Jueves, 13 de diciembre de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Los humanos y las marionetas comparten escenario en la despedida del Teatro y de la Sala Esmark

CIUDAD RODRIGO | Con las producciones ‘No hay burlas con el amor’ y ‘Perdida en El Bosco’

No hay burlas con el amor, de Producciones Esquivas | Fotos @kisanghani

La última tarde de la Feria de Teatro 2018 se inició como siempre en el Teatro Nuevo, donde la compañía madrileña Producciones Esquivas puso en escena una versión del clásico de Calderón de la Barca No hay burlas con el amor.

En esta historia, el galán Juan de Mendoza solicita el auxilio de su amigo Don Alfonso para intentar afianzar su amor con la dama Doña Leonor Enríquez, quién no es la hija primogénita y por lo tanto carece del derecho natural al casamiento. Su padre, Don Pedro Enríquez, se opondrá en su papel de guardián del honor de sus hijas, al igual que su excéntrica hermana mayor, Doña Beatriz.

 

Para ofrecer esta obra, la compañía Producciones Esquivas mezcló a un actor de carne y hueso con marionetas (en este caso, de tamaño real), una mezcla que también se dio en la siguiente cita de la tarde, que tuvo lugar en la Sala Esmark con la obra Perdida en el Bosco de la compañía hispano-canadiense Claroscuro, que ya se había representado por la mañana en el mismo lugar.

En esta obra, una niña del siglo XXI en silla de ruedas recibe la ayuda de una simpática oca que no puede volar para una búsqueda en la que se adentrarán en el universo de El Bosco que presidió toda la representación de una forma muy cuidada, incluida la música en directo con instrumentos poco habituales.

  • Perdida en el Bosco, de Claroscuro | Fotos @kisanghani
Ver más imágenes: