremos hasta el Alto da Machoca, a 1.078 m de altitud, uno de los puntos de avistamiento de aves y de control de incendios de Malcata, que fue declarada Reserva Natural en 1981. Desde aquí tendremos una noción de las principales especies vegetales que pueblan esta sierra: roble negro, castaño, encina, alcornoque, madroño o pino.

Una sierra donde se realiza una gestión integrada del paisaje, tendente a minimizar el riesgo de incendio forestal, también en colaboración con la Diputación de Salamanca.

SABUGAL, la larga playa urbana

La Praia Fluvial da Devesa se sitúa en la parte sur de la capital del concejo, bajo los principales monumentos de su centro histórico, entre los que sobresale el castillo de alta torre pentagonal.

Las márgenes del río piden un paseo. Hay una zona sombreada para descansar, una piscina natural para niños, merenderos y bar con terraza, además de instalaciones sanitarias. A las afueras de la localidad, en el camino del cementerio, hay un Punto de Mantenimiento para Bicicletas.

A esta playa se le ha atribuido un aforo de hasta 600 personas después de aplicar la normativa anti-covid.


Además del paseo fluvial, ascender a la villa y visitar el Castillo de Sabugal, con su torre de cinco lados, el Museo Municipal, la parte vieja intramuros o la Casa de la Memoria Judía puede ser un plan idóneo previo al baño en la playa.

Al andar por el concejo de Sabugal, no podremos obviar el relevante papel de este territorio en la defensa de los confines de los reinos de León y de Portugal durante la Baja Edad Media ni el protagonismo de su río, el Côa, ejerciendo como frontera entre ambos. En un radio de poco más de 20 km existen cinco villas medievales, que han dado origen a la Ruta de los 5 Castillos de Sabugal.

RAPOULA DO CÔA, aguas profundas y menos profundas, pero todas refrescantes

A unos 100 metros del casco urbano de esta localidad, llegamos hasta el lecho del río Côa. Su paso es aquí aprovechado para marcar dos espacios: uno con mayor profundidad ideal para nadadores más experimentados y otro donde las aguas no cubren y circulan tranquilas. Ambos están separados por un dique abierto solo por un extremo. Las aguas cristalinas permiten ver los cantos del lecho del río, alguno de considerable tamaño. El baño es tonificante, estas aguas refrescan al instante.

La margen izquierda tiene una vegetación más abundante y rocas redondeadas donde extender la toalla. La margen derecha alberga un arenal soleado con sombrillas de paja.

La playa cuenta con un animado bar, instalado en lo que antes era un molino de agua, el antiguo Moinho do Giestal. Al lado se sitúan los vestuarios y baños. A la entrada, hay un amplio estacionamiento.

Una ruta ideal que tenga como colofón un baño en la playa de Rapoula do Côa es realizar la PR8, una de las ocho rutas de senderismo existentes en el concejo de Sabugal, que suman en total 225 km. Tiene unos 17 km de recorrido circular, partiendo de las cercanas Termas do Cró, un balneario existente desde principios del siglo XX que en 2016 inauguró nuevas instalaciones, entre las cuales, un hotel de lujo con arquitectura integrada en el paisaje. Es una ruta que trascurre en gran parte al lado del Côa y de uno de sus afluentes, el arroyo do Boi.

Un poco más al norte, encontramos el célebre Puente de Sequeiros, de origen medieval, uno de los pasos más importantes sobre el río Côa y con una estructura singular: en uno de sus extremos hay un arco que hacía las veces de aduana, cuando parte del territorio de Ribacôa era español y el río Côa ejercía de frontera. 

VALE DAS ÉGUAS, romanticismo natural entre claroscuros

Se trata de uno de los entornos fluviales más vivos y menos domesticados del concejo. En la también conocida como Praia Fluvial da Ínsua, el Côa corre con alguna energía, siendo remansado en la piscina de piedra. Los altos árboles meciéndose, el murmullo del agua y la hierba fresca hacen de este lugar un escenario donde se conecta rápidamente con la naturaleza.

En algunas partes, habrá gente pescando y, tras los muros que delimitan la playa, puede haber ganado pastando en los prados anejos. Un puentecillo de madera conecta ambas orillas. 

El bar sirve algunos aperitivos y una plataforma en medio del río forma parte de la terraza. Hay una zona de parrillas y merenderos. Esta playa tiene una capacidad para 200 personas después de la aplicación de las normas anti-covid. 

La cercana localidad de Vila do Touro puede ser un complemento perfecto para un día a orillas del Côa. Su castillo inacabado, la contigua capilla de Nª Sª do Mercado, la iglesia parroquial, las fuentes y los ejemplos de arquitectura típica beirã en granito, posibilitarán un melancólico paseo al caer la tarde.

Lindante con el sudoeste salmantino, al concejo de Sabugal se accede por la comarca de Ciudad Rodrigo, bien desde Vilar Formoso, bien desde la Alberguería de Argañán, la Alamedilla o Navasfrías. 

Normas anti-covid 19

Teniendo en cuenta las dimensiones de cada zona fluvial, fue calculada la capacidad máxima de su playa, según las normas marcadas por la Agencia Portuguesa del Ambiente (APA) y la Dirección General de Sanidad (DGS) de Portugal.

En las playas que cuentan con socorristas y otro personal de apoyo, se les puede preguntar ante cualquier duda sobre la posibilidad de entrar en el espacio y sus normas concretas de uso. En las playas sin vigilancia, mantener en todo momento las medidas de protección por todos conocidas, como distancia física con otros usuarios, uso de mascarilla y etiqueta respiratoria.

Hay playas que no cuentan con socorrista pero sí con personal de vigilancia.

A tener en cuenta que la aplicación Info Praia de la APA no tiene información relativa a todas las playas interiores.

Según la normativa de la DGS, los deportes practicados por dos o más personas están prohibidos. Según informa el municipio de Sabugal, el alquiler y uso de algunos equipamientos náuticos puede estar no permitido. Las infraestructuras sanitarias estarían abiertas y serían objeto de higiene reforzada a lo largo del día.

Si se siente enfermo, no visite la playa. Actualmente, en Portugal es obligatorio el uso de mascarilla en todos los espacios, interiores y exteriores.

Más información en las Oficinas de Turismo de Sabugal (Museo Municipal de Sabugal y Aldea Histórica de Sortelha), en la web de la Agencia Portuguesa del Ambiente (APA) o en la web del municipio de Sabugal.