Martes, 25 de febrero de 2020
Ciudad Rodrigo al día

Éxtasis en Conde de Foxá con la memorable remontada del III Juvenil ante el líder invicto

Dos golazos de Pablo Ramos desde lejos y otro más de Pablo Martín obraron el ‘milagro’ tras haberse topado un ramillete de veces con el palo

La colección de partidos intensos, vibrantes, eléctricos, y todo lo que se quiera añadir, que está protagonizando esta temporada el III Juvenil, especialmente en sus comparecencias como local en el Pabellón de Conde de Foxá, alcanzó en la tarde del domingo el summum, con una épica remontada ante el Valladolid Tierno Galván, equipo que marchaba líder sin haber cedido ni un solo punto en lo que iba de liga (8 victorias en 8 encuentros).

Sin embargo, en la tarde dominical fueron víctimas de la ‘cabezonería’ del III Juvenil que, tras haber desperdiciado un ramillete de ocasiones clarísimas (incluido varios remates al palo), obraron, en el momento en que parecía más complicado e improbable, una memorable remontada que se tardará mucho en olvidar, por lo vivido en la pista (donde llegaron a saltar algunas chispas entre los protagonistas) y por el ambientazo generado en las gradas (las bajas prácticamente estaban llenas).

En esta remontada en los últimos 5 minutos (que curiosamente estuvo a punto de producirse también en el partido de la 1ª vuelta, en el cual el Valladolid Tierno Galván fue ganando 4-0 y acabó ‘pidiendo la hora’ al colocarse el III Columnas 4-3), fueron claves los ‘Pablos’ del equipo, que firmaron los tres goles, siendo especialmente destacado lo que hizo Pablo Ramos, que como portero-jugador, enchufó dos disparos lejanos que hicieron que se pasase del 0-2 al 2-2.

Sin nada que perder, el III Columnas fue valiente, mantuvo el portero-jugador, y en el último minuto llegó el éxtasis gracias a Pablo Martín, aunque evidentemente hasta el bocinazo final no se pudo festejar por todo lo alto el triunfo, que es el primero de los mirobrigenses en 2020 (los dos que llevaban este año, ambos fuera de casa en desplazamientos lejanos, concluyeron en empate).

ASÍ FUE EL PARTIDO

Aunque las grandes emociones se concentraron al final, el partido fue muy entretenido desde el inicio, que comenzó dominando el III Columnas, que pronto empezó a tener ocasiones, pero sin poder mandar ninguna para dentro. En concreto, en esta primera parte del encuentro, se pueden destacar dos tiros de Diego Rubio o tres de Jorge Crespo que no llegaron a buen puerto. Por su parte, el Valladolid Tierno Galván apenas tiró un par de veces en los primeros diez minutos, repeliéndolas bien Pablo Ramos bajo palos.

Posteriormente, el partido entró en la fase de los palos del III Columnas, topándose con la ‘madera’ Pablo Martín, Sergio e Iker, en apenas tres minutos, del 13’ al 16’. En ese mismo minuto 16, el Valladolid Tierno Galván logró abrir el marcador, con un saque en largo. Poco después, tuvieron una buena opción para haber ampliado distancias (con un tiro cruzado), pero también se toparon con el palo.

A 1’21” para el descanso, los visitantes alcanzaron las 5 faltas, cometiendo una sexta un minuto después, cuando apenas quedaban 22”. Diego Rubio se encargó de lanzar el doble penalty, que detuvo el portero del Valladolid Tierno Galván. Apenas quedaba tiempo, pero todavía pasaron cosas: a 14” para el final, el III Columnas alcanzó las 5 faltas, y en los instantes finales Pablo Ramos tuvo que hacer una gran intervención.

De vuelta de vestuarios, quizá hubo algo menos de peligro, aunque hay que destacar por ejemplo una falta botada por el Valladolid Tierno Galván que Sergio sacó bajo palos. El partido se empezó a poner aún más interesante cuando quedaban 8’51”, momento en que los visitantes cometieron su 5ª falta. En los compases siguientes, lo intentaron Jorge Crespo y Sergio (la primera la atrapó el portero y la segunda se marchó alta), antes de que el III Columnas llegase también a las 5 faltas a 7’29” para el final.

El Valladolid Tierno Galván puso tierra de por medio en el 34’, con una gran combinación que concluyó en un 2vs1 frente a Pablo Ramos, al que batieron. Apenas 11 segundos después del gol, el III Columnas tuvo un ‘regalo’, en forma de doble penalty, pero Jorge estrelló el balón en el larguero. El panorama no pintaba bien para los locales, con un 0-2 en contra, la defensa visitante muy férrea, y 5 faltas en su casillero. Pero ahí se obró el ‘milagro’.

Tras pedir un tiempo muerto el III Columnas, Pablo Ramos empezó a subir como portero-jugador. En la primera acción, enchufó un disparo desde casi el medio del campo que tocó en el palo derecho y entró, cuando todavía quedaban 4’43” por delante. Tras firmar los visitantes en el 37’ un fuerte disparo que enviaron fuera, en el 38’ llegó el empate mirobrigense, con otro tremendo zambombazo lejano de Pablo Ramos que entró ajustado al palo izquierdo.

El III Columnas arriesgó, manteniendo el portero-jugador, lo que estuvo a punto de costar muy caro, teniendo que cortar Sergio por el camino un disparo a puerta vacía. Poco después, Pablo Ramos hizo un paradón con el pie en el área en una jugada un poco enredada. El 3-2 cayó a sólo 37 segundos para el final: Iker se quedó solo frente al guardameta, realizando un tiro que éste despejó, llegándole el balón a Pablo Martín, que lo mandó para adentro.

Inmediatamente, el Valladolid Tierno Galván puso portero-jugador, cortando en la primera acción el balón Pablo Martín, que lo probó a 23” para el final desde lejos, estrellándose el balón en el larguero. Ocho segundos después, los locales recibían otro comodín con una nueva falta visitante, pero el doble penalty correspondiente tampoco lo pudieron mandar para adentro: el portero desvió el lanzamiento de Sergio. Al menos, los visitantes enviaron el balón fuera, permitiendo a los mirobrigenses consumir los 13 segundos que quedaban reteniendo el balón en el córner derecho, terminando por estallar la fiesta cuando sonó el bocinazo final.

Ver más imágenes: