Advertisement Advertisement
Martes, 2 de marzo de 2021
Las Arribes al día

Masueco de la Ribera, los caminos del agua

Recorrido por el Pozo de los Humos y la cascada del Pinero, además de los lavaderos de la Fontanica, espacio de extraordinario encanto situado en las inmediaciones del casco urbano

Masueco de la Ribera comparte con Pereña de la Ribera la joya más admirada y conocida del Parque Natural Arribes del Duero, un lugar de visita obligada al final del invierno y durante los meses de primavera. El Pozo de los Humos da nombre a esta cascada, de unos 50 metros de altura, por la que se despeña el río Uces antes de entregarse al padre Duero. Es –sin ningún género de dudas- el paraje más conocido de las Arribes, a la postre el más visitado durante los meses de lluvias.

El río Uces, que nace en la comarca histórica de La Ramajería al unir en su cauce riveras y arroyos desde los Peralejos e Iruelos hasta formar cuerpo en el pueblo que le da nombre (Las Uces), discurre en su último tramo entre los términos municipales de Pereña y Masueco, pero es en el paraje del Pozo de los Humos donde, a pesar de ser el mismo río, ofrece al observador dos panorámicas bien distintas, la inmensidad del paisaje que percibe quien lo hace desde el mirador de Pereña, y la del vértigo que se instala en quienes observan su cascada desde el mirador de Masueco, construcción realizada por su Ayuntamiento hace unos años y que ha facilitado a miles de personas admirar este extraordinario accidente de la naturaleza, punto a la postre elegido en esta ocasión por LAS ARRIBES AL DÍA para esta nueva entrega de Los Caminos del Agua.

El acceso al Pozo de los Humos desde Masueco está suficientemente señalizado y su ruta parte del casco urbano del municipio con dos alternativas, una a pie y otra en coche que nos sitúa a 1,5 kilómetros de la cascada y cuyo tramo, de fuerte pendiente, debemos realizar a pie; y entre ambos puntos del recorrido nos acompañan viñedos, olivares, almendros y castaños.

La impresionante imagen que produce el río Uces en su vertiginosa caída, en momentos de fuerte caudal, hace que el visitante tenga la percepción de encontrarse en otro lugar del planeta, quizá junto a alguno de esos paisajes que nos ha cautivado desde la televisión y que se encuentran en mitad de la jungla, pero nada más lejos de la realidad, se trata de las Arribes, a 90 kilómetros de la capital salmantina y donde el agua es todo un espectáculo.

La grandiosidad del Pozo de los Humos dejó prendado al mismísimo Miguel de Unamuno, quien dijoDivídese la cascada mayor en dos cuerpos, debido al saliente de la roca, y va a perderse en un remanso de donde surge el vapor de agua pulverizada por el golpe, que le ha valido al paraje el nombre de los Humos…”.

Y así es, el Pozo de los Humos debe su nombre a la cascada de agua de 50 metros sobre el cauce del río Uces y que, en momentos de grandes avenidas, golpea contra la roca produciendo una densa niebla y la sensación de que se trate de humo que surge de la profundidad del pozo.

Pero si el Pozo de los Humos es el lugar más conocido de Masueco, este no es el único con encanto del municipio, hay otros caminos del agua que también se han hecho con un rincón en los corazones de sus vecinos y de cuantos los conocen. Uno de estos caminos del agua nos lleva hasta la cascada del Pinero o también conocido como el Pozo de los Lirios, salto de agua de unos 12 metros de altura y por el que se despeña el cauce del arroyo de la Puente. Una de las singularidades de la cascada del Pinero es que permite observar la caída del agua desde su interior, para lo cual tiene habilitado un pasillo dotado de una línea de seguridad mediante cadenas y cuerda.   

Su visita presenta dos posibilidades, una a pie desde el casco urbano de Masueco, y otra en coche hasta un kilómetro de la cascada. Para este último recorrido deberemos dirigirnos hasta la localidad de Corporario y coger la primera calle a la derecha, que nos conducirá a las afueras del pueblo hasta un camino de tierra, y este hasta el camino asfaltado de la Playa del Rostro, que abandonaremos en la primera salida a la derecha. Este nuevo camino de tierra nos conducirá a la zona de aparcamiento que se encuentra señalizada con el letrero de Cascada del Pinero.

Además de sus cascadas, Masueco presenta otros lugares de gran encanto. Siguiendo con sus caminos del agua, es obligado realizar un recorrido por tres de sus fuentes tradicionales, parte del patrimonio arquitectónico, histórico y cultural de Masueco y que el Ayuntamiento ha adecentado recientemente mediante labores de limpieza y la incorporación de rejas como elementos de seguridad. Se trata de la Fuente del Cachón, la Fuente del Concejo y la Fuente de Fontanicas.

Precisamente, esta última es unos de los lugares de mayor encanto que ofrece Masueco, un lugar donde se puede observar la fuente y los lavaderos de la Fontanica, un rincón lleno de magia y de recuerdos para sus vecinos, pues aún se puede adivinar aquí a las mujeres junto a sus barreños de ropa, arrodilladas sobre la piedra y con sus manos restregando la colada.

Y tras todo esto, Masueco de la Ribera bien merece un recorrido por sus caminos del agua.