Lunes, 16 de septiembre de 2019
Las Arribes al día

‘Cazadores cazados’, primera novela de Mateo Vallejo

La trama conduce a un desenlace inesperado entre la cuadrilla de cazadores que han perdido a dos de sus compañeros en una cacería tras recibir sendos disparos

Mateo Vallejo con un ejemplar de su primera novela / CORRAL

Nunca es tarde si la dicha es buena. Y en este caso lo es. Mateo Vallejo Fernández es vecino de Saucelle desde hace casi 40 años, jubilado, fontanero de profesión y desde este momento escritor, aunque su afición le viene de muy atrás, de cuando vivía en Andorra antes de decantarse por Las Arribes.

Pero es escritor ahora, a sus casi 70 años, porque ha visto publicada su primera ‘criatura’, su primera novela, Cazadores cazados, historia de intriga sobre el asesinato de dos cazadores en un pueblo que se parece mucho a los de aquí, con infinidad de aficionados a la cinegética y con multitud de conflictos, envidias, mujeres de por medio, herencias… Pero ya se sabe aquello de que cualquier parecido con la realidad es una coincidencia.

Coeditada por el propio autor y la editorial donbuk.com, han sido editados 500 ejemplares impresos para los nostálgicos del papel, aunque su escritor confía más en la venta online mediante plataformas como Google Books o en digital para su lectura en ebook, el libro del futuro. El precio, 17 euros.

Esta es la primera novela editada de Mateo Vallejo, pero en su bagaje literario haya varias obras que esperan solo ser corregidas para su publicación. Una de las historias interesantes en la que trabaja es la del que fuera propietario de la Casa del Brasilero, hoy Posada Real y lugar de referencia para el alojamiento en Saucelle. Pero eso será otra historia, muy interesante, por cierto, con cafetales, bandas de ladrones, amores, emigración, poder, guerra, Franco y falangistas. La historia del Brasilero, que regresó a Saucelle en 1897 tras ‘hacer fortuna’, promete ser incluso una película. El argumento lo merece.

Reseña

Al finalizar una batida de caza, ocho cazadores descubren que dos de sus compañeros, Jorge y Marcos, han fallecido en sus puestos, víctimas de sendos disparos. Es entonces cuando comienzan sus conjeturas: ¿Se han  matado entre ellos por la bella y virtuosa Verónica.

Las llegadas de la Guardia Civil, una incisiva periodista y el juez que instruirá el caso, darán un vuelco a la situación, descubriendo secretos y mentiras celosamente guardados.