Las Arribes al día

El alcalde de Brincones se opone a la planta fotovoltaica proyectada en este municipio

Afectará a unas 80 hectáreas de terrenos comunales, una zona de valle que se aprovecha como pasto para el ganado y que colinda con tierras particulares de Ahigal de Villarino y Sanchón de la Ribera

Parque fotovoltaico de estructura similar al proyectado

El alcalde de Brincones, José Hernández, se opone a que este municipio aporte tierras a la planta fotovoltaica de 200 Mw que proyecta una empresa de energías renovables y que afecta también a los términos municipales de Ahigal de Villarino y Sanchón de la Ribera (Carrasco), según recoge la eléctrica en su página web.

José Hernández señala que este proyecto se asentaría sobre 50 hectáreas de valles comunales del municipio, además de terrenos de propiedad privada en el resto de los municipios, como han confirmado también a LAS ARRIBES AL DÍA sus respectivos alcaldes, aunque precisan que desconocen oficialmente las características del proyecto.

Según el alcalde de Brincones, representantes de la empresa promotora se acercaron a Brincones hace unos meses “para conocerme y explicarme el proyecto, tratando de convencerme, pero desde un primer momento les dije que no estaba de acuerdo, y más tratándose de terrenos del Ayuntamiento, del común de los vecinos. Estamos hablando de terrenos públicos, si fuesen míos los defendería de otra manera”.

Sobre el resultado de este encuentro, el regidor recuerda que “me dijo el representante que informaría a la empresa para que sacara a Brincones del proyecto, pero este lunes recibo una carta de la Subdelegación del Gobierno informándome de que hemos sido incluidos. Y después, me encuentro en el campo con marcas sobre el terreno y que han hecho sin mi permiso. Además, le están dando publicidad al proyecto sin el acuerdo de los afectados, y eso no me parece bien”. Unas declaraciones con las que también pretende dejar claro a sus vecinos de que “yo no he autorizado nada”, como algunos han tratado de recriminarle este lunes, asegura José Hernández.

Sobre los ingresos que recibiría Brincones por la instalación, renta por el uso de los terrenos, producción de energía y licencias, al contrario que la mayoría, a José Hernández no le interesa porque para él “no es una cuestión de dinero, es por el destrozo que ocasionan. El que quiera plantas fotovoltaicas que se las ponga en sus fincas, que ellos tienen muchas. No estoy de acuerdo con que monten un parque fotovoltaico. A mí me gusta la naturaleza tal cual está. Que se modifiquen los ecosistemas no me gusta, y si lo puedo mantener como está, lo haré”.

Sobre los motivos de la elección de este emplazamiento, el regidor está convencido de que “es porque solo tienen que cortar tres árboles, es todo llano y está limpio, el mejor valle que tenemos en Brincones. No entiendo que siempre tenga que perder el pequeño para que el grande se lo lleve. Es triste que nos tengamos que ir del pueblo para dejar el sitio a una multinacional”, por lo que a José Hernández le gustaría que se buscase otro emplazamiento.

Según señala la empresa en su web, la planta fotovoltaica Villarino se desarrollará en los términos municipales de Ahigal de Villarino, Sanchón de la Ribera y Brincones, y el parque eólico en Villarino de los Aires, Trabanca, Ahigal de Villarino, Almendra, El Manzano, Iruelos, Puertas y Villar de Samaniego, en la provincia salmantina, y representarán una inversión cercana a los 400 millones de euros.

Su construcción contará con un importante componente local, tanto de proveedores industriales como por la involucración, en períodos punta de trabajo, de hasta 1.100 trabajadores.

Una vez operativas, estas instalaciones generarán energía limpia suficiente para abastecer a una población equivalente a 290.000 hogares y evitará la emisión a la atmósfera de 182.000 t CO2/año.