Sábado, 17 de noviembre de 2018

Desaparece ‘La Voz de Miróbriga’

El periodismo de Ciudad Rodrigo y comarca se queda huérfano en el arranque de 2014: el Semanario Comarcal La Voz de Miróbriga, histórica referencia de la información en la ciudad, deja de publicarse, siendo éste viernes 3 de enero el primer viernes en el que la publicación falta a los kioskos después de 61 años y medio de existencia. La causa principal de su desaparición es la tan manida ‘crisis del papel’, que se está llevando por delante todo tipo de cabeceras.Así, por ejemplo, de los 3 periódicos de carácter provincial que había hasta hace 3 años, sólo queda en la actualidad 1. En Miróbriga, la desaparición de La Voz tras su número 3.198 deja a la ciudad sin publicaciones regulares en papel, cuando tiempo atrás también llegó a haber varias (La Voz compartió kiosko por ejemplo en los 90 con el Semanario Águeda).El primer número de La Voz de Miróbriga vio la luz el 13 de julio de 1952, aunque el proyecto para su lanzamiento comenzó aproximadamente un año y medio antes.La iniciativa fue de varios ilustres mirobrigenses, como el coronel de Intendencia Horacio García Lorenzo; los maestros e industriales José Manuel Hidalgo y Abraham Cid; los canónigos de la Catedral Ramón Morales y José María Blanco; el médico-otorrino Jesús Huerta; el veterinario Luis Vicente; el Jefe de Telégrafos Ángel Hernández; los auxiliares sanitarios Santiago Vegas y Manuel Martín; el fotógrafo Ángel Prieto, y el por aquel entonces estudiante de filosofía Ignacio María Domínguez, quién fue precisamente el último del grupo de fundadores en fallecer, el pasado mes de agosto.Como apuntó el secretario de la Peña de Mirobrigenses Ausentes, José Manuel Martín Calvarro, durante el homenaje que esta Peña brindó a La Voz el pasado mes de agosto, la publicación nació gracias a “las sinergias de, la maravillosa ciudad en la que nos encontramos, la coexistencia de un grupo de amigos de sobrado ingenio y pluma fácil y la constancia y tesón de estas personas en dar a conocer a propios y extraños el devenir rutinario, las noticias extraordinarias, las fiestas tradicionales, los proyectos, las vicisitudes y todo aquello que de algún modo afectaba a nuestra querida Ciudad y a los pueblos de la socampana”.Los primeros números de La Voz constaban de 6 páginas, con un tamaño de 34x24 centímetros, y en aquel momento ya tenían en su cabecera las siluetas –obra de Vicente Hoyos Espinazo- de la Catedral, el Alcázar de Enrique II y la Capilla de Cerralbo, a las que se añadieron las Tres Columnas al año siguiente (durante el cual la publicación creció hasta el tamaño con el que ha dicho adiós a los kioskos, 43x28 centímetros).Esa cabecera se mantuvo invariable durante sus más de 6 décadas de existencia, excepto cuando las Tres Columnas se sustituyeron de forma temporal por el grupo escultórico del Calvario de Juan de Juni, para reivindicar su regreso a Ciudad Rodrigo.Pese a haber vivido 61 años y medio, La Voz únicamente tuvo tres directores: Horacio García Lorenzo, desde la fundación a 1957; Jesús Huerta Alonso, de 1957 a 1984; y José Marcos Casamar, que ha permanecido al frente del Semanario desde 1984 hasta los tiempos actuales, donde seguía ofreciendo casi todas las semanas una columna de opinión.Como hechos destacados de la historia del propio Semanario, La Voz saltó a Internet en diciembre de 1995, con su propia página web, http://www.lavozdemirobriga.es, en la que se pueden ver todas las portadas desde el verano de 1995. En 1998, la publicación incorporó por primera vez páginas en color.Según los datos apuntados por José Manuel Martín Calvarro el pasado verano, la tirada de La Voz era en la actualidad de 2.000 ejemplares, de los cuales el 90% se remitía por correo a suscriptores de diversos puntos de la geografía nacional, e incluso del extranjero, que de esta forma mantenían un vínculo semanal con la tierra que les vio nacer.