Domingo, 25 de agosto de 2019
Ciudad Rodrigo al día

El Ciudad Rodrigo regala a su afición una épica e inesperada remontada ante uno de los actuales gallitos

Justo antes de culminar la remontada del gol inicial del Villa de Simancas, la Guardia Civil tuvo que intervenir ante una bronca en la banda

Jugadores y aficionados locales y visitantes se llevaron las manos a la cabeza con el tremendo golazo de Edu Sánchez

Posiblemente en uno de los partidos y momentos más inesperados, el equipo Senior del Ciudad Rodrigo decidió en pleno Día de la Madre regalar a su afición, tras su irregular temporada con tantos sinsabores, una épica remontada ante el Villa de Simancas, equipo que, en caso de haber ganado en Miróbriga, se hubiera aupado a la 2ª posición de la Regional de Aficionados a sólo 3 jornadas para el final de la misma.

Después de que el Ciudad Rodrigo resurgiese de sus cenizas la semana pasada ante otro equipo de arriba, el Villaralbo, a los mirobrigenses les seguía quedando pendiente el dar una alegría a su parroquia, que pese a las fiestas de los pueblos, la Media Maratón y circunstancias varias, acudió en buen número al Francisco Mateos, hasta donde también se habían acercado unos cuantos hinchas del Villa de Simancas.

Lamentablemente, estos aficionados visitantes fueron protagonistas, por una bronca bastante seria en la segunda parte, que tuvo lugar en plena remontada mirobrigense. La bronca se originó en la banda opuesta a la grada, entre seguidores del Ciudad Rodrigo y del Villa de Simancas que estaban casi contiguos (les separaba una de las torretas de luz), obligando a la pareja de la Guardia Civil que estaba en el campo a acercarse.

Ese conato fue ‘resuelto’, pero un par de jóvenes aficionados visitantes se fueron a dar como una vuelta por la banda, enganchándose con otros aficionados mirobrigenses, lo que requirió de nuevo que se acercase hasta allí la Guardia Civil, que ‘tomó la matrícula’ a varios aficionados de ambas partes.

Producida otra bronca más en el lugar donde se había generado la primera, finalmente todos los hinchas del Villa de Simancas fueron conducidos por la Guardia Civil –sin que faltasen más improperios por el camino- a la zona del banquillo visitante, un lugar que acabó por ser privilegiado para ver el monumental golazo que marcó Edu Sánchez para cerrar un marcador totalmente inesperado tal y como estaba el partido (con pocas ocasiones).

Viendo la imagen superior, es fácil adivinar que muchos aficionados y jugadores de ambos equipos dijeron/pensaron algo muy oportuno en la jornada dominical: “¡La madre que te parió!”. Y es que, por un día, la afición mirobrigense pudo irse a sus casas con una sonrisa de oreja a oreja.

[ASÍ FUE EL PARTIDO]

En líneas generales, este penúltimo partido liguero en el Francisco Mateos fue bastante entretenido, con idas y venidas, y mucho toma y daca, escaseando eso sí las opciones de gol durante todo el encuentro, que el Ciudad Rodrigo afrontó por cierto con un cambio de última hora en su alineación: Lua fue de la partida en el 11 titular ante los problemas de Manu González (que no llegó a jugar ni un minuto).

Dentro de un primer tramo sin dominador claro, hubo que esperar hasta el 22’ para ver una ocasión medianamente clara por parte de ambos equipos. Fue una falta botada por Sergi cerca del área, que no se fue demasiado lejos de la escuadra izquierda. En lo que respecta a la primera opción real del Villa de Simancas, no llegó hasta el 26’, pero lamentablemente acabó dentro: cuando el Ciudad Rodrigo quería sacar el balón jugado, un jugador visitante lo robó en 3/4 de campo, pasándoselo a un compañero, que resolvió ante Pepo.

Los de Simancas celebraron el gol por todo lo alto, ya que les aupaba a la 2ª posición, que puede llegar a implicar un ascenso por arrastre. El gol sentó bastante bien a los visitantes, que asumieron más protagonismo. De hecho, en el 31’, el Ciudad Rodrigo cometió otro error atrás que estuvo a punto de costar el segundo.

La segunda ocasión mirobrigense no se produjo hasta el 37’, y de nuevo fue una falta lanzada por Sergi, que en este caso atrapó el portero en dos tiempos en línea de gol. La primera opción en juego del Ciudad Rodrigo llegó al minuto siguiente, al firmar Lua desde fuera del área un zambombazo según le caía el balón que se fue muy cerca del palo izquierdo. En esos compases finales de la primera parte, el Villa de Simancas colgó un par de balones peligrosos (uno de ellos en un córner) que solventó Pepo.

Tras el paso por los vestuarios, el partido recuperó la igualdad, manteniéndose la tónica de las escasas ocasiones. La primera opción para los locales en este segundo tiempo fue un balón colgado en el 51’ que despejó el portero apurado de puños, a la que se unieron otro par de aproximaciones al área que culminaron sin tiro. Por parte visitante, botaron desde 3/4 de campo una falta que propició un remate de cabeza que se perdió. Dentro de este primer bloque se puede incluir en el 60’ un balón bombeado de Javi Moríñigo que un defensa despejó casi en línea de gol.

La primera gran opción de este período tuvo lugar en el 70’: Sergi lanzó una falta lejanísima que cogió puerta, enviándola el portero con un paradón a córner. En el saque del mismo, Héctor hizo un remate de cabeza que de nuevo repelió el guardameta. Apenas unos instantes después, en el 72’, el Ciudad Rodrigo puso la igualada, con un poco de suerte: Sergi le envió un balón desde atrás a Dani Crespo, quién tras moverse por la zona derecha del área, sacó un disparo que tocó en un defensa por el camino acabando en el fondo de la portería visitante.

El Villa de Simancas dispuso de una buena opción a balón parado (una falta botada en la media luna), pero se marchó desviada, dentro de un tramo donde el Ciudad Rodrigo se fue encontrando cada vez más cómodo sin nada que perder (mientras que su rival sí se estaba jugando algo). De este modo, poco después Dani Crespo y Javi Moríñigo realizaron otras dos aproximaciones peligrosas.

Mientras el ambiente en la banda se iba caldeando, el Villa de Simancas hizo en el 79’ su última gran aproximación, que fue cortada en el momento justo por Pablo, quién puso el 2-1 en el otro área en el 83’. Fue en una acción en la que hubo un centro desde la izquierda que remató Dani de Frutos en el palo derecho, sacando el portero el balón, que fue a donde estaba Pablo, que de cabeza lo metió dentro de la portería para desesperación visitante.

La inesperada fiesta del Ciudad Rodrigo se remató en el 85’ con, quizá, el golazo de la temporada: Edu Sánchez sacó un tremendo zambombazo desde 3/4 de campo que básicamente se coló por la escuadra derecha para admiración de todos los presentes. De ahí hasta el final no hubo nada más destacado, sin tener ni una opción clara el Villa de Simancas pese a la falta que les hacía.