Prolongado el control de fronteras entre España y Portugal hasta el 16 de marzo

Se han añadido dos puntos de paso autorizado más a los actualmente operativos

Paso de Fuentes de Oñoro-Vilar Formoso

Los gobiernos de España y Portugal han acordado una nueva prórroga del control en sus fronteras terrestres y fluviales hasta el 16 de marzo.

La circulación entre los dos países está limitada desde el pasado 31 de enero, estando solamente permitida a través de los puntos de paso autorizados, siete permanentes durante las 24 horas todos los días de la semana y nueve con horario restringido. En este último grupo se añaden ahora otros dos más en la frontera con Galicia.

La circulación está solamente permitida a los trabajadores transfronterizos, al transporte internacional de mercancías, por razones sanitarias o a los nacionales portugueses, españoles o de otros países en regreso a su lugar de residencia.

De los 18 puntos de control donde podrá efectuarse el paso por alguno de los motivos expuestos a partir del 2 de marzo, en la comunidad autónoma de Castilla y León se encuentran dos permanentes: Vilar-Formoso-Fuentes de Oñoro (Salamanca) y el de Quintanilha en la carretera E-82 Zamora-Bragança. Y otros dos en horario limitado: Miranda do Douro-Torregamones (días hábiles de 7:00 a 9:00 y de 17:00 a 19:00 horas) y Rio de Onor-Rihonor de Castilla (miércoles y sábados de 10:00 a 12:00 horas), ambos en Zamora.


Según el Ministerio de Administración Interna de Portugal, esta nueva prórroga ha sido articulada junto con los ayuntamientos de los municipios rayanos. Muchos de ellos, sin embargo, se hacen eco de las continuas quejas de ciudadanos y empresas de sus comarcas por los perjuicios económicos acarreados por estas prohibiciones en un territorio donde la división se diluye, recordando que en algunos rige el estatuto de Euro-Ciudad, como sucede entre el concejo de Almeida y la comarca de Ciudad Rodrigo, siendo particularmente frecuente esta figura entre municipios del sur de Galicia y el norte de Portugal. 

Desde el 31 de enero que se retomó el control en las fronteras terrestres por segunda vez desde el inicio de la pandemia de Covid-19 (la primera fue entre marzo y julio de 2020), muchos ciudadanos de estas comarcas multiplican cada día por razones profesionales kilómetros y tiempo para acceder al punto de paso autorizado más próximo.