Las Arribes al día

Pereña de la Ribera, los caminos del agua

El majestuoso Pozo de los Humos, la magia del Pozo Airón o el molino del Puente son algunos de los itinerarios propuestos, un recorrido que se convertirá en una experiencia de por vida

Pereña de la Ribera comparte con el municipio de Masueco la auténtica joya del Parque Natural Arribes del Duero. El Pozo de los Humos, cascada de unos 60 metros de altura por la que se despeña el río Uces antes de entregarse al padre Duero, es –sin ningún género de dudas- el paraje más conocido de las Arribes, a la postre el más visitado durante estos meses de lluvias.

El río Uces, que nace en la comarca histórica de La Ramajería al unir en su cauce riveras y arroyos desde los Peralejos e Iruelos hasta formar cuerpo en el pueblo que le da nombre (Las Uces), discurre en su último tramo entre los términos municipales de Pereña y Masueco, pero es en el paraje del Pozo de los Humos donde, a pesar de ser el mismo río, ofrece al observador dos panorámicas bien distintas, la del vértigo que se instala en quienes observan su cascada desde el mirador de Masueco, y la grandiosidad del paisaje que percibe quien lo hace desde el mirador de Pereña, punto elegido en esta ocasión por LAS ARRIBES AL DÍA para esta nueva entrega de Los Caminos del Agua.

El acceso al Pozo de los Humos desde Pereña de la Ribera está suficientemente señalizado. En estos momentos se puede acceder en vehículo hasta sus inmediaciones, aunque en momentos de gran afluencia de público, el acceso en coche se restringe y queda limitado hasta un merendero situado a mitad de camino, a unos dos kilómetros del paraje.

La panorámica que desprende el río Uces en su vertiginosa caída, en momentos de fuerte caudal, hace que el visitante tenga la impresión de encontrarse en otro lugar, quizá en algún otro punto del planeta donde la grandiosidad del paisaje convierte al hombre en el ser más diminuto de cuantos pisan La Tierra.

No es difícil adivinar, una vez conocida la belleza del paraje, que su nombre como Pozo de los Humos debe su origen a la densa niebla que se crea en el vacío tras el fuerte impacto del torrente de agua, en caída vertical, buscando el cauce para llegar al Duero.

Pero si el Pozo de los Humos es el paraje más famoso y grandioso de las Arribes, este no es el único que puede sorprender al visitante en Pereña, es más, sus vecinos conceden al Pozo Airón el mismo lugar en sus corazones. Y es que no le faltan razones para ello, pues el Pozo Airón es un lugar lleno de encanto, una cascada ‘más humilde’ que la del Uces, pero llena de magia. De hecho, una de sus singularidades es la posibilidad de ver caer el agua del arroyo Los Cuernos desde el interior de la cascada, aunque esta opción es mejor realizarla en momentos de menos caudal que el actual, pues un torrente demasiado caudaloso resta visibilidad hacia el exterior.

Su acceso tampoco requiere demasiada dificultad salvo en sus últimos 400 metros, donde el desnivel del terreno lo salva un sendero de herradura. En el casco urbano de Pereña se pueden observar varias señales que orientan al visitante en la dirección correcta. El recorrido del camino, unos tres kilómetros, puede realizarse en coche hasta 1,5 kilómetros del paraje, donde se encuentra una zona de aparcamiento. En este tramo de a pie, el sendero sigue el curso del arroyo hasta el mismo Pozo Airón, paraje que se adivina cuando comienza a escucharse en el aire el eco que produce el golpeo del agua en su caída buscando el Duero, de ahí su nombre.

Como en la mayoría de los pueblos de las Arribes, el agua ha sido un elemento fundamental en la vida de los vecinos de Pereña, pues no en vano su término municipal está surcado por los ríos Duero y Uces, además de varias riveras, arroyos y regatos. Precisamente, en una de esas riveras, en la que separa los términos de Pereña y La Peña, se encuentra uno de los molinos harineros que cobró gran importancia en el pasado.

El molino del Puente se ubica aguas arriba del puente de piedra situado en el antiguo camino de Pereña a La Peña, es propiedad de Felipe ‘El Correo’ y ha sido restaurado recientemente, contribuyendo de este modo a la conservación del patrimonio arquitectónico y etnográfico de las Arribes. Para llegar hasta él es necesario tomar la carretera con dirección a La Peña, y a unos 2,8 kilómetros tomar un camino a la derecha que nos lleva hasta el molino tras recorrer dos kilómetros más por una pista de tierra.

Recorrer estos días los caminos del agua en Pereña de la Ribera será una experiencia de por vida.         

  • Vista desde el interior de la cascada del Pozo Airón / REP. GRÁFICO: CORRAL
Ver más imágenes: