Domingo, 16 de diciembre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

En la muerte de Juan Carlos Martín Aparicio

El Bolsín Taurino Mirobrigense hace una semblanza del ganadero y escritor fallecido el pasado fin de semana

La familia Bolsinista siente profundamente la pérdida del ganadero y escritor charro Juan Carlos Martín Aparicio. Su condición de ganadero en constante apoyo y absoluta ayuda a la institución, hizo que Juan Carlos se sintiera “en familia” en el seno del Bolsín. Como ha recordado en repetidas ocasiones tras su pregón al triunfador en el año 88 del pasado siglo. Fue el último acto literario celebrado por la institución en el viejo Café Moderno, en el que fue proclamado triunfador su pariente José Ignacio Sánchez.

Su labor como ganadero tuvo dos etapas: en los años 60/70 con ganado procedente de Contreras; y a partir de la década de los 90 en una nueva andadura ganadera que lega ahora a sus descendientes, con reses procedentes de Maribel Ibarra de encaste Domecq.

Su concepto ganadero siempre ha sido el mismo: disfrutar lo que hacía, en su condición de aficionado práctico. Tanto para torear lo bravo, como para montar los caballos. Una afición nacida de lo más profundo de su alma, en fidelidad a varias generaciones de su familia dedicadas al campo bravo, con su bisabuelo Juan Carreros por bandera.

Juan Manuel Sánchez, de Carreros, cofundador de la Unión de criadores de toros bravos ha llegado, en el recuerdo a nuestros días, gracias a la labor recopilatoria de Juan Carlos. Su casa de Fuenterroble es un verdadero museo a la vida y obra de Juan Carreros, donde aparecen como buque insignia tres cabezas de toros que se lidiaron en los años 80 del siglo XIX.

Todo eso ha sabido contarlo. Prueba de ello son los cientos de reportajes ganaderos en el semanario Aplausos y en el diario La Gaceta de Salamanca. Así como sus apariciones en radio y televisión. Andadura que resulta coronada, con su obra estrella “Salamanca, tierra de toros”, libro de más de 500 páginas en el que da rienda suelta a su verdadera pasión, cuajada de conocimiento y sabiduría.

Por tantas cosas y desde una sincera admiración, el Bolsín tuvo a bien conceder a Juan Carlos Martín Aparicio el PREMIO A LA LABOR TAURINA 2018.

Reconocimiento que el ganadero y escritor recogió con la máxima ilusión. El tiempo para disfrutarlo ha sido corto y trabajoso. Dios lo ha querido así. Descanse en paz.