Sábado, 15 de agosto de 2020
Las Arribes al día

Tener ELA en Vitigudino

Adolfo Vicente, enfermo de esclerosis lateral amiotrófica denuncia el funcionamiento de las administraciones públicas respecto a un tema esencial como es la sanidad

Adolfo Vicente, enfermo de ELA en Vitigudino

Adolfo Vicente, vecino de Vitigudino y aquejado de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) desde algo más de dos años, describe en la narración de más abajo la estrepitosa realidad que sufren las personas que adolecen una enfermedad grave y poco conocida, de la situación que para ellos les presenta el actual sistema de administraciones públicas, en este caso relacionada con un tema de derechos fundamentales como es la sanidad.

Desde el Centro de Valoración y Atención a Personas con Discapacidad en Salamanca a la oficia de la Diputación de Salamanca en Vitigudino, pasando por la Seguridad Social. La burocracia se come un tiempo que las personas enfermas de ELA, como Adolfo Vicente, no tienen, y la frustración y la desesperación se adueñan finalmente de cada una de ellas cuando observan que se les trata como a alguien aquejado de un catarro, cuando sienten que su vida se evapora en medio de situaciones absurdas y sin sentido.

Aunque parezca el guion de una comedia, más bien de un drama, nada más lejos de ser un relato de ficción, es la historia, la cruda realidad que a Adolfo Vicente y a muchas más personas que sufren una enfermedad degenerativa les está tocando vivir cada día, personas que cuentan los días, las horas, los minutos, hombres y mujeres que ven cómo a cada hora pierden un poco de su vida, muchas de ellas malgastadas en salas de espera y oficinas.

A cada uno de ellos les gustaría contar sus horas, sus minutos…, rodeados de sus familias, de sus amigos, de las personas que les importan, en lugares que siempre quisieron conocer, en el cine, en un concierto de su grupo favorito, en mil lugares y situaciones distintas a las de una sala de espera y oficinas en las que cada hora en ellas es como si perdiéramos un año de nuestras vidas.

Y eso sería posible, solo es cuestión de interés, de un pequeño esfuerzo por parte de aquellos que tienen en sus manos hacer que las vidas de los demás sean un poco más fáciles.