Lunes, 13 de julio de 2020
Las Arribes al día

Vitigudino recupera la actividad comercial y se prepara para recibir la Fase 2 de la desescalada

Poco a poco la cabecera de comarca va recobrando la normalidad los martes a la espera del mercadillo el próximo 9 de junio

Vitigudino va recuperando poco a poco la normalidad y su actividad comercial con la afluencia de personas de municipios cercanos que hacen sus compras en los comercios de la localidad y realizan sus gestiones en entidades bancarias y otros servicios.

La entrada en Fase 1 el pasado martes ha sido crucial para que los vecinos de localidades próximas se desplacen hasta Vitigudino sin restricciones. En este duodécimo martes del estado de alarma se podía apreciar una buena afluencia de personas incluso sin mercadillo, actividad que ha sido pospuesta –en principio- para el 9 de junio.

La flexibilización de las medidas para municipios inferiores a los 10.000 habitantes y de menos de 100 h/Km2 ha puesto en franca ventaja a los habitantes del medio rural frente a los de la capital salmantina y su alfoz, así como de las cabeceras del resto de comarcas de la provincia excepto Ledesma, que ha compartido con Vitigudino estas medidas de aplicación en la Fase 2, por lo que las novedades serán más bien pocas.

Una de las más esperadas es la visita en residencias de mayores, pero esa está aún en el aire y dependerá su aplicación de la Junta de Castilla y León. Todo apunta a que estas visitas únicamente se podrán realizar en situaciones muy excepcionales como “como el final de la vida o el alivio de descompensación neurocognitiva del residente”, y en ningún caso en centros residenciales con positivos por Covid-19.

La entrada en bares, cafeterías y restaurantes se mantendrá igual que en esta Fase 1, sin servicio en barra, aunque los restaurantes podrán celebrar bodas con un aforo del 50% y sin superar los 100 invitados en espacios al aire libre o los 50 en espacios cerrados.

También abrirán las piscinas con cita previa y un aforo del 30%, así como los teatros, que tendrán una limitación de 1/3 del aforo con un máximo de 50 personas en su interior, aunque estas medidas podrían flexibilziarse para los municipios más pequeños, como ya pasó con la Fase 1.