Viernes, 17 de agosto de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Buen nivel en el desfile de carrozas, en el que hubo una renuncia a salir en señal de protesta

CIUDAD RODRIGO | La Peña El Turre, un clásico de este certamen, decidió no participar por la admisión de otro participante fuera de plazo

Concluidas la novillada del Bolsín y la exhibición de recortes, llegó el momento del segundo desfile carnavalero, que este año debía tener como principal noticia que únicamente desfilaban carrozas, sin grupos de humor, tras la supresión de esta categoría ante la bajada en el número de participantes que se venía registrando en los últimos años.

Sin embargo, el desfile de la tarde del Lunes de Carnaval dejó otra noticia como principal: la renuncia a salir de uno de los participantes inscritos, en protesta por una decisión tomada por el jurado del certamen. Esta historia arranca en la jornada del Viernes de Carnaval, cuando uno de los participantes habituales del certamen quiso inscribirse 25 minutos fuera de la hora límite, las 14.00 horas del Viernes de Carnaval (los participantes ‘apuran’ ya que el orden del desfile se determinaba por el orden de inscripción).

Atendiendo a las bases, el funcionario encargado de la tarea denegó la inscripción, pero esas personas afectadas decidieron mostrar su disconformidad a través de redes sociales y pidiendo a varios concejales que les dejasen participar. En este sentido aludían a que el año pasado se dejó participar, pese a apuntarse dos minutos más tarde de las 14.00 horas, a la Peña El Turre (algo que por cierto desde esta Peña niegan, asegurando que se apuntaron al límite de tiempo, pero en hora).

Esa ‘presión’ llevó a que el jurado del certamen acordase reunirse de forma excepcional el sábado para determinar si aceptaban o no que participase dentro del concurso pese a haber llegado fuera de plazo. El jurado aceptó que participasen, anunciando además que para evitar estos problemas, en años venideros el orden del desfile se decidirá por sorteo entre los inscritos, y no por orden de inscripción.

Conocida la situación por parte de la Peña El Turre, mostraron su disconformidad con la decisión, no tanto por el hecho de que hubiese alguien más optando a premio (ya que como ellos mismos apuntaron en la mañana del Lunes, actualmente salen ‘a divertirse’, con propuestas más ‘arriesgadas’, lejos de anteriores épocas donde sí lo daban todo para hacerse con la victoria), sino por aceptarse a alguien claramente fuera de plazo. Como ellos mismos apuntaban, esta admisión supone crear “un precedente; las bases están para algo, si el día del baile de disfraces aparece un señor de Peñaparda con un súperdisfraz, pero no se ha apuntado en el plazo porque no lo sabía, ¿se le deja participar?”.

Desde la Peña El Turre comunicaron al Ayuntamiento su decisión de no salir al desfile en señal de protesta (pese a tener la carroza hecha), lo que hizo que hubiese una nueva reunión del jurado del certamen en torno al asunto en la sobremesa del Lunes. El jurado mantuvo la decisión tomada el sábado, por lo que El Turre no salió finalmente.

Debido a esta baja, el desfile contó con 4 participantes, abriéndose con la Asociación de Vecinos de El Puente y Huertas de la Artesa, que le hizo un homenaje al carro de Pepe Flores. A continuación, entró en la Plaza una recreación del Taj-Mahal por parte de un grupo de jóvenes, al que siguió, a modo de ‘intermedio’, la Charanga Infantil Los Bemoles.

Los siguientes en desfilar fue el grupo admitido el sábado, que este año recrearon una patrulla SWAT, con un helicóptero como elemento principal que ascendió unos metros en mitad de la Plaza Mayor. El desfile lo cerró la Asociación de Vecinos de San Andrés, que hizo un homenaje a Miróbriga, con unas muy cuidadas recreaciones del Castillo de Enrique II de Trastámara por un lado, de las Tres Columnas por otro, y además, un combo de la Catedral, la Casa Consistorial, el Verraco y el Puente Mayor.

Los ganadores del concurso serán anunciados en la tarde del martes tras el Festival Taurino.