Viernes, 15 de noviembre de 2019

Una jornada playera y senderista en Rapoula do Côa y el PR8 de Sabugal

Lindando con el sudoeste de la provincia de Salamanca nace el río Côa, que deja cinco playas en el tramo inicial de su curso, abriendo las puertas a un valle de gran riqueza ambiental y arqueológica

La playa de Rapoula do Côa está acondicionada y dispone de varios servicios, como bar, vestuarios, baños, pistas deportivas y parking/ Rep. Gráf. Martín-Garay

La playa fluvial de Rapoula do Côa es una de las cinco playas que deja este río portugués, antigua frontera natural con el reino de León, a su paso por el concejo de Sabugal, en la parte alta de su curso.

Salamanca al Día visita esta playa, situada a unos 40 kilómetros del nacimiento del río Côa en la rayana Serra das Mesas, cuya morfología marcadamente granítica coliga tres territorios: Castilla y León, Extremadura y el concejo portugués de Sabugal.

¿Qué tiene de particular la playa de Rapoula do Côa? Varios detalles, a nivel paisajístico, de infraestructuras y sociológico.

Una ventaja de esta playa fluvial es el dique que la divide en dos: una zona más profunda, destinada a los nadadores más avanzados, a quienes les guste sumergirse en aguas más profundas o a los aventureros que quieran disfrutar de la tirolina; y otra más segura para los niños o para aquellos que solo desean un baño por el simple placer de refrescarse. Ambas partes están comunicadas en un extremo, por donde pasa libre el cauce del río.

La playa cuenta también con un espacio reservado para la práctica de pesca deportiva. En el curso alto del río Côa aún abundan las truchas, en primavera se realizan algunos campeonatos y es un alimento que forma parte de muchos platos de la gastronomía comarcal, como por ejemplo, la trucha escabechada.

La playa de Rapoula do Côa se caracteriza también por las abundantes zonas de sombra que proporcionan los alisos y algún sauce llorón existentes a orillas del río, que circula en mitad de una zona boscosa. Para extender la toalla, podemos elegir la margen izquierda, con hierba bajo los árboles y con rocas grandes, lisas y redondeadas; o la margen derecha, con arena y sombrillas de paja. Para pasar de un lado a otro hay dos diques, uno de ellos forrado con césped artificial para prevenir resbalones.

Al acceder a la playa encontramos un campo de hierba para practicar fútbol u otros juegos, así como los baños, los vestuarios y el bar, que ocupa lo que antiguamente fue un molino de agua, el Moinho do Giestal.

La playa se encuentra a solo unos 100 metros del casco urbano. Hay un amplio parking a la entrada y pistas deportivas. El día que visitamos la playa de Rapoula do Côa, aproximadamente dos tercios de los coches estacionados tenían matrícula francesa. La comarca de Sabugal sufrió mucha emigración durante el siglo XX, primero hacia Lisboa y a partir de la segunda mitad del siglo, principalmente, a Francia. Esos emigrantes o sus hijos y nietos regresan cada verano a la tierra de origen. Muchos ya no hablan portugués o lo hablan con dificultad, las familias se han mezclado, por lo que es habitual escuchar hablar en francés a nuestro alrededor mientras disfrutamos del paisaje y del frescor del agua de esta playa.

El agua está cristalina, vemos los peces y las resbaladizas rocas del fondo, accedemos a ella por escalinatas de piedra en la parte de menor profundidad, o por escaleras metálicas en aquella que hace las veces de “piscina fluvial”, a la que muchos prefieren llegar mediante tirolina.

Observamos que la mayor parte de los usuarios son familias completas y grupos de jóvenes. Abundan los niños, que son los que más disfrutan de todos los alicientes del paraje. En la parte de menor caudal no hay ningún peligro pero, al ser una playa sin socorrista, los pequeños deberán en todo momento estar bajo vigilancia de algún adulto.

La comarca de Sabugal, situada al suroeste de la provincia de Salamanca, a la que se puede acceder desde Ciudad Rodrigo o por Vilar Formoso, cuenta con un paisaje natural en el que destacan tres valores: la Reserva Natural de la Sierra de Malcata (continuación de la de Gata y de la cordillera central española), la Serra das Mesas y el nacimiento y primer tramo del río Côa.

El río Côa nace cerca de la localidad de Fóios, llega a la capital del concejo, Sabugal, para emprender una ruta que curiosamente corre de sur a norte, pues el Côa desemboca en el Duero a la altura de Vila Nova de Foz Côa, unos 190 kilómetros al norte del lugar donde nació.

Senderismo en los alrededores: la Gran Ruta del Valle del Côa y la PR8 Sabugal

Este río Côa, tan determinante en la idiosincrasia rayana que hasta el Tratado de Alcañices de 1297 ejerció de frontera natural entre Portugal y la Extremadura Leonesa, ha dado origen a la Gran Ruta del Valle del Côa. Se trata de un camino que puede ser realizado en el sentido del río (sur-norte) o en el sentido inverso a lo largo de 196 kilómetros recorridos a pie, en bicicleta o a caballo, con dificultad variable entre moderada y muy difícil.

Sin embargo, una ruta ideal para acabar con un baño en la playa de Rapoula do Côa es la PR8, una de las ocho rutas de senderismo existentes en el concejo de Sabugal. Tiene unos 17 kilómetros de recorrido circular, partiendo de las cercanas Termas do Cró, un balneario existente desde principios del siglo XX, aunque se sabe de las propiedades de estas aguas desde la época romana. En 2016 se inauguraron sus nuevas instalaciones, entre las cuales, un hotel de lujo con arquitectura integrada en el paisaje.

La PR8 es una ruta para conocer la relación entre el agua, la geología y la etnografía existentes en esta zona, mediante un paseo en paralelo al río Côa y sus afluentes.

Podemos comenzar el camino echando un vistazo al espacio interpretativo del agua existente a la entrada del balneario de Cró. Seguiremos hacia el pueblo de Rapoula do Côa para subir al Alto de Nª Sª das Preces, desde donde detenernos a observar el amplio paisaje que desde aquí se obtiene del valle del Côa.

Esta es una ruta con paisajes muy diversos, durante gran parte de ella iremos al lado del río Côa y de uno de sus afluentes, el arroyo do Boi. Cruzaremos por puentes, pontones y caminitos de piedras sobre el agua, pues la mano del hombre interfirió en estos paisajes para adaptarlos a la actividad agropecuaria, aún predominante en el concejo de Sabugal. Encontraremos también molinos, represas y regaderas.

La PR8 puede ser realizada con la variante de la GR Vale do Côa, entre Rapoula y la zona donde el arroyo do Boi desemboca en el Côa.

Para llegar a Rapoula do Côa desde la capital salmantina, el camino más directo es la A25, que cogeremos en Vilar Formoso. Unos 11 kilómetros después, en el Alto do Leomil, dejaremos la vía rápida en la salida 30 para coger la N324 en dirección Sabugal. Atravesaremos varios pueblos, entre ellos, Cerdeira do Côa. Llegaremos a nuestro destino, Rapoula do Côa, aproximadamente una hora y media después de la salida.

Ver más imágenes: