Cyro de Mattos. La poesía en el corazón de Brasil

El 2 de octubre de 2013 presenté el poemario bilingüe portugués-español Onde Estou e Sou. Donde Estoy y Soy, de Cyro de Mattos (Itabuna, Sur de Bahía, Brasil, 1939), traducido por Alfredo Pérez Alencart, Editorial Verbum, en el XVI Encuentro de Poetas Iberoamericanos, Salamanca, coordinado por Pérez Alencart y realizado en colaboración con la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes. Ese miércoles por la mañana había estado en las bibliotecas de la Facultad de Filología Hispánica de la Universidad de Salamanca y en la de la Universidad Pontificia de Salamanca, en la calle Compañía, Biblioteca Vargas-Zúñiga. Poco antes de las 5:30 p. m., la hora de la cita, salí de la segunda biblioteca, imprimí mi presentación https://bit.ly/3hW10Tq y acudí al evento. En ese mismo lugar, el Centro de Estudios Brasileños, tres años después, leí mi tesis doctoral https://bit.ly/3biLK1H 

 

Cyro de Mattos (Itabuna, Sur de Bahía, Brasil, 1939)

 

Salamanca ha sido para mí una ciudad donde he nacido de nuevo, del agua de su piedra de oro y de las letras de su historia impresas en el alma de la lengua española. Salamanca es tanto, tanto es su nombre como tanta es la oscuridad de la noche donde surge del silencio el sentido del mundo secular. La ciudad es tantos nombres para mí, innumerables e inabarcables, así como lo es a su manera de verso y sabiduría la obra de Cyro de Mattos. En nuestros correos electrónicos se dirige a mí con la cortesía de un Caro Juan Angel Torres Rechy. En los libros que me ha enviado a México y a China siempre luce una dedicatoria elegante. Su afecto y respeto profesional nunca ha dejado de estar a una altura distinguida. Por eso ahora yo pretendo mostrarme agradecido con este homenaje en extremo sencillo para una persona a quien el lazo de la amistad me acerca de una manera sincera y cordial. Alfredo Pérez Alencart fue el puente entre nosotros, como lo ha sido desde finales de la década de los ochenta para todos los países iberoamericanos.

Recientemente, Cyro de Mattos ha sido condecorado con la Medalha Zumbi dos Palmares de la Câmara Municipal da Cidade de Salvador, y con el Prêmio Conjunto de Obra de la Academia de Letras de Bahia e a Eletrogóes, por sus cerca de cincuenta obras literarias publicadas en Brasil y sus trece libros publicados en cinco países de Europa. Otros honores han sido el Prêmio Afonso Arinos, de la Academia Brasileira de Letras, Prêmio da Associaçao Paulista de Críticos de Artes, Prêmio Pen Clube do Brasil y Prêmio Literário Nacional Cidade de Manaus. Jorge Amado lo ha aplaudido por su diseño de una poética donde el amor humano no se aparta de la hondura de otro amor volcado en la naturaleza. Esta cita la recojo de un libro publicado en estos días, en cuyo epílogo encontramos crítica a volúmenes anteriores, O discurso do rio https://bit.ly/3hVciao 

 

XVI Encuentro de Poetas Iberoamericanos
Salamanca, España, 2013. Foto de Pablo Rodríguez

 

El espacio de una columna, evidentemente, no resulta el más correcto para el tema señalado en nuestras palabras. Un homenaje necesita otro soporte más extenso. Por ello, en esta ocasión me limito a la mención de su nombre y al respaldo de autoridades académicas brasileñas para señalar su valía letraherida. En otro momento espero contar con la ocasión de llevar a buen puerto la iniciativa de viaje expuesta aquí. En todo caso, aunado al valor indiscutible atestiguado por los renglones de arriba subrayo su generosidad y calidad humana. En un artículo del filósofo español Ángel Gabilondo Puyol, aparecido en el número 14 (2009) de la revista Tendencias pedagógicas, leemos que “El maestro antes de reclamar ser escuchado, ha de aprender a ser oyente de ese decir que nos advierte en ocasiones del silencio lleno de interés de quien mira expectante, necesitado. Aquello que hace hablar al maestro ha de ser lo mismo que le hace escuchar al alumno.” Sin lugar a dudas, estas palabras reflejan mi impresión de la paciente amistad y escucha de Cyro de Mattos, quien desde un pedestal sustentado por su Ordem do Mérito de Bahia y su Doctorado Honoris Causa por la Universidade Estadual de Santa Cruz, siempre ha sido para mí un interlocutor situado a mi nivel, modesto en su actitud humilde y pequeña de amigo, siempre atento a nuestro intercambio letrado https://bit.ly/3hXNsXA Nunca se ha dejado ganar en generosidad. La presentación del día 2 de octubre en el XVI Encuentro de Poetas Iberoamericanos la incluyó como epílogo de su libro Donde Estoy y Soy, publicado cuatro años más tarde en España, por la editorial Verbum https://bit.ly/3q1dyvB y https://bit.ly/2MMXIq9 

 

Lugar

Ainda que eu seja
Um grão no deserto
O poema é meu lugar
Onde tudo arrisco.
Irriga minhas veias
Como a chuva a terra
Em suas mil línguas.
Antigo, tão antigo,
Anuncia-me cativo
Da solidão solidária
Dizendo silêncios.
Sem esse jeito
De ser flor e vento,
Sonho e música,
Palavra só amor,
Não há o espanto,
A lágrima, o beijo,
O riso, o epitáfio,
Não há o sentido.


Lugar*

Aunque yo solo sea
Un grano en el desierto
El poema es ese lugar
Donde lo arriesgo todo.
Irriga mis venas
Como la lluvia a la tierra
con sus mil lenguas.
Antiguo, tan antiguo,
Me presenta cautivo
De la solidaria soledad
Que expresa silencios.
Sin esa forma
De ser flor y viento,
Sueño y música,
Palabra solo amor,
No existe el miedo,
La lágrima, el beso,
La risa, el epitafio,
No existe lo sentido.

 

Cyro de Mattos durante su incorporación a la Academia de Letras de Bahía

 

Tarde en el porche

Aprendo con el árbol
Que lo verde parpadea
En las hojas como las pestañas
Tras el rumor del viento.
Lo verde lustra el tiempo
Del verano que me inunda
Con el oro de las abejas.
Mientras la mariposa
Corteja a las flores
Toco en mi organillo
Esa música que fluye
De las suaves cuerdas
Y el corazón de la boca,
Desde no sé cuándo
Vierte besos en el aire.

*Poemas de Onde Estou e Sou. Donde Estoy y soy, traducidos por Alfredo Pérez Alencart.

 

 

Xalapa, Veracruz, México
9 de enero de 2020
Juan Angel Torres Rechy
torres_rechy@hotmail.com