Miércoles, 30 de septiembre de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Aires gaditanos cierran de nuevo el viernes de Feria en un aplaudidísimo e hipnótico mestizaje artístico

La compañía Zen del Sur estrenó de forma absoluta en el Espacio Afecir su nuevo montaje ‘Órbita’

Al igual que ocurrió el miércoles con Las Niñas de Cádiz y su montaje El viento es salvaje, el cierre de la jornada del viernes de la Feria de Teatro de Ciudad Rodrigo 2020 volvió a tener aires gaditanos, de la mano en este caso de la compañía Zen del Sur y su montaje Órbita, aunque de una forma muy diferente.

Si la obra de Las Niñas de Cádiz fue una comedia que arrancó múltiples carcajadas, la propuesta de la noche del viernes fue una mezcla de música en vivo, baile (con toques clásicos y modernos), y circo, sin ninguna palabra pronunciada, que creó un ambiente mágico e hipnótico en el Espacio Afecir, encandilando al público allí congregado, que dedicó una larga ovación (e incluso la mayoría se puso en pie) a los protagonistas.

Ellos fueron Carlos López Aragón, que bailó, se encargó de varias acrobacias, hizo girar la rueda Cyr, y tocó el piano y otros elementos de percusión; y Noemí Pareja Muñoz, quién además de bailar, movió las boleadoras y tocó la guitarra así como otros instrumentos de percusión, todo ello para crear un mestizaje artístico lleno de fuerza y sensibilidad que quiere llevar al público el mar y el arte de Cádiz.

Tras la larga ovación, Carlos López Aragón cogió el micrófono (casi sin aliento tras el esfuerzo realizado) para mostrar su agradecimiento  a la Feria, a las compañías y al público. Según expresó, “es un momento difícil, pero hay que dar las gracias por la cultura segura”, apelando a que “hay que resistir, esto no se acaba aquí”.

Ver más imágenes: