Domingo, 17 de noviembre de 2019
Las Arribes al día

“Siempre es una presión extra estar ante tu gente porque quieres que todo sea perfecto”

El actor vitigudinense regresaba el pasado 24 de febrero a Vitigudino para representar con nuevo grupo ‘La indagación’, montaje que dejó huella entre el público que llenó la sala

Manuel Bartolomé Pujol en su papel en la obra "La indagación" de La Lengua Teatro en Vitigudino / CORRAL

Manuel Bartolomé Pujol es de Vitigudino, carpintero de profesión y actor de teatro aficionado. Desde hace cuatro meses es uno de los integrantes de la compañía La Lengua Teatro, uno de los grupos salmantinos que goza de gran reconocimiento no solo en la provincia sino en el ámbito de Castilla y León, e incluso en otras comunidades como Madrid. El pasado domingo, 24 de febrero, regresaba a Vitigudino para representar con su nuevo grupo La indagación, obra que aborda los juicios contra el holocausto nazi en el campo de concentración de Auschwitz. Como actor aficionado, Manuel Bartolomé nacía hace tres años en el seno del grupo municipal de teatro de Vitigudino, Vitiriteros, apuesta de la que inicialmente fue su directora Raquel García, y cuyos orígenes no olvida.  

¿Cuánto tiempo lleva en La Lengua Teatro?

Cuatro meses, en lo que hemos preparado esta obra. Cuando llegué estaban preparando este montaje y me dieron un papel. Todo fue un poco rápido.

¿Qué le ha parecido el regreso a Vitigudino?

Un placer volver al mismo escenario donde salí la primera vez, donde me quité los primeros nervios y me estrené como actor.

¿Cómo se ha sentido delante de su gente pero con su nuevo grupo? ¿Ha estado más nervioso de lo que es habitual cuando salió al escenario?

Siempre es una presión extra estar ante tu gente porque siempre quieres que todo sea perfecto, que todo quede mejor, como que les debes algo porque son los que me dieron los primeros aplausos, esos que animaron tanto a seguir. Así que sí, es un motivo extra para estar nervioso, aunque quizá la palabra más adecuada sea ‘exigente’ con uno mismo.

¿Le ha sorprendido estar en un grupo como La Lengua, que incluso tiene en sus filas actores profesionales?

Son unos máquinas. Sí, alguno ha sido actor profesional y ahora se lo toman con más tranquilidad. Es verdad que al principio te sientes un poco pequeñito, porque ellos son tan grandes... Pero son unas magníficas personas que enseguida te aceptan de una manera que te hacen sentir uno más. Ha sido muy fácil integrarme con ellos, me lo han puesto muy fácil.

¿Y después de La Lengua qué espera, aunque estamos hablando de un grupo de profesionales que es un referente no solo en Salamanca sino también en Castilla y León?

En el teatro no es solo actuar, también es muy importante el ‘filling’ que hay con las personas que te rodean, y en La Lengua Teatro son unas personas geniales con las que estoy muy cómodo, súper a gusto y con los que me lo paso genial, por eso no puedo aspirar a más, porque para mí eso es tenerlo todo. Estoy muy a gusto aquí.

¿Y qué fue para Manuel Bartolomé, Vitiriteros?

Estoy con ellos a tope, fue una pena no poder seguir con ellos al irme a trabajar a Salamanca. Me llevo genial con ellos porque no solo los conozco del tiempo que estuve en Vitiriteros, los conozco de toda la vida y luego tuvimos esa aventura genial que fue hacer teatro juntos. Pero al marcharme fue imposible seguir ensayando y preparando obras con ellos, aunque siempre que tengo ocasión aprovecho para juntarme con ellos.

La creación de Vitiriteros fue clave para llegar a La Lengua Teatro…

Sí, claro. Fue Raquel García, antigua directora de Vitiriteros, quien me puso en contacto con La Lengua. Les habló de mí y me habló de ellos, por eso todo esto se lo debo un poco a Raquel, que además fue la que me dio el primer empujoncito para hacer un poco de teatro, al final un hobby sin el cual la vida no sería la misma.

Qué espera de su actuación el pasado domingo en Vitigudino    

Principalmente que la gente haya quedado contenta, que hayan entendido lo que hemos querido significar con esta obra, que se empapen del significado y se manchen de lo que nosotros nos hemos manchado al hacerla.

¿Qué tiene La Lengua Teatro previsto en el calendario ahora mismo?

Estaremos en la Alberca el 30 de marzo, y en Salamanca en primavera, pero las fechas no están establecidas aún.

Mucha suerte, o mucha mierda, como dicen los cómicos en su jerga, para este vitigudinense apasionado del teatro.